martes, 18 de noviembre de 2008

"La osa que atacó en Lérida tendría más miedo del cazador que espíritu agresivo"

Roncal ha acogido recientemente una jornada de sensibilización sobre el oso para cazadores. "Cuanto más se hable del tema y se conozca al oso, mejor", defiende Guillermo Palomero, ponente y presidente de la Fundación Oso Pardo.

Guillermo Palomero García, presidente de la Fundación Oso Pardo

Con el tema más de actualidad que nunca tras el reciente ataque de una osa a un cazador en el Valle de Arán (Lérida), el sábado 8 se celebró en Roncal una jornada de sensibilización con este sector de la población bajo el título Cazadores y osos. "Sin duda, ese incidente estimuló el debate", considera Guillermo Palomero García, presidente de la Fundación Oso Pardo.

Esta ONG conservacionista nacida en Santander en 1992 coordina un programa de sensibilización fruto de un convenio firmado el año pasado entre el Ministerio de Medio Ambiente y las comunidades autónomas pirenaicas (Navarra, Aragón y Cataluña) tras reintroducir Francia 5 osos en 2006. Gracias a él se están realizando también obras de infraestructuras en zonas oseras. En Roncal y Salazar ya hubo una jornada con el sector turístico, y a la de los cazadores asistieron unos 40 del valle y de otras zonas. Restará reunirse ahora con ganaderos. Además, está en marcha un programa escolar en torno al oso. "Cuanto más se hable de él y se le conozca, mejor", asegura Palomero. Tiene 52 años y es de Santander.

La osa "Hvala" mordió y arañó a un cazador aranés el 23 de octubre. ¿Vio a los cazadores asistentes a la jornada afectados por el tema?

Los vi tranquilos. Saben que el oso no es un problema para ellos. Y, de hecho, este tema casi ni lo sacaron. Además de nosotros, les habló un igual, el representante de los cazadores cántabros. Les explicamos las pocas limitaciones que supone cazar en zonas oseras, según la experiencia acumulada en la Cordillera Cantábrica (allí viven 130 osos, y 20 en todo el Pirineo), y qué hacer en caso de toparte con uno.

¿Y qué es lo que deben tener en cuenta los cazadores?

Especialmente, cambiar la zona de caza cuando hay osas con crías o es el lugar donde en esas fechas los osos se están alimentando, y evitar cazar en diciembre en zonas donde hay oseras de hibernación. Y si te encuentras con uno de estos animales, controlar a los perros, no meterte nunca entre una osa y sus crías, advertir al oso de tu presencia a distancia para que huya, cederle el paso en el caso de estar taponando su vía de escape y advertir por la emisora al resto de cazadores de su presencia.

¿Cómo define el caso del Valle de Arán?

Fue un incidente cinegético sin más, como tenemos decenas todos los años con jabalíes o ciervos en la Cordillera Cantábrica. Todos son animales salvajes. Encaja con el perfil de un animal que se sintió acosado, atacó y derribó un "impedimento", y siguió corriendo. De hecho la osa, que ya no estaba con sus dos crías, no se cebó con el cazador, pues tendría más miedo del hombre que espíritu agresivo.

Voces críticas hablaron entonces de capturar a la osa, de retirar todos los animales reintroducidos en 2006...

Esas medidas que reclamaron en caliente políticos y cazadores no tenían razón de ser. Eran una locura. No se trataba de un animal agresivo, sino de uno que se sintió acosado en un momento puntual. Y si se hubiese constatado que se trataba de un ejemplar particularmente agresivo, nosotros también pediríamos sacarlo.

Parece que a parte del Pirineo no le gusta la presencia del oso.

Eso viene, sobre todo, de lo mal que se hizo la primera reintroducción de 3 osos eslovenos en Francia entre 1996 y 1997. No se informó ni se sensibilizó, y la animadversión que se despertó ha seguido latente. Con la segunda reintroducción de 5 osos también en Francia en 2006, se despertó de nuevo la polémica. Pero aunque se ha tardado en sensibilizar, al menos ahora se está haciendo.

En la Cordillera Cantábrica, en cambio, el oso está más aceptado.

Sí, pero hace sólo 20 años aún se perseguían. En los 90 se empezó a hablar del tema y el oso fue ganando en aceptación social. Hoy hay tolerancia y hasta orgullo por este animal. Y gracias a ello se ha llegado a recuperar la población. Ya tenemos unos 130 osos, y el año pasado localizamos hasta 21 osas con 39 oseznos, un récord.

¿Y con tanto oso suelto, no se dan problemas con el ser humano?

Ninguna persona recuerda muertos por ataques de oso en la cordillera, que abarca 4 comunidades autónomas. Y, en las últimas décadas, apenas ha habido dos mordiscos leves en situaciones provocadas por el hombre. Hay que aprender a respetar las distancias para convivir y saber que, aunque el oso es salvaje, nos rehuye. El oso puede vivir en una zona humanizada.

¿Son más agresivos los osos eslovenos reintroducidos que los originalmente pirenaicos?

No, y la idea de reforzar con estos osos la escasa población del Pirineo fue acertada. Todos los osos pardos de Europa provienen de un tronco común. Los eslovenos no atacan más a ganado (Camille, pirenaico y "residente" en el Roncal, es de los más voraces), responden igual que los pirenaicos cuando el ser humano les acosa (con cargas disuasorias), comen lo mismo, buscan los mismos montes...

¿Cómo ve el futuro de la población de osos del Pirineo?

Es muy pequeña, y se ubica sobre todo en el Pirineo central, donde está el núcleo reproductor. En la parte occidental (zona de Navarra), sólo hay 4 machos, que se mueven más. Las hembras son más localistas. Si el núcleo central fuera bien, la población podría convertirse poco a poco en viable, pero está habiendo mala suerte en los últimos años: osos muertos en accidentes o despeñados, animales tiroteados, ataques a cazadores... La población parece estar algo gafada. Si la cosa fuera mal, habría que pensar en nuevos reforzamientos, pero esperando a un clima social más favorable.

Fuente: http://www.diariodenavarra.es/20081117/navarra/la-osa-ataco-lerida-tendria-miedo-cazador-espiritu-agresivo.html?not=2008111701495964&idnot=2008111701495964&dia=20081117&seccion=navarra&seccion2=sociedad&chnl=10
Fecha: 17.11.08

No hay comentarios: