sábado, 15 de noviembre de 2008

Un ganadero de Blimea deja morir abandonadas a un centenar de cabras


El Seprona denuncia al propietario por un delito de maltrato, aunque el juez decidirá si se procede a su detención

Asturias.- Un centenar de cabras fueron encontradas ayer muertas en una explotación de Blimea, concretamente en el pueblo de Villalad. Presuntamente, su propietario, José Manuel M. G., las habría dejado morir por inanición en el interior de una nave de su explotación. Hasta el lugar de los hechos acudió una patrulla del Seprona, así como personal del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio, quienes habían sido alertados por los vecinos de la zona.

Según fuentes presenciales, el panorama era desolador, ya que en el interior de la nave convivían cabras vivas con los cadáveres y esqueletos de las otras, en un ambiente de hedor insoportable. Tras comprobar los hechos, el Seprona procedió a denunciar al propietario de las cabras por un delito de maltrato animal, aunque lo dejó en libertad con la obligación de acudir al juzgado cuando sea citado. Así, será el juez quien decida si se procede a su detención.

También intervinieron en esta actuación veterinarios y técnicos de Bienestar Animal de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, quienes tomaron muestras de los animales para analizar el motivo de su muerte, aunque todo apunta a que haya sido por falta de alimento. Desde la propia consejería confirmaron ayer que abrirán un expediente a José Manuel M. G. por incumplimiento de la normativa de Bienestar Animal.

En cuanto a los animales vivos -alrededor de una treintena de cabezas de ganado-, éstos fueron inmovilizados de forma cautelar y no será hasta el lunes cuando la consejería decida si incautarlos o no, tras una nueva visita de sus técnicos a la explotación. Esta inmovilización del ganado puede explicarse por la posibilidad de que tengan algún tipo de enfermedad que puedan transmitir a otros animales, así como por el tiempo que resta hasta su posible incautación, con un fin de semana por delante.

Los animales vivos mostraban un lamentable estado de salud, motivado probablemente por la falta de comida. De hecho, algunas de las personas que acudieron hasta la explotación comentaron que las cabras «se comían hasta las piedras».

La Consejería de Bienestar Animal también se encargó de avisar al Proygrasa (Proteinas y Grasas del Principado), entidad que se ocupó de trasladar los cadáveres de los animales por la tarde, ya que estos fueron encontrados a primera hora de la mañana.

Los vecinos de Villalad no se explicaban ayer por qué este ganadero había llegado a esta situación con sus animales. José Manuel M. G. era conocido por regentar una conocida empresa de quesos de cabra de La Peña, que había abandonado la producción hace tiempo. Sin embargo, hace unos meses había vuelto a adquirir animales, con lo que todo apuntaba a que quería retomar el negocio.

En total, el ganadero disponía de alrededor de 300 cabras. Según afirmó a los presentes, además de las encontradas en la nave, el propietario también había enterrado algunos animales en el perímetro de la finca, incumpliendo la normativa medioambiental que regula el tratamiento de los restos de animales muertos.

La intervención se ha debido, sobre, todo a las denuncias presentadas por varios vecinos de Villalad, que llevaban varias semanas protestando por los olores que emanaban de la explotación y que pusieron finalmente en conocimiento del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio y del Seprona. Otros, sin embargo, se sorprendían ayer de que este ganadero tuviese así a sus animales, aunque afirmaban no tener excesivo trato con él ni de su intención de retomar el negocio de los quesos que había regentado antaño.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com/aviles/20081115/cuencas/ganadero-blimea-deja-morir-20081115.html
Fecha: 15.11.08

No hay comentarios: