sábado, 13 de septiembre de 2008

Animales domésticos amenazan de extinción a monos en bosques brasileños

RIO DE JANEIRO, 12 sep (Xinhua) -- El aumento de la presencia de animales domésticos, especialmente perros, se ha convertido en una de las mayores amenazas a la supervivencia de las especies de macacos en las áreas sobrevivientes del Bosque Atlántico brasileño.

La conclusión es de un estudio realizado por investigadores de la brasileña Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais y citado hoy en su página web por la Fundación de Apoyo a la Pesquisa en el estado de Sao Paulo.

El trabajo detalla el proceso de extinción que viene sufriendo el mono caí negro (Cebus nigritus) en el Parque Regional de la Sierra del Brigadeiro, una de las pocas reservas de lo que queda del Bosque Atlántico, como era conocido el bosque tropical que cubría todo el litoral brasileño antes de la llegada de los colonizadores portugueses.

"En los últimos diez años hemos percibido que el perro doméstico ha entrado con mucha frecuencia a los parque del Bosque Atlántico. El impacto de eso en la fauna es serio y lo bastante como para sugerir un aumento del control", explica Adriano Chiarello, especialista de la Pontificia Universidad Católica y uno de los autores del estudio.

"La entrada (de los perros a las reservas) es fácil porque hay varios núcleos urbanos próximos o en medio del Bosque Atlántico. Con el crecimiento de las ciudades, la fragmentación de los bosques facilitó la entrada del hombre. Es difícil encontrar un fragmento del Bosque Atlántico que no tenga un núcleo urbano a 10 o 20 kilómetros de distancia", asegura.

Los autores del estudio, cuyos resultados merecieron un artículo en la última edición de la Revista Brasileña de Zoología, instalaron cámaras ocultas para estudiar el movimiento de animales en diferentes puntos de la reserva.

Dichas cámaras permitieron establecer que, entre los animales considerados como predadores de los monos, el perro era el de mayor presencia en el Bosque Atlántico. Los otros dos grandes predadores son el jaguar y el gato montés, cuya presencia fue escasa.

"Mientras que con las cámaras instaladas en el parque de Caratinga fue posible contabilizar la presencia de 17 perros, apenas fueron identificados tres gatos monteses y un jaguar", según el investigador.

Los índices de extinción del mono caí negro permitieron concluir que las especies domésticas se convirtieron en la tercera mayor amenaza a las especies nativas en el Bosque Atlántico, apenas superada por la caza intensiva y la destrucción del hábitat.

El estudio recuerda que en Brasil hay cerca de 25 millones de perros domésticos y que muchos viven sueltos.

Otra preocupación mencionada por el estudio es la posibilidad de que los perros transmitan enfermedades a los mamíferos del Bosque Atlántico, como rabia y leishmaniosis.

"Ese asunto tiene que ser incluido en la agenda de las políticas ambientales de Brasil. La presencia de perros en áreas de preservación ambiental tiene que ser vigilada y controlada", aseguró el investigador.

Chiarello defiende una campaña para concienciar a los propietarios rurales sobre el daño que sus perros pueden provocar en los bosque vecinos, así como una campaña para contar con registros y vacunar a los perros que viven en áreas próximas a reservas ambientales.

Fuente: http://www.spanish.xinhuanet.com/spanish/2008-09/13/content_718288.htm
Fecha: 13.09.08

No hay comentarios: