miércoles, 24 de septiembre de 2008

Cuestionamientos sobre el Refugio Municipal de Animales de Rafaela, Argentina

Artículo del Diario La Opinión

Por diversas formas se han conocido reclamos y cuestionamientos públicos no sólo por el funcionamiento, sino por la presunta alteración de objetivos del Refugio Municipal. Se habla de la "desaparición" de perros, mientras el Refugio con 400 animales tiene su capacidad excedida y gastos muy altos.

Rafaela, Santa Fe, Argentina.- Las acusaciones que están trascendiendo respecto al funcionamiento y condiciones del Refugio Municipal de Animales (REMA), como así también la sistemática desaparición de los canes que allí son alojados, adquieren características que exceden el límite de lo preocupante, alcanzando no sólo a las organizaciones defensoras de los derechos de los animales, sino a la comunidad en su conjunto. Aun cuando en la misma, también debe dejarse constancia, existan algunas marcadas diferencias respecto a la posición sobre los perros sueltos en la calle, que en ocasiones constituyen un trastorno, tratándose de una problemática a la cual se le debe procurar solución, aunque sin llegar al de "la final" como aparentemente se estaría produciendo de acuerdo a las denuncias públicas.

Las cartas de lectores que se han venido publicando -una de ellas en esta misma página-, advirtiendo crudamente por lo que estaría sucediendo en el REMA, son uno de los testimonios. Ayer publicamos la de Lorena Andrada -quien dice concurrir asiduamente al lugar por tener allí un perro capturado en la calle- dice "he sido testigo de tamañas crueldades que resultan indescriptibles", describiendo después las condiciones en que se encuentran los canes en los caniles comunes: "con sarna, moquillo, mezclan distintas razas provocándose riñas, con heridas e infectados", acompañando la nota con testimonios gráficos más que elocuentes. La carta de hoy de Delia Wernli es más que contundente y no hace falta reproducir párrafos, pues puede leerse todo su contenido.

Pero además, están de por medio los testimonios de personas que cuentan horrores sobre el lugar, al punto de llegar a compararlo con un verdadero centro de exterminio. Es que, por ejemplo, animales que fueron allí un día, al siguiente ya no se encontraban y simplemente se daba cuenta "fue adoptado", dejando muchas dudas sobre el destino final del mismo.

En realidad, no se debe ser excesivamente observador para apreciar que la disminución de perros callejeros ha sido muy importante, pero por el contrario la cantidad en el Refugio no se incrementa en igual proporción, por lo cual -aseguran- "se ignora el destino corrido por esos canes".

Pero tal vez uno de los testimonios más contundentes, interesándose por la situación para tratar de revertirla, fue una nota elevada al Concejo Municipal por la asociación civil "El Amparo", además de denuncias ante la Justicia por lo que, según dicen, ocurre en el refugio. En consecuencia, los señalamientos originaron una contundente respuesta ante la Justicia por parte del municipio, teniendo ahora desenlace judicial.

Se cuestiona además fuertemente la Ordenanza 4.142, la cual legisla sobre perros, pero -se sostiene- no es lo suficientemente clara como para evitar alguna clase de situaciones.

Lo lamentable de todo esto, en caso de ser real todo lo que se dice, o parte de ello, es que un Refugio que fue creado para sostener a perros o animales desamparados, no cumple debidamente ese objetivo, mientras que personas y entidades defensores de los animales ven frustradas sus intenciones y su trabajo. Tal vez, sería conveniente la búsqueda de un acuerdo que facilite el objetivo final, para lo cual, sin dudas deben reencauzarse algunas acciones que, posiblemente, no estén ajustadas a la realidad.

Es que cuando se llega a estas instancias de confrontación, se pierde la claridad de las metas propuestas. Que deben recomponerse, en favor de una ciudad que tiene un ganado prestigio en todos los ámbitos, y qué lamentable sería ahora incorporar este descrédito que significaría la "solución final" para los perros.

Fuente: http://www.laopinion-rafaela.com.ar/opinion/2008/09/24/h892401.php
Fecha: 24.09.08

No hay comentarios: