viernes, 28 de noviembre de 2008

Los vecinos denuncian que cinco perros «están atados en una finca desde 2007»

Parcela donde se encuentran las casetas de los perros. Foto: Nacho Orejas

«Los perros están ahí atados día y noche. A veces se sueltan, y tenemos que llamar a la Policía porque tenemos miedo», afirman María del Carmen González y Florinda Fernández, dos vecinas de Fabarín, en la parroquia de Loriana, quienes denuncian la situación de cinco perros que se encuentran desde hace un año atados en un terreno colindante a los suyos.

«El dueño de los perros no es el dueño de la finca, debe de ser un amigo, pero los animales no pueden estar así. Vienen a darles de comer por las noches cada cuatro o cinco días, pero no los sueltan; no se sabe para qué los tienen ahí, porque encima antes, cuando era verano, no les ponían ni agua, y los pobres se morían de calor», asegura González, quien señala que hace unos días «les pusieron las casetas donde están ahora, después de que vinieran hasta aquí la Policía, miembros del Seprona y hasta un veterinario». La situación de los animales, según estas vecinas, «era muy mala. Una perra tuvo camada y estuvo una de las crías muerta varios días bajo una chaqueta; la encontró mi hijo, pero con el resto no sabemos qué pasó», declara Fernández.

Los perros, aparentemente, gozan de buena salud. Los vecinos ignoran su raza, aunque dicen que parecen «peligrosos». Aunque nunca han protagonizado ningún altercado de importancia -«una vez uno de ellos persiguió a mi marido por la finca, pero no pasó nada», comenta González-, muchos de los residentes en la zona, como Florinda Fernández, no ocultan su miedo. «Yo vivo aquí sola», dice Fernández, «y siempre que tenía un momento me iba a mi huerta a plantar verduras o a cavar, pero ahora, con los perros tan cerca, no me atrevo, porque, aunque les hayan puesto una valla, si quieren la saltan, y no quiero arriesgarme», comenta.

Las denuncias a la Policía durante este último año han sido continuas, «y los perros ahí siguen, y eso que no están vacunados ni tienen microchip, que nos dijo el veterinario que vino que sólo lo tenía uno», asegura González. «Deben de tener algún contacto importante para que aún sigan por aquí, porque alguna vez que vino la Policía vino el dueño de los perros y les entregó unos papeles, y no se hizo nada más».

Con papeles o sin ellos, los vecinos de Fabarín reclaman que, si los perros tienen que estar allí, «por lo menos debería ponerse una valla mucho más alta y atarlos de tal manera que no se suelten, para que podamos trabajar tranquilos sin temor a que nos hagan nada».

Por su parte, el dueño de la finca afirma que esas tierras «las heredé hace cinco años y hace un tiempo se las alquilé a un chaval, que es el dueño de los perros. No es cierto que los perros se suelten, pero aun así los vecinos no paran de llamar a la Policía y al Seprona, pero no pueden hacer nada. Los perros son de ese chico, y él los cuida, los mantiene y los alimenta correctamente».

Fuente: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112800_31_701163__Oviedo-vecinos-denuncian-cinco-perros-estan-atados-finca-desde-2007
Fecha: 28.11.08

No hay comentarios: