viernes, 14 de noviembre de 2008

El poder de los animales


Perros y gatos son las mascotas más habituales y queridas. El perro es el perfecto animal de compañía. Hace que sus dueños se sientan queridos, comprendidos y protegidos, y se convierte además en un buen compañero de juegos para los niños.

El poder relajante de los gatos y su carácter casero los convierten en buenas mascotas para las personas que salen poco de casa o no tienen demasiado tiempo para dedicar a sus mascotas.

Unos y otros acaban convirtiéndose en un miembro más de la familia y, en el caso de las personas que viven solas, en una compañía muy valiosa, en especial para prevenir enfermedades como la demencia senil y el Alzheimer.

Casi cualquier animal, desde una tortuga a un pez, ayudan a mejorar la salud de sus propietarios, contribuyen a acelerar el proceso de recuperación tras una intervención quirúrgica o la pérdida de un ser querido, y contribuyen a despertar sensaciones de bienestar.

LA GRAN AYUDA DEL MÉDICO

Delfines y leones marinos, y burros y caballos, además de perros, son algunos de los animales más utilizados para tratar graves trastornos de desarrollo físico y mental, en especial en los niños, que controlan menos que los adultos la expresión de emociones e impulsos.

Los beneficios de estos tratamientos son cada vez más evidentes. El contacto con la naturaleza crea sensaciones de bienestar y calma, y éstas son más fuertes en el caso de los animales, con los que es posible crear relaciones interactivas.

La utilización de delfines y leones marinos para tratar a los niños discapacitados comenzó a mediados de la década de los años 70 del siglo XX en Estados Unidos. Los estudios realizados desde entonces ponen de relieve que el contacto del paciente con estos animales en el agua, mejora, entre otras, las conexiones entre los dos hemisferios del cerebro y además activa el sistema inmunológico.

Los burros y caballos son una gran ayuda en el tratamiento, sobre todo, de problemas neurológicos, puesto que mejora el equilibrio y el control muscular. El movimiento de la montura obliga al jinete a una respuesta que le hace coordinar sus movimientos. Los primeros tratamientos de enfermos con caballos se realizaron en Inglaterra en la década de los años XX del siglo pasado.

LOS ALIADOS DE LOS DESFAVORECIDOS

Niños y adultos hospitalizados, presos, pacientes de psiquiátricos, huérfanos, y otros grupos de personas desfavorecidas encuentran en los animales aliados incondicionales, que dan compañía y amor y piden poco o nada a cambio.

En el caso de los pacientes de los hospitales, el contacto con los animales ayuda a olvidar el dolor y a aumentar las ganas de vivir. Los problemas de contagio de enfermedades y parásitos por parte de los animales son muy altos, puesto que los pacientes tienen debilitado el sistema inmunológico. La colaboración con los veterinarios es importantísima para asegurar que los animales no se conviertan en un peligro para los pacientes.

Reclusos, niños acogidos en instituciones y enfermos mentales, son solo algunos de los grupos cuya actitud y salud experimenta avances notables cuando están en contacto con animales, aunque se trate únicamente de acariciar un animal de granja o tener que ocuparse del cuidado de un galápago.

Los beneficios que la compañía de animales aporta a todas las personas están aún en fase de estudio, pero es innegable que milenios de contacto han creado vínculos profundos entre el ser humano y los animales que debemos utilizar con respeto y en beneficio mutuo.

Fuente: http://www.prensa.com/actualidad/mascotas/2008/11/12/
Fecha: 12.11.08

No hay comentarios: