jueves, 10 de julio de 2008

Envenenar animales puede costar la cárcel

La Consellería de Medi Ambient pone en marcha un servicio de detección de cepos envenenados con perros adiestrados

Menorca, Islas Baleares.- Sanciones de hasta 6.000 euros, cierre de cotos de caza y hasta privación de libertad son algunos de los castigos que se impondrá a los propietarios de los terrenos en los que la Administración encuentre cepos de caza envenenados. Así lo anunció ayer el Director General de Caza, Protección y especies y Educación Ambiental, Pere Ramon.

Ramon compareció en Menorca con motivo de la presentación de un nuevo servicio de detección de cepos envenenados, que se valdrá de la ayuda de tres perros adiestrados para tal labor. Ayer llegaron a Menorca los dos primeros canes (el equipo íntegro estará formado por tres), que recorrerán los campos y cotos de caza de Menorca susceptibles de contar con trampas envenenadas.

«Tratamos de corregir una relajación por parte de la Administración ante este tipo de acciones ilegales, que produjo un importante repunte de las muertes de animales durante el año 2007». Nueve ejemplares de milana fallecieron el año pasado en Balears por envenenamiento, y «aunque en 2008 no ha aparecido ninguna pieza muerta en la isla de Menorca, queremos evitar que eso suceda».

Para ello, el departamento ya ha adiestrado a dos perros, un labrador y un schnauzer, capaces de detectar la presencia del veneno en cualquier campo. Los animales fueron recogidos por la Conselleria en un centro de Palma donde esperaban a ser adoptados o sacrificados, y realizaron un entrenamiento de dos meses con los instructores Toni Cavanella y Xiscu Roja.

Los dos animales realizarán batidas esporádicas a través de las diferentes islas, en compañía de sus entrenadores y de un agente forestal de la Consellería o de un Guardia Civil.

Pere Ramon quiso destacar las consecuencias directas que tendrá para un propietario el hallazgo de una trampa envenenada en una parcela o coto. «Los agentes de la autoridad acompañarán a los especialistas porque, en caso de detectar una irregularidad, podrán llevar a cabo las acciones pertinentes». El vigente Código Penal contempla como delito claramente tipificado el uso de venenos como sistema para la eliminación de animales.

Los responsables de la iniciativa también quisieron recordar a quienes emplean estas técnicas ilegales que la Conselleria cuenta con «métodos legales de control de especies», que pueden ayudar a los payeses o cazadores a solucionar los conflictos con los depredadores. «Tan sólo es necesario ponerse en contacto con nosotros para recibir el asesoramiento pertinente», afirmaron.
«Blat» y «Turca» son los dos nuevos agentes de Medio Ambiente que recorrerán los campos de Balears en busca de trampas con veneno.

Su trabajo consiste en recorrer las zonas susceptibles de estar envenenadas. Con ayuda de su olfato, los dos perros buscan rastros hasta dar con el cepo envenenado, y cuando lo encuentran, se sientan junto a él y esperan la llegada de su instructor. A cambio, él les hace entrega de un premio.

Estos dos perros, que esperaban ser adoptados o sacrificados, serán ahora los encargados de evitar la muerte por envenenamiento de muchas especies silvestres del archipiélago Balear.

Fecha: 10.07.08
http://www.ultimahora.es/menorca/segunda-me.dba?-1+2013+440306

No hay comentarios: