jueves, 11 de diciembre de 2008

León planea expropiar parcelas cerca de Asturias para proteger a los osos

Fapas denuncia que desde los cotos de la provincia vecina «se expolia» fauna asturiana

La protección del oso y el urogallo genera en Asturias tanto consenso como batalla en León. El Gobierno de la comunidad vecina, dirigido por el PP, prepara un proyecto para preservar ambas especies que tiene de uñas al PSOE y a los alcaldes del tercio Norte leonés. El motivo es que el plan contempla la restricción de la actividad e incluso la expropiación de parcelas dentro de unas zonas de seguridad que, en algunos concejos, ocupan la mitad del territorio.

El endurecimiento de las leyes leonesas es una medida largamente demandada desde Asturias y que volvió a ponerse de manifiesto a finales de noviembre, tras la mayor redada contra el furtivismo. La Guardia Civil destapó entonces una red de cazadores ilegales que ostentaban el control de al menos un coto de caza en la frontera con el Principado.

Guardas y ecologistas asturianos llevan años denunciando que en León basta con tener dinero para conseguir en una subasta la gestión de los cercados de caza. Además, los nuevos dueños reciben del Gobierno precintos y documentos que acreditan la legalidad de los animales abatidos.

«Eso es como poner al zorro a vigilar las gallinas», denuncia un guardia asturiano, que señala que los cazadores tienen así la potestad de colocar el mismo precinto a piezas capturadas incluso fuera del cercado. «Otro de los fraudes consiste en utilizar un sólo permiso en varios animales», abunda. La situación contrasta con el Principado, donde las guarderías conceden cada uno de los precintos una vez comprueban la procedencia de las piezas.

La permisividad leonesa movió hace unos días al Fondo para la protección de los animales salvajes (Fapas) a firmar un comunicado en el que asegura que la gestión de los cotos de Castilla y León que hacen frontera con Asturias se ha convertido en una fuente de expolio de los recursos asturianos.

Fapas lamenta que, mientras que la práctica totalidad de los terrenos del Principado en zonas altas de la Cordillera Cantábrica están protegidos formando parte de reservas regionales y parques naturales, la vertiente leonesa sigue sujeta a una gestión que la comunidad pone en manos de cazadores particulares.

Los ecologistas han comprobado que en las subastas de cotos que lindan con espacios protegidos asturianos, y donde el desembolso lógico sería de 30.000 euros, aparecen interesados dispuestos a llegar hasta los 90.000 euros.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com/oviedo/20081209/asturias/leon-planea-expropiar-parcelas-20081209.html
Fecha: 09.12.08

No hay comentarios: