jueves, 18 de diciembre de 2008

Una extraña enfermedad amenaza a los autillos de Madrid

Una extraña enfermedad afecta en la capital a los ejemplares de autillo, una de las ocho especies de rapaces nocturnas con presencia en la región. El centro de recuperación de fauna Brinzal apunta a la alimentación de estas aves y a los productos fitosanitarios utilizados en los parques como posibles causas.

El aflautado canto de esta especie protegida es cada vez más difícil de oír en la ciudad de Madrid. Al descenso del número de parejas que venía detectando Brinzal, se sumó la aparición de una enfermedad desconocida en otros lugares hasta la fecha. En 1996 ingresaron en el centro de recuperación especializado en rapaces nocturnas los primeros ejemplares afectados y desde entonces ya han atendido a 134. Muchos fallecieron, aunque en la actualidad los que llegan a Brinzal se recuperan con éxito.

La enfermedad afecta sobre todo a los individuos jóvenes y sus síntomas son la aparición de placas blanquecinas en la boca y el aparato digestivo, y alteraciones en la piel que rodea pico. Estos problemas causan que no puedan ingerir alimentos. Así, los que tienen suerte de ser encontrados y llevados al centro de recuperación de rapaces suelen presentar delgadez extrema, deshidratación y decaimiento.

Los efectos de esta enfermedad en la población de estos pequeños búhos ya se notaba en el año 2000, cuando un estudio elaborado por Brinzal reveló que la tasa de reproducción de las parejas que elegían la capital era de 0,2 ejemplares, mientras que en el resto de la región alcanzaba el 3,3.

Investigación de las causas

Desde hace años Brinzal está investigando la causas de esta enfermedad con las dificultades económicas que tienen las organizaciones sin ánimo de lucro, por lo que va más lenta de lo que les gustaría, según afirma la coordinadora, Patricia Oreja. Hasta ahora han podido descartar que se trate de una infección bacteriana, fúngica o vírica, y de una intoxicación por plomo.

Las últimas investigaciones demuestra la presencia de larvas de un parásito en la mayoría de las aves afectadas. Sin embargo, esta infección es poco común en las rapaces nocturnas de la zona y no suele causarles lesiones graves. Por ello, Brinzal estudia la alimentación de los autillos tanto en Madrid capital como en otros municipios para comprobar si los parásitos proceden de los insectos de los que se alimentan en la capital.

La otra causa que investigan es la influencia de tóxicos ambientales, como podrían ser los productos fitosanitarios utilizados en las zonas verdes, en una bajada de las defensas, lo que provocaría que el parásito, que normalmente no causa lesiones graves, tuviese en estos casos mayor poder patógeno.

La Consejería de Medio Ambiente, administración competente en fauna salvaje, se interesó por la situación de los autillos que viven en la capital a raíz de la elaboración de esta información, ya que antes la organización sin ánimo de lucro "no había comunicado esta situación de forma oficial". Un portavoz recordó, además, que todos los años otorgan subvenciones a Brinzal.

Fuente: http://www.madridiario.es/2008/Diciembre/madrid/madrid/116037/extrana-enfermedad-amenaza-autillos-capital.html
Fecha: 18.12.08

No hay comentarios: