jueves, 13 de noviembre de 2008

Ecologistas piden que no sancionen al mindoniense que crió un lobo

El lobo Pitiño con su amigo hombre, quien lo salvó y cuidó durante más de un año

El colectivo plantea que, pese a tratarse de un hecho sancionable, se valore la actitud positiva del infractor

La historia de Pitiño, el lobo criado en cautividad por un vecino de A Recadieira (Mondoñedo) ha llegado a conocimiento de la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) que acaba de solicitar a la Consellería de Medio Ambiente que no aplique, de forma excepcional, la multa que conlleva la infracción grave contra la Ley de Caza que el Seprona imputa a este mindoniense.

Los ecologistas argumentan que «a pesares de ser un feito imputábel, te a atenuante de amosar cara o animal unha actitude positiva, da que estamos moi necesitados». Y añaden que el lobo es un animal salvaje y como tal debe vivir en su medio, pasa asegurar la conservación de la especie que en este momento sufre graves amenazas. «Retirar exemplares do monte non é dende logo unha práctica permitida nin aconsellable, pero, tendo en conta tamén que é un feito aillado e o primeiro caso coñecido públicamente, pedimos que se resolva cunha clara advertencia pública ao veciño para que non se volvan a repetir situacións semellantes». Los ecologistas señalan que «son os depravados ilegais que poñen veleno, practican a caza furtiva ou colocan lazos no monte, sobre os que debera caer todo o peso da lei. Son estas lamentábeis práticas, e non a conduta illada deste veciño, as que causan os danos máis graves ao noso medio ambiente provocando un desastre natural en cadea que afecta a unha parte importante da nosa fauna».

El vecino en cuestión recogió al animal cuando apenas tenía unos pocos días de vida y lo crió a biberón; luego lo siguió alimentando hasta que la semana pasada, ya con año y medio aproximado de edad, personal de la Consellería de Medio Ambiente recogió al animal para llevárselo al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje situado en Alto do Rodicio, de Ourense, donde ahora se encuentra. Responsables del servicio de conservación de la naturaleza de Ourense explicaban la semana pasada que Pitiño se encuentra bien. Vive en una finca de grandes dimensiones, al aire libre, pero vallada, que cuenta con refugio para que se guarezca, en caso de que llueva o se produzcan inclemencias meteorológicas. Veterinarios y expertos en esta especie le hacen el seguimiento a la espera de buscarle un lugar definitivo donde vivir, quizás un parque natural, aunque esto está todavía por decidir.

Pitiño es un lobo de costumbres amigables que jugaba con los perros de la casa cuando todavía vivía en A Recadieira. El dueño apenas ha realizado declaraciones desde que fue denunciado por el Seprona, aunque señaló que cuando recogió al ejemplar no sabía que se trataba de un lobo, ya que todavía era muy pequeño. La multa que se estipula en la normativa para la infracción que se le imputa oscila entre los seiscientos y los seis mil euros, dependiendo de las circunstancias que aprecien en el caso los servicios jurídicos. Una vez se le comunique la decisión tiene un plazo de tiempo para presentar alegaciones y explicar las cuestiones que vea convenientes para su defensa. Aparte de la multa, la normativa prevé que a los cazadores se les retire el permiso de caza y se les inhabilite para practicar este deporte hasta por cinco años, si han cometido una infracción grave.

Ahora falta saber si finalmente se aplicará o no la sanción. El afectado siempre destacó el cariño y cuidado que ha prodigado a este ejemplar, al que espera ir a visitar el sábado.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/amarina/2008/11/12/00031226477578481725959.htm
Fecha: 12.11.08

No hay comentarios: