martes, 25 de noviembre de 2008

Secuestros de animales

Los crecientes secuestros de mascotas son sólo un eslabón en la industria del maltrato a los animales. Nadie ha logrado frenar a todos aquellos que lucran con el sufrimiento de perros, gatos y especies exóticos.

Desde hace unos días empezó a circular en medios electrónicos y escritos una lamentable noticia: el secuestro de mascotas es un hecho generalizado y según asociaciones protectoras de animales, un promedio de tres perros de raza son víctimas de plagio cada mes en el DF.

Muchos dirán que este no es tema en un portal dedicado al acontecer económico, sin embargo, es tema en el momento en que el maltrato a los animales empieza a convertirse en una industria lucrativa para un grupo de seres despiadados.

Estos plagios ya no son hechos aislados, incluso se han registrado ya tres casos a mano armada (de los que se tiene conocimiento público): uno en el Estado de México, otro en Nuevo León y uno más en el DF.

En algunos casos, la finalidad sera apostar al lazo que une al dueño con su mascota para obtener unos “muchos, miles de pesos”, pero en otros y, lamentablemente, creo que en la mayoría, los animales secuestrados tienen como destino la reproducción indiscriminada, o dicho de otra forma, los animales que usted compra en la calle, pueden ser hijos de una mascota que de manera cruel fue arrancada de un hogar feliz para convertirse en mercancía.

Es una industria cruel de la que poco se da seguimiento y poco se sabe de las ganancias que genera a nivel nacional, sin embargo, se estima que anualmente cerca de un millón de animales entran al mercado callejero de venta de mascotas, tan sólo en la Ciudad de México. Es una industria no regulada que detrás de sí esconde historias de maltrato e infamia en contra de distintas especies.

Esta industria va desde la venta callejera hasta las peleas de perros, pero constitucinalmente los animales en México son "cosificables", por ello, a pocos les importan.

La reproducción constante, además de deteriorar y enfermar al animal, acorta su periodo de vida a la mitad, en ocasiones para venderlos como especies enanas y obtener una ganancia extra, hay ejemplares de perros y gatos que los mantienen en cajas pequeñas durante meses para así detener su crecimiento.

Cuando muchos de ellos enferman o terminan su ciclo reproductivo son echados a la calle o simplemente los dejan morir de hambre y sed. La organización Milagros Caninos puede dar fe de estas y otras infamias.

Los que no son de raza pura y no consiguen dueño después de los seis meses son vendidos a organizadores de peleas de perros para que los usen como “carnada”.

Estimaciones de la Universidad de Guadalajara resaltan que 90 por ciento de los perros callejeros fueron expulsados por sus originales dueños y un porcentaje considerable son perros o gatos abandonados porque ya no servían como pie de cría; la prueba es que entre 35 y 40 por ciento de los animales que deambulan por las calles son de razas puras.

La trillada frase dice que “el perro es el mejor amigo del hombre”, pero la realidad nos muestra que el hombre es el “mejor” enemigo del perro.

Artículo de Juliana Fregoso Bonilla

Fuente: http://www.cnnexpansion.com/blogs/los-zurcos-de-la-ira/archive/2008/11/24/furia-e-impotencia
Fecha: 24.11.08

No hay comentarios: