viernes, 20 de junio de 2008

Islandia debate atónita la muerte a tiros de los dos osos 'náufragos'


En el enlace de la noticia podéis ver el vídeo del asesinato del primer oso que llegó a la isla.

El país no estaba preparado para la insólita llegada de los plantígrados a la isla. Las autoridades justifican la caza de los animales por el peligro que corría la población

Los niños islandeses hacen estos días una pregunta curiosa a sus padres. Quieren saber si la montaña ya no es segura. Su temor es infundido por la aparición, en las dos últimas semanas, de dos osos polares en la isla, un fenómeno muy raro que solo se había producido dos veces a lo largo del siglo pasado, la última en 1993. Los dos animales, tan bellos como feroces y de una especie en peligro de extinción, fueron tiroteados --el primero, por cazadores, y el segundo, por la policía-- y su muerte ha generado una fuerte polémica dentro y fuera de las fronteras islandesas.

Tan extraño es ver a un oso polar en Islandia --a unos 350 kilómetros de la costa de Groenlandia, su hábitat natural--, que las autoridades ni siquiera estaban preparadas cuando se produjo el caso. Tras descubrir el pasado lunes al segundo oso, pidieron ayuda al veterinario del zoo de Copenhague para intentar narcotizar al animal con un arma especial. De paso, el experto se trajo de Dinamarca una jaula para transportar luego al plantígrado, ya que en toda Islandia no había ninguna de esas dimensiones.

"Sobre todo es la gente de la capital, de Reikiavik, la que está indignada por la muerte de los dos osos. Sin embargo, para la gente del campo era un auténtico riesgo. El primero estaba a punto de desaparecer en la niebla cuando decidieron tirotearlo y el segundo comenzó a correr hacia nosotros cuando le dispararon, aunque en ningún momento estuvimos en peligro", afirma Jon Sigurdur, periodista del diario Frettabladid que durante dos días siguió el intento de captura del ejemplar.

Operación complicada

Tras recibir duras críticas por matar al primer oso polar --el pasado 4 de junio, cuando se acercaba peligrosamente al pueblo de Saudarkrokur--, el Gobierno esperó esta vez la llegada del especialista danés y vigiló durante más de 24 horas al animal, que fue descubierto por una niña de 12 años de la solitaria granja Hraun en el extremo norte de la península Skagaheidi cuando estaba paseando a su perro. El plantígrado, hambriento, se había adentrado en la zona donde anidan los pájaros que para el granjero de Hraun significan su principal fuente de ingresos: gana entre 25.000 y 40.000 euros al año con las plumas que dejan las aves.

"Narcotizar el animal era complicado", explica Sigurdur. "No podía adentrarse en el lago o el mar, porque podía ahogarse al dormirse, así que el tirador tenía que situarse a solo 30 metros". Cuando el oso, muy veloz, echó a correr hacia las decenas de personas que observaban la escena, la policía optó por matarlo. Además, el ejemplar ya estaba herido a consecuencia de la travesía.

Científicos investigan ahora si los dos plantígrados tenían alguna relación. La explicación más lógica es que quedaron aislados de Groenlandia al desprenderse una placa de hielo de la costa. Al final, perdidos en el mar, seguramente se lanzaron al mar en busca de tierra firme. Las autoridades islandeses han hecho estos días una inspección aérea del norte del país, de la península de Vestfirdir y del mar para asegurarse de que no hay más osos polares.

Fecha: 20.06.08
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=520162&idseccio_PK=1021

No hay comentarios: