viernes, 24 de octubre de 2008

EEUU protegerá las ballenas beluga de Alaska


El Gobierno estadounidense brindará protección a las ballenas beluga de la ensenada de Cook. La gobernadora de Alaska, Sarah Palin, se opuso a la medida e intentó retrasarla

WASHINGTON.- El Gobierno de EEUU protegerá a las ballenas beluga de la ensenada de Cook. La mermada población de cetáceos que nadan en la costa de la mayor ciudad de Alaska ha entrado a formar parte de la lista de animales protegidos del gobierno federal.

Las ballenas beluga habitan en aguas del Ártico y Subártico entre las latitudes 50 y 80 Norte, y en particular a lo largo de las costas de Rusia, Groenlandia, Canadá y Alaska. Según la Sociedad de Conservación de Ballenas y Delfines (WDCS por sus siglas en inglés), hay en el mundo unas 100.000 ballenas beluga. Aunque el número es mucho mayor que el de otros cetáceos, está muy por debajo de la población histórica previa a décadas de caza sin control.

En la ensenada de Alaska, su población cayó alarmantemente en la última década. Si en 1994 había 653, en 2005 había tan sólo 278. Actualmente, se han recuperado parcialmente. Pero no lo suficiente.

"A pesar de las protecciones ya establecidas, las ballenas beluga de la ensenada de Cook no se recuperan", dijo James Balsiger, director interino del Servicio de Pesquerías en la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA por sus siglas en inglés).

A partir de ahora, "cualquier agencia federal que financie, autorice o lleve a cabo nuevos proyectos o actividades que puedan afectar estas ballenas en esa área debe consultar primero con el Servicio de Pesquerías para determinar el efecto potencial sobre las ballenas", indicó La NOAA.

Este anuncio contradice a la gobernadora del Estado de Alaska, Sarah Palin, quien es ahora además candidata republicana para la vicepresidencia de EEUU, y quien ha dicho que no hay pruebas científicas de una merma en la población de esos mamíferos en las aguas de la ensenada cerca de Anchorage.

"Esperamos que ahora el estado de Alaska trabaje para proteger las belugas, en lugar de, como sucedió con los osos polares, negar la ciencia y demandar para quitarlas de la lista", dijo Brendan Cummings, dicector del programa oceánico del Centro para la Diversidad Biológica.

La NOAA ya declaró en 2000 que la población de belugas en la ensenada de Cook había disminuido mucho y en abril de 2007 propuso que se declarara a estos animales como especie en peligro.

"La población de belugas en la ensenada de Cook disminuyó casi un 50% entre 1994 y 1998", añadió la NOAA. "Los científicos de esta agencia calcularon que en 2007 y en 2008 había unas 375 ballenas beluga en la Ensenada de Cook".

Las amenazas de Palin y su gobierno

En 1999 las autoridades de EEUU empezaron a restringir la caza de las belugas, que forman parte de la dieta de la población indígena de Alaska, y entre 1999 y 2006 los cazadores de ballenas "capturaron cinco de ellas para su subsistencia".

En 2007 y 2008 no hubo caza de ballenas beluga en la ensenada de Cook "pero la población aún no se ha recuperado", agregó la NOAA.

Sin embargo, la inclusión de las beluga en la lista de animales en peligro se ha tenido que enfrentar a objeciones de Palin. A instancias de su administración, NOAA retrasó su decisión, que se esperaba para abril, de modo que se que realizase otra investigación sobre la población de ballenas este verano.

La recuperación de las ballenas beluga de esta ensenada, según esta agencia del gobierno federal, afronta varios riesgos, entre ellos "la exploración, desarrollo y extracción de petróleo y gas (y) las actividades industriales que descargan o derraman accidentalmente compuestos contaminantes".

Palin y el candidato presidencial republicano John McCain han hecho de la exploración petrolera y la extracción de petróleo en Alaska y en áreas costeras de Estados Unidos una de sus propuestas principales para atender las necesidades de energía del país. "A perforar, chica, a perforar" se ha convertido en una de las consignas de Palin. Varios grupos industriales también se han opuesto a la lista, pues temen que dificulte los negocios en la zona, tanto el desarrollo petrolero y gasístico, como la carga de barcos y los proyectos de construcción.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/17/ciencia/1224275304.html
Fecha: 17.10.08

No hay comentarios: