jueves, 3 de julio de 2008

Los circos con animales prohibidos por ley en Mendoza

Felicidades Mendoza!!! es una excelente noticia para todos los que luchamos contra el maltrato animal.

Estas denigrantes imágenes ya no se verán más en Mendoza

El Senado aprobó una ley que prohíbe los espectáculos con animales en la provincia. Organizaciones ecologistas argumentan que son entrenados a los golpes y que comen, duermen y hacen sus necesidades en la misma jaula.

Los circos que de ahora en más lleguen a Mendoza (Argentina) deberán demostrar antes de que se autoricen sus espectáculos que no incluyen animales en ellos. Es que ayer la Legislatura convirtió en ley un proyecto que prohíbe este tipo de entretenimientos en la provincia.

La ley era una demanda de varios años de organizaciones ecologistas y particulares que rechazan la participación de animales en los espectáculos circenses, argumentando que éstos sufren maltratos en su entrenamiento y que viven en pobres condiciones de cautiverio.

Para quienes no cumplan con la normativa, “se procederá a la inmediata clausura del establecimiento en donde se realice dicha actividad y al decomiso de las especies vivas objeto de la explotación, exposición exhibición y/o participación en el espectáculo y del pago de la multa que disponga la autoridad de aplicación”, dice la ley.

Hasta el momento, los municipios eran los encargados de autorizar la instalación de los circos, que suelen ocupar grandes predios baldíos de departamentos como Guaymallén y Maipú en el Gran Mendoza.

La senadora del ARI Alejandra Naman explicó que de este modo Mendoza es la primera provincia del país en tener una legislación que proteja el derecho de los animales sometidos a tareas circenses. "Esto tiene que ver con el respeto por la vida animal, con la nueva impronta que le están dando en todo el mundo al respeto del hábitat y también de las condiciones naturales de estos animales, no sólo por la forma en que viven en los circos sino también por los tormentos a los que son sometidos cuando son preparados", añadió.

Uno de los argumentos en los que se apoyó el autor de la ley, el diputado Néstor Piedrafita (ARI), es el que esgrime la ONG Cullunche.

Según la responsable de esta fundación, Jennifer Ibarra, los animales en los circos “comen, duermen y hacen sus necesidades en la misma jaula donde viven”. Y algo que provoca aún mayor rechazo por parte de los integrantes de esa organización consiste en los métodos que, según ellos, son utilizados para domar a los animales y así lograr que realicen piruetas frente al público. “El sistema es de premios y castigos y en general los entrenan a fuerza de golpes. A esto se suma que nunca tienen un sitio definitivo para estar”, agrega Ibarra.

Ibarra celebró la ley y dijo que "es un triunfo compartido y un avance gigantesco para Mendoza como sociedad, porque es hora de entender que los niños no pueden divertirse pensando que está bien hacer sufrir animales".

"Este será el puntapié inicial para que todas las otras provincias del país tomen la misma iniciativa", destacó Ibarra, y remarcó que un proyecto similar "se debate en Brasil para prohibirlo en todo el país".

"Esto habla de legisladores sensibles, inteligentes y aggiornados con lo que está pasando a nivel mundial con el bienestar animal", dijo la líder ecologista.

Algunas formas de doma mencionadas por Ibarra se basan en la tortura con picanas, collares ajustados al cuello, látigos o mutilaciones. “Para que los osos bailen, por ejemplo, antes los obligan a estar parados sobre una plancha caliente con una música de fondo. Entonces, el escuchar la melodía, una vez en el escenario, el animal salta por la misma fijación que le provocó ese sometimiento”, dijo Ibarra, que varias veces se manifestó frente a los circos que pasaron por Mendoza denunciando esto.

Desde el otro lado, suelen defender la presencia de los animales argumentando que no sufren el encierro porque nacieron en cautiverio. A nivel nacional, los circos son registrados y fiscalizados por la Dirección de Fauna y Flora de la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación y están amparados en el decreto 472/94, que permite la itineración con animales nacidos en cautiverio antes de 1982, cuando Argentina adhirió a la Cites (Convención del Tráfico de Especies Amenazadas).

Fecha: 02.07.08
http://www.losandes.com.ar/notas/2008/7/2/un-367423.asp

No hay comentarios: