sábado, 25 de octubre de 2008

El Síndic d'Aran busca a la osa para evitar la 'vendetta' de los cazadores

El Conselh Generau d'Aran iniciará hoy las batidas destinadas a capturar la osa Hvala, que el pasado jueves atacó e hirió a un cazador en el municipio de Les, con el objetivo de comprobar su estado de salud, expulsarla de la zona y evitar males mayores, tanto para las personas como especialmente para el propio plantígrado.

Técnicos araneses y franceses coordinarán el dispositivo de rastreo, según anunció ayer el máximo representante local, el Síndic d'Aran, Francesc Boya. Las autoridades competentes, incluyendo el Conselh, Francia, la Generalitat y el Ministerio de Medio Ambiente, se reunirán el lunes para analizar el futuro de la osa y en general de todos los osos reintroducidos en el Pirineo y sus descendientes, que son una veintena en total.

La operación oficial de rastreo logró detener las batidas populares que el pueblo de Les, con objetivos menos amistosos, ya había organizado para hoy mismo. En cualquier caso, el alcalde Emili Medán aseguró que, si la operación dirigida por los técnicos no les convence, mantendrán la convocatoria para mañana. Núria Buenaventura, directora general de Medi Natural de la Generalitat, apeló a la tranquilidad y el consenso, pero también recordó que los osos pardos están protegidos y que matarlos es un delito.

Boya reconoció la dificultad de la operación de captura, teniendo en cuenta los rápidos desplazamientos de los plantígrados y la proximidad de la frontera francesa, pero insistió en que es necesario actuar "para calmar la alarma social y la intranquilidad que se ha generado entre la población". "Todavía está por determinar si se emplearán trampas, narcotizantes u otra alternativa para capturar la osa", añadió el Síndic d'Aran. La Generalitat ha facilitado un helicóptero para contribuir a la búsqueda. Aunque no está confirmado, es muy posible que Hvala, osa de origen esloveno de unos seis años de edad y unos 100 kilos de peso, liberada en el 2006, esté acompañada por dos cachorros: Polem y Bambou.

Boya explicó que, hasta ahora, los araneses se aferraban a la teoría de que los osos se alejaban de cualquier tipo de presencia humana. "Sin embargo --insistió--, ya hemos comprobado que no es así. Esta experiencia tiene que servir para que se actúe". Los habitantes del Vall d'Aran coinciden mayoritariamente a la hora de afirmar que la reintroducción del oso, iniciada por Francia en 1996, se tenía que haber materializado a través de un proyecto más controlado y buscando la complicidad del territorio.

Javier Cardenhes, profesor de esquí y empresario de excavaciones, comenta que "mucha gente está en contra de la reintroducción". "A mí no me importa que estén los osos --prosigue--, pero sí me opongo a todo lo que eso supone, porque nos está restringiendo el uso que hasta ahora hacíamos de la montaña. A mí me perjudica su presencia, ya que voy en moto de trial y no puedo pasar por los mismos lugares y hay mucha más vigilancia".

Este es uno de los aspectos que resalta el Síndic: "Han traído un oso a un espacio que está humanizado y ahora quieren que no vayamos a lugares frecuentados por diferentes actividades. Los propietarios de las montañas --añade-- son los pueblos y la liberación del oso se ha llevado a cabo sin su consentimiento".

Las actividades relacionadas con la naturaleza son un reclamo turístico en la zona, que ahora puede verse afectado por esta situación, según opina el alcalde de Les. "Con la reintroducción del oso se quiso hacer un planteamiento urbanita porque se recurría al discurso de que formaba parte de la cadena natural. Pero el problema lo tenemos nosotros, con las reiteradas quejas de los ganaderos que han perdido parte de sus rebaños y ahora con una agresión a un cazador". La directora general Núria Buenaventura, no obstante, recuerda que en el Pirineo siempre ha habido osos y que se están pagando sin apenas problemas las indemnizaciones por ataques a ovejas y colmenas.

Los ecologistas creen que Hvala atacó porque se sintió "acorralada"

La organización ecologista Depana defendió ayer que la conservación de osos en libertad y la caza de otras especies son actividades totalmente compatibles como desde hace años ha quedado demostrado en la sierra cantábrica. Depana lamentó el insólito incidente --a través de un comunicado le deseó al cazador una pronta recuperación--, pero consideró que el detonante fue, precisamente, el modo en que se organizan las batidas en busca de jabalís, muy estridentes, con gritos, perros y disparos. Por eso, los ecologistas sospechan que la osa Hvala se sintió "asustada y acorralada".

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=555848&idseccio_PK=1021
Fecha: 25.10.08

Crónica del ataque de la osa Hvala:



Un oso ataca por primera vez a un hombre en el Vall d'Aran

Lluís Turmo, un cazador de 72 años, estaba agazapado ayer entre la vegetación a la espera de que pasara un jabalí en una zona conocida como El Portet, cerca de Les (Vall d'Aran), pero lo que se le apareció a menos de dos metros fue un oso. Aunque no se sabe quién de los dos estaba más asustado, fue el cazador el que salió peor parado: según su testimonio, el plantígrado se abalanzó sobre él y le atacó con la zarpa, aunque huyó enseguida al oír dos disparos de escopeta. Turmo tuvo que ser ingresado en el Hospital de Vielha con heridas en el brazo y la pierna que precisaron varios puntos de sutura.

Si bien se ha hablado de algún intento de agresión anterior, este es el primer caso documentado en el que un oso pirenaico daña a una persona en las última décadas. Según parece, el responsable del ataque es una hembra de origen esloveno llamada Hvala, que fue liberada por el Ministerio de Medio Ambiente de Francia en el 2006. Hvala tiene unos seis años y pesa un centenar de kilos. El 10 de noviembre del año pasado, otro cazador resultó herido al caer mientras huía a toda prisa de otro ejemplar, aunque no llegó a haber ataque. Lo que sí había habido son varios ataques a ovejas y colmenas, una situación que los ganaderos de la zona fronteriza han denunciado repetidamente, pero lo cierto es que el valor de las pérdidas apenas supera los 6.000 euros anuales.

Turmo explicó desde su casa, donde se recupera de las heridas, que se encontraba con su perro --que salió corriendo-- participando en una batida en compañía de otros miembros de la Asociación de Cazadores del Baix Aran. Al ver al oso, empezó a gritar para intentar que el animal huyera, pero el resultado fue el contrario y lo encabritó. "Me lanzó un zarpazo a la cara --relató Turmo--, pero lo esquivé y me dio en el brazo". Entonces se cayó al suelo y la escopeta se le disparó --"no se si inconscientemente o de la propia caída"--. Aunque la osa llegó a morderle en la pierna, los disparos y la llegada rápida de un compañero de batida la asustaron y se marchó rápidamente.

"He vuelto a la vida --prosiguió el veterano cazador--. Me he visto en el otro lado. Sabíamos que alguna vez iba a pasar algo así, pero nunca piensas en que te tocará a ti". Además de siete puntos en el brazo y otros siete en la pierna, Turmo sufrió una fisura en la mano como consecuencia de la caída.

La zona del ataque no es precisamente un paraje recóndito de alta montaña, sino un área más baja a unos 1.200 metros de altitud. Según Turmo, El Portet es una zona muy frecuentada. "Durante los fines de semana --concluyó-- vienen niños a jugar en un castillo que hay semiderruido. No quiero imaginar lo que podía haber pasado".

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=555526&idseccio_PK=1021
Fecha: 24.10.08

No hay comentarios: