jueves, 4 de diciembre de 2008

La escasa movilidad de «Villarina» es un síntoma de letargo, según los expertos

El presidente del FAPAS, Roberto Hartasánchez, señala que la época crítica para la osezna no es el invierno, sino que será la primavera

La llegada anticipada del invierno ha dejado una espesa capa de nieve en los bosques y montes de Somiedo. Foto de Vicente Díaz Peñas

«Villarina», la osezna herida encontrada por unos turistas en una cuneta de Somiedo, que fue devuelta a su hábitat hace casi un mes tras un período de recuperación en el parque de la naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, y en el centro de cría de urogallos de Redes, sigue adaptándose bien al invierno. Así lo aseguraron ayer fuentes de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Principado, según las cuales durante los últimos días de intensas nieves la osezna ha buscado abrigo entre unos arbustos en la misma zona en la que fue soltada. «Villarina», que mantiene un buen estado general y come con normalidad, se mueve sólo cuando deja de nevar.

Los encargados del seguimiento del animal sostienen que «Villarina» está siguiendo un comportamiento similar al de los grupos familiares en esta época del año. Es decir, se refugia cuando nieva y cuando mejoran las condiciones meteorológicas se mueve por la zona y come algo. La ingesta de alimento por parte de la osa ha sido aceptable durante las últimas semanas, según las mismas fuentes, lo que ha permitido comprobar que su peso es el adecuado de cara al invierno. El animal sigue siendo controlado por radiomarcaje y ha sido avistado en varias ocasiones.

Los expertos que trabajan en el seguimiento de «Villarina» consideran que la actitud del animal corresponde a los síntomas del letargo. Roberto Hartasánchez, presidente del Fondo Asturiano para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), indica que lo normal ante las primeras nevadas es que los osos busquen refugio y vayan disminuyendo su actividad paulatinamente. «Es lógico que el animal esté refugiado, pues el tiempo no está para alegrías. No obstante, hay que tener en cuenta que la hibernación de los osos es algo inestable, no responde a un calendario fijo».

El presidente del FAPAS, entidad que colabora con la Fundación Oso Pardo, el CSIC y la guardería del Principado en el seguimiento del animal, comenta que «en estas latitudes los osos hibernan menos», por lo que no hay que alarmarse si «Villarina» sigue moviéndose por la zona. «Aunque diciembre y enero suelen ser meses de baja actividad en los osos, hemos visto ejemplares moverse fuera de la osera, por lo que tampoco es vital que "Villarina" hiberne», explicó.

Los expertos señalan que la época clave para la supervivencia de la osezna no será el invierno, sino la primavera. Hartasánchez aclara que el invierno no es un momento crítico para los osos, ya que tienen reservas de comida, capacidad de resistencia y poco movimiento. «Lo difícil viene al salir de la osera, cuando necesitan comida», añade.

Fuente: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008120400_41_703316__Occidente-escasa-movilidad-Villarina-sintoma-letargo-segun-expertos
Fecha: 04.12.08

No hay comentarios: