viernes, 31 de octubre de 2008

Cárcel para una pareja por dar veneno a animales en Ciutadilla

Buitre Negro envenenado

Antonio Cebrián y Teresa Martín, un matrimonio vecinos de Ciutadilla fueron condenados ayer después de confesar, para llegar a un acuerdo con el Ministerio Fiscal, que habían esparcido cebos envenenados en el término municipal de Ciutadilla con el objetivo de eliminar a los depredadores de conejos y perdices.

Lleida.- Antonio Cebrián fue condenado a un año de prisión por el delito contra la fauna y otro año por la cantidad, indeterminada de animales que murieron envenenados, en total dos años de privación. En total dos años de prisión para el vecino de Ciutadilla a lo que debe sumarse dos años de inhabilitación para el ejercicio de la caza y una multa de 2.520 euros.

La esposa de Cebrián, Teresa Martín, fue condenada a un año de prisión por el delito contra la fauna y dos años de inhabilitación para el ejercicio de la caza. Ambos deberán hacer frente a una indemnización de 1.000 euros para un vecino al cual se le murió un perro después de haberse comido alguno de los cebos envenenados. La Generalitat deberá valorar el número de animales que perdieron la vida a consecuencia de los cebos envenenados y los condenados deberan indemnizar los gastos.

Se trata de la tercera sentencia condenatoria, por este tipo de prácticas, firmada en los juzgados de Lleida. En toda Catalunya se han firmado cuatro sentencias de este tipo, tres de ellas en Lleida.

Los Agentes Rurales de este cuerpo iniciaron en el 2002 una investigación que duró tres años después de localizar en una misma zona cebos envenenados con sustancias tóxicas. Entre 2002 y 2006 este cuerpo localizó diversos animales muertos en los términos de Ciutadilla y Rocallaura como perros, algunos de ellos de cazadores, zorras, garduñas y algún tejón, animales que se alimentan de otras especies. Especies como conejos o perdices que son muy valoradas por los cazadores. Después de los informes toxicológicos, se determinó que todos aquellos animales habían muerto por la ingesta de cebos envenenados.

La pareja fue sorprendida el uno de abril de 2006 por los agentes rurales de la Generalitat cuando colocaban cebos envenenados, concretamente carne impregnada de carbofurano, insecticida clasificado como muy tóxico, en el término municipal de Ciutadilla con el objetivo, presuntamente, de eliminar animales depredadores de la caza.

La Fundación para la Conservación del Buitre Negro se personó ayer como acusación particular contra el matrimonio acusado. Sus representantes manifestaron que “la colocación de cebos es una práctica cruel y nada selectiva para la eliminación de predadores, que tiene consecuencias graves sobre las especies amenazadas y para el conjunto de los ecosistemas”.

No es la primera ocasión que se dicta una sentencia de este tipo en los juzgados de Lleida. El pasado mes de mayo, el ex presidente del equipo de baloncesto TDK Manresa, Carlos Casas Alàs, fue condenado por la Jueza del Juzgado de lo Penal número dos a 14 meses de privación de libertad y a la prohibición de cazar durante el plazo de dos años tras confesarse culpable de haber envenenado diversa fauna salvaje y animales protegidos de un coto de caza situado el Altet, un núcleo agregado de Tàrrega. Aún así Casas Alàs no pisó ningún centro penitenciario ya que la magistrada del Juzgado de lo Penal número 2 permitió que el acusado sustituyera la pena privativa de la libertad por una multa de 2.520 euros.

La Fundación para la Conservación del Buitre Negro también se personó.

Fuente: http://www.lamanyana.es/web/html/lanoticia.html?id=86549&seccio=sociedad&fecha=2008-10-31&sortida=03:00:00
Fecha: 31.10.08

No hay comentarios: