sábado, 4 de octubre de 2008

Un niño mata a 13 animales en un zoo de Australia para alimentar a un cocodrilo

El niño, captado por una cámara de vigilancia mientras lanza una tortuga por encima de una valla.

No sé quién es aquí el salvaje, si el cocodrilo o este niño que mata a pedradas lagartos y da animales vivos al cocodrilo.

"Es increíble que un niño de siete años pueda haber provocado tal caos en tan poco tiempo. En mi época habría recibido una buena patada en el trasero". Con estas palabras se refería el director del Centro de Reptiles de Alice Springs (centro de Australia), Rex Neindorf, al sorprendente suceso ocurrido en su zoológico el pasado miércoles. Ese día, a la hora del desayuno y en sólo media hora, un niño de siete años saltó una valla de seguridad del recinto, aplastó con una piedra a tres lagartos y los arrojó, junto a una decena de animales vivos, a la jaula de Terry, un cocodrilo de agua salada de más de tres metros de largo.

Imágenes de las cámaras de seguridad muestran al niño "sonriente" y "con la mirada perdida", según Rex Neindorf, que ha añadido que, a juzgar por el vídeo, "parecía como si estuviera jugando". "Creo que tuvo suerte de que Terry no fuera a por él", ha asegurado.

Tras ser apresado por los guardas del zoo, el niño no habló cuando la policía intentó interrogarle, ha precisado el director del zoológico. Los agentes también tomaron declaración a la madre, la persona que acompañaba al pequeño poco antes del suceso.

El niño, que según las leyes del Estado australiano del Territorio del Norte no puede ser procesado al ser menor de diez años, acabó con la vida de animales exóticos valorados en hasta 5.500 dólares (casi 4.000 euros), algunos de los cuales son muy difíciles de reemplazar. "Nos sentimos horrorizados y alarmados por la edad del pequeño", ha afirmado Neindorf, quien ha anunciado que denunciarán a la madre, pues "alguien tiene que asumir la responsabilidad".

La policía atribuye el incidente a un fallo en el sistema de seguridad del zoo. Según las primeras pesquisas, los sensores de movimiento no detectaron al niño porque era demasiado pequeño, y así pudo penetrar en las jaulas saltando una valla trasera que no estaba vigilada.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/nino/mata/animales/zoo/Australia/alimentar/cocodrilo/elpepusoc/20081003elpepusoc_5/Tes
Fecha: 03.10.08

No hay comentarios: