viernes, 31 de octubre de 2008

¡Salvemos a Quinín!

Antonio Caramés pasea por una pista de Dumbría
acompañado de Quinín

Al famoso cerdo de Dumbría, conocido por comportarse como un perro, podría llegarle el indulto.

Ánima Naturalis, una asociación por la defensa de los derechos de los animales con sede en Barcelona y ámbito nacional, quiere salvar a Quinín, el famoso cerdo de Dumbría que se comporta de un modo muy similar a un perro, de una muerte segura y cada vez más inminente. Su sanmartiño no será por San Martín sino, si nada lo remedia, hacia San Andrés, a finales del mes de noviembre.

Y ese remedio puede venir de la mano de esa oenegé. Uno de sus integrantes, Jonathan Torralba, comunicó ayer su intención de negociar la compra del animal y garantizarle así una vida digna y tranquila hasta el final de sus días. Para lograr el dinero organizarán una colecta entre las personas que colaboran con la entidad. En breve se pondrán en contacto con el matrimonio propietario del marrano para tantear las ofertas, siempre que la petición sea razonable. Una vez comprado, si es que esto fructifica, enviarían a Quinín a un refugio para animales situado en Madrid, donde ya han ido a parar otros ejemplares por motivos diversos.

Para Torralba Torrón, «Quinín ya es casi un símbolo por su humanidad, una prueba de la sensibilidad de estos animales y de la complejidad de su sistema nervioso». El objetivo de la asociación Anima Naturalis es evitar el sufrimiento de los animales. Fundada en marzo de 2003, la organización está dedicada a establecer, difundir y proteger los derechos de todos los animales. Consideran que todos ellos «merecen derechos fundamentales, como el derecho a la vida, a la libertad, a no ser torturados y a no ser considerados en propiedad». Entre sus postulados establecen que no deben ser usados ni como comida, ni como vestimenta, ni como entretenimiento ni para realizar experimentos».

Ajeno, naturalmente, a todas estas consideraciones, Quinín disfrutaba ayer de su paseo diarios, que a veces son dos o incluso tres, junto a su dueño Antonio Caramés y su compañera, la intranquila y nerviosa perra Tila. Ya le cuesta más moverse con la agilidad que le era propia en su mocedad de pocos meses, pero aun así se desenvuelve con magnífica finura. «Ten unhas patas que parecen de deportista», explica Carmen Canosa, la mujer de Antonio y duela también del marrano. Normal que las tenga: sus viajes a buen ritmo le han propiciado una musculatura envidiable en las extremidades que -es normal- muchos ya verán convertidas en jamones.

Ahora, para evitarlo, habrá que ver cómo avanzan las negociaciones. «Home, o porco hai que matalo, ¿que imos facer con el?», se preguntaba ayer Carmen, a pocos metros del lugar por donde deambulaba el cerdo, que entra en la cocina y sale de ella como (nunca mejor aplicado) Pedro por su casa. No obstante, comerciantes como son, se muestran expectantes ante la posible oferta. «Se o pagan ben, pois haberá que velo... O que está claro é que este porco non costa 300 euros», cantidad que, no es necesario decirlo, le parecería muy baja.

Digamos que escuchará ofertas, unido ello al dato cierto de que algo de pena siempre le dará desprenderse de Quinín, de una o de otra manera. El dueño y amo es el marido, al que obedece sin dudar en lo que le pide, pero, cuando no está él, también acompaña a la mujer en los paseos. Muchos se realizan antes las decenas de personas -medios de comunicación aparte- que han viajado hasta Dumbría para ver al animal. «Viñeron de toda a volta, e de lugares de lonxe. Houbo algún que ata quería pagar cinco euros para velo», asegura. Pero eso es gratis, hasta motivo de orgullo.

El próximo día 1 de diciembre, Quinín cumplirá un año desde que lo compraron en la feria de Senande (tenía entonces dos meses). San Andrés se celebra el 30 de noviembre. La cuestión es: ¿Celebrará Quinín su cumpleaños?

En el enlace de la noticia podréis ver un vídeo de los paseos de Quinín y sus habilidades:

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/carballo/2008/10/30/0003_7270072.htm
Fecha: 30.10.08

No hay comentarios: