domingo, 26 de octubre de 2008

El león disecado del Athlétic de Bilbao


Acabo de ver esta foto en la prensa y ¡no lo podía creer! ¿Qué hace un león ahí?

No sabía si era un león disecado o era una figura. Por internet me he enterado que era un león de verdad y que está la sala VIP del Estadio de San Mamés (estadio del Athlétic de Bilbao), detrás del palco de autoridades. Se puede ver si se entra al Museo del Athletic. Es un regalo de Juan Arregui, presidente del Alavés, que era muy aficionado a las cacerías, tras una apuesta con el presidente del Athletic.

Sea como sea, me parece de muy mal gusto e inmoral. Es como un monumento al asesinato.

Siempre me han parecido horribles las figuras de animales disecados, sobretodo las típicas cabezas colgando de un pared, qué horror! pero esto es tremendo, pobre animal, me da mucha pena, la verdad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

los animales son enemigos del hombre. Puede que encuentres de mal gusto mostrar disecado un animal, pero enceuntro de peor gusto sacar los cuerpos desnutridos de niños africanos cada día en noticieros de todo el mundo, y las imagenes con las que comercian los pederastas con una impunidad increible. Creo que a veces os preocupáis más de la dignidad de las bestias que la de los seres humanos.

Pitusa Gatz dijo...

Los animales NO son los enemigos del hombre. Estás muy equivocado. Poco trato habrás tenido tú con animales para afirmar eso.

Por el resto, claro que me indignan las imágenes que tu dices, como a toda persona normal. Que se defienda a los animales no excluye a todo lo demás. Pero es que este blog no va de eso, este blog sólo trata de animales. A ver si no mezclamos las cosas.

Normalmente la gente que se preocupa por los animales es porque tiene una sensibilidad superior y habitualmente colabora en muchos otros campos de ayuda a los necesitados y de lucha contra las injusticias, cosa que la inmensa mayoría de la gente no hace. Mucha gente que te sale con estos argumentos de los niños hambrientos etc etc, normalmente no hace nada y sólo se limita a hace comentarios de pena desde su sofá pero no toma ninguna acción.