jueves, 3 de julio de 2008

México tendrá un monumento al perro callejero

Por Juan Pa

En México nos hemos caracterizado por copiar lo malo que se hace en otros países, sin embargo, hay iniciativas que da gusto que se retomen en México; una de ellas es que a partir de julio el DF contará con el “Monumento al perro callejero”.

Será colocado sobre Insurgentes Sur y el modelo fue Peluso, un perro de 15 años con graves problemas de salud, tales como insuficiencia renal, problemas en el hígado y el corazón, así como sordera y otras enfermedades producto de la escabrosa vida que llevó en las calles antes de que fuera recogido por Patricia España (Fundadora de Milagros Caninos e impulsora de este proyecto).

Actualmente son diez los países que cuentan con un monumento de estas características, con ellos se busca dignificar la vida de los perros callejeros, demostrar la importancia que tuvieron para esas comunidades y crear conciencia sobre el maltrato animal.

A continuación se mencionan las historias de algunos de los perros que han servido de inspiración para los escultores:

La historia de Lampo se remonta a la década de los sesentas; de pronto saltó de un vagón de carga en Campiglia Marítima, Italia, y se quedó de por vida en la estación de trenes. Al poco tiempo de vagabundear entre las vías, Lampo se convirtió en una celebridad y en un experto en los horarios de los trenes. El perro ferroviario, como también era llamado, era amigo de todos; fue atropellado por un tren el 22 de julio de 1961. A ocho meses de su muerte, fue erigida una estatua de tamaño natural en la estación donde había pasado gran parte de su vida.

La siguiente historia es también muy enternecedora. Canelo acompañaba todas las semanas a su amo a consulta y lo esperaba hasta que saliera. Sin embargo, un día se complicó la enfermedad y su dueño fue internado, murió pocos días después. Canelo no se separó de la puerta del hospital, esperando a que saliera su amo para ir a casa. Al saber la historia del perro, tanto los vecinos como los trabajadores del hospital, lo adoptaron; fue tal el grado de admiración que se tenía por el animal, que las asociaciones ecologistas lo rescataron de la muerte cuando fue capturado por la perrera; también atrajo las miradas de los medios internacionales como la BBC.

A pesar de los múltiples intentos por brindarle un hogar, siempre regresaba a la puerta del hospital; así pasó 15 años hasta que el 9 de Diciembre de 2002 murió atropellado por un turista. La noticia estremeció a la ciudad andaluza de Cádiz y al poco tiempo de su muerte, el Ayuntamiento se comprometió a dedicarle el nombre de la calle donde había esperado a su amo por tanto tiempo y a erigirle una escultura.

También han sido homenajeados perros como Fernando y Chonino (Argentina), Hachiko (Japón), Bobby de Greyfriars (Escocia), Balto, Patsy Ann y Old Drum (Estados Unidos), Barry (Suiza), Chocolate (Chile), Málchik (Rusia), entre otros. A pesar de ser una gran idea, la fundación de Milagros Caninos se ha topado con la indiferencia de diversas empresas que se han negado a contribuir con la causa y han sido los particulares los interesados en poner su granito de arena. Ahora sí, como diría Poncho Aurelio, hay que ponerse la del Puebla y cooperar con el corazón para que este sueño se lleve a cabo.

Si quieres ayudar, lo único que tienes que hacer es realizar un depósito por la cantidad que desees. Visita http://www.milagroscaninos.org/ para mayor información.

Fecha: 27.06.08
http://tva.com.mx/detalle1382.html

No hay comentarios: