lunes, 22 de septiembre de 2008

León: Los ecologistas defienden la labor del lobo para salvaguardar el ecosistema de la provincia

La proliferación excesiva de ungulados silvestres, como ciervos o jabalíes, puede estar contribuyendo a la extinción de especies de aves protegidas como el urogallo y la perdiz pardilla, por lo que el lobo puede ser una especie salvadora del ecosistema, según un análisis realizado por Gedemol, grupo ecologista de la montaña leonesa.

En el informe de Gedemnol se indica que, según los censos realizados por Asesores en Recursos Naturales SL (Arena) para el Parque Nacional de Picos de Europa durante los años 2004, 2005 y 2006, hubo unas densidades medias de venados que van de 9,4 a 16,2 individuos por kilómetro cuadrado, según los municipios.

El grupo apunta que el lobo es un elemento clave para evitar la expansión incontrolada de los ungulados silvestres, contribuyendo al funcionamiento natural de los ecosistema de estas montañas, y paliando la crítica situación del urogallo cantábrico y la perdiz.

Gedemol, Grupo para el Estudio y Defensa de la Montaña Oriental Leonesa, informa que los daños causados por el lobo ibérico en la zona de Riaño suponen un coste medio anual para la Junta de Castilla y León de 13.801 -por año en el período 2003-2007, mientras que las indemnizaciones pagadas los ciervos y jabalíes alcanzan una media anual de 122.177- en el mismo periodo.

A estas cantidades hay que sumar el importe del seguro de accidentes contratado por la Junta de Castilla y León para pagar los daños producidos por la fauna silvestre en accidentes de tráfico y los destrozos en las reforestaciones de los montes.

Recuerda Gedemol que uno de los fines por los que surgieron las Reservas de Caza fue subordinar la caza a la conservación. «Pero la gestión cinegética favorece la expansión de determinadas especies cinegéticas, como ungulados silvestres en detrimento de otras como los grandes depredadores, galliformes, etcétera».

Modelo de gestión

Como modelo de gestión, defienden el de la sierra zamorana de La Culebra, donde anualmente se habilita un pequeño cupo de caza de ejemplares que salen a subasta publica.

Un solo lobo alcanza cantidades de hasta 18.000 euros, con el consiguiente beneficio económico para los pueblos. Esto implica que el valor cinegético de un ejemplar de lobo abatido en Zamora es capaz de pagar los daños propiciados por el depredador durante dos años en la Reserva de Riaño, mientras que para controlar dichos daños en la reserva leonesa se permite la caza de hasta 18 animales.

En la Sierra de la Culebra -dice Gedemol- se ha demostrado que la percepción que la población local tiene sobre el cánido silvestre ha cambiado, pues el lobo deja beneficios económicos en la comarca, tanto por los fondos recaudados en las subastas de caza mayor como por los ingresos que dejan miles de turistas que se acercan a esa sierra zamorana a observar el cánido durante el año.

Fuente: http://www.diariodeleon.es/se_leon/noticia.jsp?CAT=111&TEXTO=7158278
Fecha: 22.09.08

No hay comentarios: