jueves, 2 de octubre de 2008

Delfines, no payasos


Foto de la instalación de delfines en el zoo de Barcelona

Campaña para un trato adecuado a los delfines en el nuevo zoo de Barcelona

En pleno siglo XXI el Zoológico de Barcelona insiste en perpetuar un modelo anacrónico de parque zoológico, más acorde con la manera de pensar del siglo XIX que no con la de una sociedad moderna y consciente -cada vez más- de su responsabilidad con el medio ambiente y con los seres con los cuales compartimos el planeta.

Siendo el Zoo una institución pública, los ciudadanos podemos y debemos exigir a los responsables del Ayuntamiento de Barcelona que nuestro parque zoológico actúe como una verdadera institución de carácter científico, comprometida con la educación. Así mismo, podemos y debemos exigir que el Zoo elimine los espectáculos con animales salvajes puesto que lo único que hacen es anular y ridiculizar cualquier supuesto compromiso con la educación.

La presente campaña tiene como objetivo conseguir que los responsables del Ayuntamiento de Barcelona disocien, definitivamente, el show con animales salvajes, de una institución que debería destacar por su compromiso con la educación ambiental. Nuestra petición se apoya en un manifiesto presentado al Ayuntamiento de Barcelona y firmado por numerosas ongs, instituciones cívicas y ciudadanos.

Hoy, los delfines en el Zoo de Barcelona son tratados como estrellas de circo, no como animales salvajes
El simple hecho de la existencia de un show con ellos ya demuestra esta afirmación. El análisis detallado del espectáculo del Zoo de Barcelona con delfines deja claro cuál es el verdadero interés que tiene el zoo con ellos: Durante el 82% del tiempo del espectáculo los delfines realizan únicamente acrobacias, baño con adiestradores, bailes, etc. Sólo se destina el 18% del tiempo a ejercicios con un supuesto mensaje pedagógico. +info

¿Tiene cabida un espectáculo con animales en un zoológico moderno?
Nuestra sociedad se enfrenta a retos ambientales que requieren un cambio de actitud hacia el medio ambiente y los animales. La explotación de los animales en shows por parte del zoológico de Barcelona lastra el avance hacia una sociedad más comprometida al perpetuar una imagen folclórica y anacrónica de los animales salvajes. +info

Educación significa enseñar que los delfines son seres complejos con un papel en la naturaleza definido por millones de años de evolución, en el que no entran para nada ni besitos, ni chutar una pelota, ni bailes al son de la canción de verano.

La ciudad de Barcelona se presenta en numerosas ocasiones como paradigma de ciudad moderna y comprometida
Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona no sólo defiende un enfoque folclórico y desfasado de los delfines, sino que pretende potenciarlo en el futuro Parque Zoológico. Ante esta situación podemos preguntarnos, ¿se incluirán espectáculos con otras especies de animales salvajes como tigres o gorilas en el nuevo zoo de Barcelona? +info

Existen alternativas modernas y realmente pedagógicas al uso simplista que hace el zoo de Barcelona de los delfines
Estas alternativas permiten un acercamiento de los niños y del público en general a los animales de una forma más acorde al concepto actual de lo que tiene que ser un parque zoológico y de cómo debe tratar a los seres que alberga. +info

Numerosos expertos en animales salvajes han expresado en muchas ocasiones lo inapropiado de ese uso de la fauna. En esta sección pueden encontrarse algunos ejemplos +info

Esta es una iniciativa ciudadana de carácter constructivo. Invitamos a todas las personas sensibilizadas con los pequeños y grandes retos ambientales a sumarse a ella… pequeños cambios provocan grandes movimientos

Manifiesto

A raíz del reciente cambio en la configuración del Consistorio de Barcelona, los abajo firmantes nos dirigimos a la nueva Regidora de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Barcelona, Sra. Imma Mayol para poner en su conocimiento una serie de consideraciones en relación a la potenciación del espectáculo con delfines, prevista en el proyecto del nuevo zoo marino.

Los abajo firmantes consideramos:

1. Que, el nuevo zoo debe ofrecer, citando las palabras que publicó el Ayuntamiento de Barcelona: “otra mirada sobre los animales. Es más, tiene la obligación de ofrecer otra mirada sobre los animales y extender su compromiso con la naturaleza más allá de sus instalaciones. Una mirada que nos lleve a vernos, a los humanos, de una manera menos antropocéntrica y más solidaria y comprensiva hacia el resto de los seres vivos que forman el planeta”. Estas declaraciones se contradicen claramente con el hecho de conseguir esta mirada si se continúa manteniendo el espectáculo de los delfinarios; que muestra una visión de los animales como acróbatas de circo.

2. Que ahora el Ayuntamiento de una ciudad progresista como Barcelona, tiene una nueva oportunidad de seguir el ejemplo de los países citados más adelante, adquiriendo un firme compromiso en la conservación de la biodiversidad. Y esto pasa ineludiblemente por una buena educación ambiental. La visión de un animal actuando en el zoo es del todo anacrónica e incluso contraproducente. La sociedad debe comprender que la fauna silvestre representa un complejo e importante papel en los ecosistemas, que su papel no es actuar para recreo de nadie y que es injustificable hacer actuar a un animal con finalidades supuestamente educativas. Por lo tanto ahora es el momento de crear un nuevo zoo marino que siga la filosofía marcada por la estrategia mundial para la conservación de la WAZA. (Asociación mundial de zoos y acuarios).

3. Que resulta obvio el ni tan solo plantearse realizar en el Zoo de Barcelona espectáculos con otras especies como podrían ser chimpancés, osos, loros, etc., puesto que resultaría del todo ridículo y convertiría el parque zoológico de Barcelona en un vulgar circo de animales. De la misma manera no deberían mantener y justificar estos espectáculos con delfines.

4. En 1985 el Departamento de Medio Ambiente del Reino Unido encargó un estudio para determinar si la exhibición de delfines en cautividad podía ser justificada por su supuesta finalidad educativa y de investigación. A raíz de los resultados de este informe, en 1993 se acabaron de clausurar todos los delfinarios que quedaban en Inglaterra.

Muchos países han optado por restringir o prohibir el espectáculo o exhibición de cetáceos y otros mamíferos marinos. Algunos ejemplos: Noruega, Polonia, Austria o Islandia; en Finlandia, Bélgica o Australia (en el Estado de Victoria ya está prohibida la captura y la exhibición desde 1985) existe un debate abierto a este respecto. En Costa Rica y Chile está prohibido mantener mamíferos marinos en cautividad. Brasil tiene los estándares para mantenimiento en cautividad de mamíferos marinos más estrictos, y no tiene delfines en cautividad. En EEUU desde 1990 se realizando una revisión de estas instalaciones: Carolina del Sur fue el primer estado en prohibir la captura y la exhibición en 1992 y posteriormente se han cerrado delfinarios en Florida (1994), California (1995), Missouri (1997) o Dakota del Sur (1997).

Todos estos datos nos proporcionan elementos suficientemente sólidos pera abrir un debate público al respecto de la supresión de espectáculos con delfines.

Por todo eso, los abajo firmantes pedimos:

1. Que en el nuevo zoo marino no se realicen espectáculos con delfines. El actual concepto de delfinario se debería redefinir y convertirse en una instalación con la misma filosofía que la de los grandes primates (para citar un buen ejemplo). Esto supondría que el público podría disfrutar más positivamente de la visión de estos animales a la vez que aprender su biología.

2. Que el diseño de las instalaciones previstas para el delfinario, no responda a un modelo de anfiteatro con graderías, ya que este está concebido para acoger a un público que asiste a un espectáculo.
Por todo lo que se ha expuesto, esperamos tenga en consideración este escrito, así como las peticiones que formulamos.

Barcelona, 26 de mayo de 2007

PARA FIRMAR ENTRA AQUÍ: http://www.depana.org/dofins/index_es.htm?pagina=8

No hay comentarios: