miércoles, 9 de julio de 2008

La residencia de mayores del Balconcillo empieza una terapia con perros

Guadalajara.- La nueva Residencia de Mayores El Balconcillo, de carácter público pero gestionada por una empresa privada (Grupo Amma), comenzará a implantar desde mañana una nueva terapia de ayuda a los ancianos, consistente en la relación de los mismos con perros que les sirven de mascota.

Este miércoles se celebrará la primera sesión de una experiencia que la residencia realiza en colaboración con un centro de adiestramiento de Cabanillas, "La Campiña", y en ella participarán una treintena de residentes. Será la primera experiencia de un trabajo continuado que se irá desarrollando todos los miércoles por la mañana.

La terapia con perros busca aprovechar valores terapéuticos que pueden aportar las mascotas, para la mejora del bienestar, la sociabilidad y la calidad de vida de las personas mayores. Desde el Grupo Amma aseguran que hay estudios de expertos en geriatría y gerontología que indican que los animales, convenientemente amaestrados y entrenados, reportan a los mayores beneficios en el ámbito físico, psíquico y social. "En el terreno emocional, son una fuente de alegría y de estímulo de la afectividad, ya que proporcionan compañía a los residentes cuando comparten con ellos el momento de la terapia. Estas aplicaciones son especialmente importantes en las personas que presentan problemas de sociabilidad, depresión o ansiedad, porque contribuyen a disminuir la sensación de soledad y a abrirse a los demás", dicen desde la empresa.
Los perros también son utilizados para el acompañamiento del ejercicio físico de los mayores. "Pueden ser una excusa para obligar a moverse a las personas que necesitan rehabilitación física o que tienen un deterioro en su motricidad, algo que puede estimularse, por ejemplo, acariciando o cepillando a los perros. También se ha demostrado que favorecen el trabajo de la memoria, aumentan la capacidad de prestar atención y aportan calma. Incluso en pacientes con problemas cardiacos se ha demostrado que cuidar y mimar a una mascota puede contribuir a disminuir la tensión arterial", aseguran desde la Residencia.

La empresa que gestiona este recurso asegura que estas terapias asistidas con animales es una de las "señas de identidad" de los centros gerontológicos que gestionan. La primera vez que las aplicaron fue en 2005, en un centro de Navarra. En la cita de mañana participarán un perro labrador específicamente adiestrado para estas terapias, y dos cachorritos.

El Balconcillo ya venía desarrollando con carácter experimental una terapia con tortugas que ha tenido mucho éxito entre los residentes y resultados muy positivos en el ámbito de la estimulación cognitiva de personas con demencia. Las tortugas (“Burbuja”, “Pétalo” y “Cactus”, como “Las Supernenas”), viven en una pecera en la sala de fisioterapia y forman parte de los ejercicios que se realizan en esta terapia

Fecha: 08.07.08
http://www.eldecano.es/index.php?option=com_content&task=view&id=8774&Itemid=33

No hay comentarios: