sábado, 18 de octubre de 2008

La Comunidad inmoviliza un rebaño que invadió la autovía de A Coruña

El rebaño incautado, vigilado por un agente de la Guardia Civil

Demasiadas ovejas descarriadas

Reportaje de F. Javier Barroso

El pastor Julio de la Losa se ha quedado sin su rebaño. Al menos, temporalmente. Sus 1.150 ovejas, varios perros y un burro se encuentran desde el mediodía de ayer en una finca de Valdetorres del Jarama, después de que una veintena de cabezas irrumpiera el pasado martes en la autovía de A Coruña (A-6), causando un gran peligro a los conductores. "Como me quiten al rebaño, este año no habrá fiesta de la trashumancia en la capital", advirtió ayer el pastor, visiblemente enfadado por la decisión de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio.

Julio de la Losa es un viejo conocido de la Policía Municipal de Madrid y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Este pastor, especializado en llevar sus rebaños de un lugar a otro, acumula numerosas denuncias. Sólo los agentes de la capital le han impuesto unas 40 sanciones por abandonar animales muertos en la Casa de Campo -es el ganador del concurso para que sus reses puedan pastar en ese parque-, por no tener vacunados y registrados a sus perros y por abandonar las reses en medio del campo. El Seprona también ha estado detrás de él. Acostumbra a no tener cuidado de su rebaño y no ceñirse a los sitios en los que tiene autorizada la entrada.

Pero el caso más grave se ha producido esta semana. El pasado martes por la mañana, una veintena de ovejas irrumpieron en la vía de servicio de la A-6. Uno de los animales fue atropellado por un conductor y la res tuvo que ser sacrificada. Cinco patrullas de la Guardia Civil, agentes de la Policía Local de Las Rozas y especialistas de la Agrupación de Tráfico tuvieron que intervenir y retirar a parte del rebaño. El pastor no aparecía por ningún lado, según fuentes del instituto armado.

Los guardias civiles remitieron un informe a la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio en el que se pedía la inmovilización del rebaño para evitar accidente. Las cabezas estaban repartidas por las urbanizaciones El Encinar de Las Rozas y El Golf de Las Rozas. Tres camiones contratados por el Gobierno regional trasladaron a las ovejas, en varios viajes dado lo numeroso del rebaño, a una finca de Valdetorres. El pastor dispone ahora de un plazo de ocho días para llevarlas a su explotación de origen, en Ávila, según explicaron fuentes del Gobierno regional.

Julio de la Losa se mostró ayer contrariado y enfadado por el hecho de que le quitaran las ovejas. "Los animales no han hecho nada. Estaban pastando tranquilamente y sólo se me fue uno para la carretera. Encima, se arregló todo con el conductor que la atropelló, que no quería nada, ni que le pagáramos siquiera", se quejaba el pastor.

"Todo esto ha ocurrido porque le ha dado la gana a un capitán de la Guardia Civil. Como esto siga así, este año no pasarán las ovejas por la Castellana. Eso, salvo que haya algún aprovechado que se entere de lo que me está pasando y pida el permiso rápidamente", añadió De la Losa.

El dueño de las ovejas se enfrenta ahora a multas que oscilan entre los 3.000 y los 60.000 euros por supuesta negligencia en el cuidado y vigilancia de los animales. También se tendrá que encargar de alimentarlos durante su estancia en la finca de Valdetorres. "Seguro que los animales lo pasarán muy mal porque están acostumbrados a trashumar y a no estar fijos en un lugar durante mucho tiempo", añadió el pastor.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/madrid/Demasiadas/ovejas/descarriadas/elpepuespmad/20081018elpmad_9/Tes
Fecha: 18.10.08

No hay comentarios: