domingo, 6 de abril de 2008

El rastro en España de la matanza de focas canadiense


Por MARGARITA LÁZARO

Aunque sea mínima, la importación de foca existe en España. Nuestro país comercializa sobre todo aceites de foca y pieles de estos animales. Productos sustituibles como también lo es su caza. Los pescadores canadienses sólo obtienen de ella el 1% de sus ganancias anuales. La temporada 2008 ha comenzado hace sólo 3 días, el 28 de marzo, y le costará la vida a 275.000 focas arpa, de las cuales 4.950 estarán destinadas a los cazadores indígenas.

Por muy escandalosas que sean, no dejan de ser imágenes que vemos en televisión y que por ser tan lejanas en el espacio, parece que no nos afectan. La realidad es diferente. España es uno de los países europeos que importa y comercializa productos derivados de la foca. Lo hace en una proporción mínima, pero según explica Matilde Figueroa, portavoz de la Fundación Altarriba, "también innecesaria". Los productos que se consumen en España "son aceites y cápsulas de omega 3, que se podrían sustituir perfectamente por productos de origen vegetal, y pieles de lujo". Aquí no se produce el consumo de carne ni de penes de foca. Estos últimos con grandes propiedades afrodisiacas, según los asiáticos.

Gucci, Versace y Prada son los diseñadores más conocidos que comercializan productos con piel de foca en nuestro país. Antes también lo hacía Dolce & Gabbana, pero en abril de 2007 renunció a su uso. Otra casa que también lo hizo fue la gallega Viso que utilizaba el aceite de foca en algunos productos para la limpieza de piel y que retiró por la presión de las asociaciones y de los propios compradores. Lo que sí continúa es la venta de aceites y cápsulas de omega 3 y omega 6 hechas con grasa de foca, los más famosos de la casa Anroch Fharma. Se utilizan para el tratamiento contra el colesterol y la hipertensión, pero según la bióloga Nuria Querol, "no es necesario porque hay muchos productos de origen vegetal con estas mismas características". Desde la soja hasta el aceite de lino.

La actitud de la Unión Europea

Pero la realidad en España va mucho más allá. Nuestro país no se moja y no se arriesga a condenar estas cacerías. Y esto es, según la Fundación Altarriba, porque "en cuanto España rechace estas matanzas se le va a echar la sociedad internacional encima porque sacarán a la palestra el tema de las corridas de toros". De ahí que según Figueroa, "el Gobierno canadiense esté tranquilo porque cuando se produzca una votación en la Unión Europea —todavía sin fecha—, España apoyará la exportación y arrastrará consigo a más países".

La UE, que aprobó en 2006 una resolución histórica que solicitaba la prohibición de productos de foca, está ahora valorando los aspectos humanitarios de esta cacería, y sus conclusiones podrían tener como consecuencia una prohibición conjunta. Mientras no se produce el acuerdo, el Consejo de Europa, también en 2006, aprobó un llamamiento a los 46 países miembros (entre ellos, a España), para que promovieran en sus territorios la prohibición del comercio de productos de foca.

De momento algunos ya se han unido a esta iniciativa. En Holanda, Austria, Bélgica, Croacia e Italia se hizo en 2006. Mientras, en Reino Unido, Alemania y Francia el proceso ya está en marcha. Tampoco se permite la importación en México, Panamá y Groenlandia desde 2006; en Sudáfrica, desde 1990; y en Estados Unidos. El gran movimiento de protesta que surgió en este país en los años 60 cristalizó en 1972 con la prohibición de la importación de productos derivados de focas. En julio de 2007, el país norteamericano aprobó, por unanimidad, una resolución de condena contra Canadá, y pidió que se pusiese fin a las matanzas.

¿Qué podemos hacer?

Aparte de no comprar los pocos productos que se venden hechos con focas, tanto la Fundación Altarriba como AnimaNaturalis abogan por " no comprar marisco procedente de Canadá para boicotear la caza anual de estos mamíferos desde nuestro país". Y especialmente, el bogavante. El 80% de esta variedad de marisco vendida en España procede del país americano, por eso las asociaciones de defensa de los animales reclaman a los españoles que no compren productos de este origen.

¿Por qué boicotear el marisco? Entre un 95% y un 99% de las ganancias anuales de los pescadores canadienses procede de la venta de pescado y marisco. Como explica Francisco Vázquez, director de AnimaNaturalis, "esta actividad no da beneficios ni a los que lo hacen ni a los que venden productos derivados de la foca". De hecho, según declaró el año pasado el cazador de focas Desmond Adams al periódico canadiense thestar.com, esta actividad es pura diversión: "todos salimos a cazar focas porque nos encanta, más que por dinero [...] Si el Gobierno lo prohibiese, lo dejaríamos de hacer".

La presión sobre el marisco podría generar importantes pérdidas económicas como ya está ocurriendo. Según explica Matilde Figueroa, en la última campaña — cuando se puso en marcha la campaña promovida por el compendio de ONGs Protect Seals Network— "Canadá sólo vendió un 44% de su producción a EEUU, cuando normalmente exportaba un 75%".

Lo que esperan las organizaciones es que ante esta pérdida, Canadá elija y elimine la caza de focas que genera muchos menos beneficios. Los cálculos más optimistas estiman en 16 millones de dólares la ganancia de la matanza de focas, mientras que la exportación de marisco a EEUU — cuando compraba un 75% de los productos canadienses— reporta uno beneficios de 3.300.000 millones de dólares.

La matanza anual de focas, que esta temporada acabará con 275.000 mamíferos, es una actividad subvencionada por el Gobierno. Dada las pocas ganancias que da Vázquez defiende que "el Ejecutivo canadiense destine este dinero a que se realicen visitas turísticas a la zona" porque además "daría más beneficios". Cuando el Gobierno de Canadá prohibió la caza de ballenas, la gente descubrió que llevar turistas a que las vieran dejaba mayores beneficios.

Fuente: www.soitu.es
Fecha: 01.04.08

1.500 personas se manifiestan contra las corridas de toros en Sevilla


En respuesta a la convocatoria del Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal (CACMA) y de Los Verdes de Andalucía, unas 1.500 personas procedentes de todas las provincias andaluzas, de otras comunidades españolas y de algunos países de la Unión Europea (Holanda y el Reino Unido) se han reunido en la tarde de ayer en Sevilla para protestar contra las corridas de toros.

En opinión de los convocantes, ayer en Sevilla “se ha escrito una página en la historia de la lucha por la abolición de las corridas de toros”, consideradas un espectáculo cruento e inhumano, y esperan que cada año serán más las personas concienciadas de la tortura que supone este espectáculo, apoyado y promocionado con dinero procedentes de los impuestos que pagan todos los españoles.

La manifestación ha empezado a las 16:00h. frente al Palacio de San Telmo, y ha llegado hasta la puerta de la Plaza de la Maestranza, terminando a las 18:00h. tras guardar un minuto de silencio por el “crimen que iba a tener lugar en ese recinto minutos más tarde” y la proclama de los convocantes, reivindicando para Andalucía y Sevilla una imagen diferente, basada en el Patrimonio histórico-artístico y en las tradiciones seculares de esta cultura, en las que la tortura de animales no debe tener ninguna cabida.

En el transcurso de la manifestación no se registraron incidentes, en parte debido al eficaz trabajo de la seguridad interna de los convocantes y a la labor realizada por los efectivos de la Policía Nacional, que en todo momento velaron por que manifestantes y aficionados a los toros no dieran lugar a enfrentamientos. Dicha labor fue reconocida por ambas partes, pues el comisario de la Policía Nacional felicitó a la organización por el buen comportamiento, y los convocantes agradecieron a las fuerzas de seguridad del estado la labor de intermediación y hasta de protección que en algún momento tuvieron que ejercer, para evitar que algún aficionado taurino exaltado se acercara a agredir a los manifestantes,.

Fecha: 06.04.08

Las mascotas de Benedicto XVI

Por: Bárbara Mastella
Fuente: Noticieros Televisa


Ya viven en El Vaticano los dos gatos del Papa Benedicto XVI; allegados al Pontífice aseguran que el jerárca católico les habla en dialecto bavarés

CIUDAD DEL VATICANO, Roma, mayo 25, 2005.- La delegada del ayuntamiento romano para los derechos de los animales, dijo que tras instancia suya y de muchos otros animalistas, el Papa Benedicto XVI ha llevado ya sus dos gatos al Vaticano.

Hasta su elección el 19 de abril, el entonces cardenal Joseph Ratzinger compartía con dos gatos un apartamento en la plaza de la Citta' Leonina, a 200 metros de San Pedro.

Aunque no existe una regla escrita, con pocas excepciones como la de Pablo VI, que tenía unos canarios y Juan Pablo II que tenía dos palomitas blancas, no hay antecedentes de Pontífices que hayan compartido el Palacio Apostólico con animales domésticos. El Papa es, sin embargo, un monarca absoluto, donde su voluntad es obedecida ciegamente y pudo cambiar esta regla, como subrayó la doctora Mónica Cirinna', que le habia escrito una carta pidiéndole que no abandonara sus gatos. “En la carta le pedí al Pontífice que ejerciera su poder para llevar los gatos al apartamento papal y me parece que todo se resolvió de la mejor manera, espero que El Vaticano dé pronto la noticia oficial”, relató la doctora Cirinna’. La doctora Cirinna' aseguró que según voces informales los gatos ya se encuentran en el Vaticano.

“El cardenal Vertoni, en la revista Familia cristiana, habló de estos gatos, del hecho de que el Papa les habla en dialecto bavarés. Muchos otros datos confirman este amor de Benedito XVI por los animales”, asegura Cirinna’


Noticia de: http://www.esmas.com/noticierostelevisa/investigaciones/448624.html

El cambio climático amenaza ahora al koala australiano, según científicos australianos



Los koalas australianos podrían convertirse en una víctima del cambio climático, según una nueva investigación publicada el sábado. Científicos australianos dijeron que las hojas de eucalipto, la dieta principal de los koalas y otros animales, podría convertirse en no comestible por el cambio climático.

"Lo que estamos viendo, esencialmente, es que la dieta básica de estos animales se está transformando en cuero", dijo el profesor de ciencias de la Universidad Nacional Australiana Bill Foley, citado en el Weekend Australian. "La vida se tornará extremadamente difícil para estos animales", añadió.

El aumento del dióxido de carbono reduce el nitrógeno y otros nutrientes en las hojas de eucalipto e incrementa el tanino, una toxina natural, según los hallazgos de experimentos sobre el efecto invernadero del investigador Ivan Lawler, de la Universidad James Cook.

Esto reduce bruscamente los niveles de proteínas en las hojas, lo que hace que los koalas y otros animales deban alimentarse con más hojas de eucalipto con bajos nutrientes para sobrevivir."La cadena alimenticia para estos animales está finamente equilibrada y un pequeño cambio puede tener serias consecuencias", dijo el doctor Lawler, citado por el periódico.

Los koalas y otros animales similares más grandes dependen exclusivamente de las hojas de eucalipto como alimento. Otros marsupiales, incluidas las zarigüeyas y algunas especies de ualabíes, se alimentan sobre todo de hojas, al igual que muchas especies de insectos.

Fecha: 05.04.08

La esperanza del lince ibérico

Por CLEMENTE ÁLVAREZ

MADRID.- 'Brisa' y 'Brezo' nacieron en 2005 y sus padres son 'Garfío' y 'Saliega'. Está última dio a luz hace unos días la que es su octava cría. Y puede convertirse en abuela, si sale adelante el gato en fase crítica de 'Brisa', que copuló con 'Arcex'. Este parece el guión de un culebrón, pero de su desenlace puede depender el futuro del lince ibérico.

Como ocurre por cuarto año consecutivo, en este mes de marzo han comenzado los alumbramientos en el Programa de Conservación Ex-situ (PCE) de este felino ibérico del que se cree que quedan menos de 200 ejemplares en el planeta.

Tras unos primeros intentos de cría experimental entre 1992 y 2003 con muy poco éxito, este programa de Conservación Ex-situ, coordinado por la investigadora Astrid Vargas, comenzó su andadura en diciembre de 2003 desde el centro de El Acebuche (en Doñana) con cuatro hembras y un único macho. Hoy, sin contar todavía los nuevos nacimientos del año, ya son 37 los linces (16 machos y 21 hembras) que integran esta particular comunidad con la que se quiere garantizar la supervivencia genética de la especie. Y de estos, once corresponden a animales nacidos en cautividad desde 2005 (otros ocho nacieron sin vida o murieron a los pocos días). Todos repartidos ahora en tres centros, El Acebuche, La Olivilla (Jaén) y el Zoo de Jérez (Cádiz).

El programa comenzó con cuatro hembras y un macho, hoy ya son 37 los linces de esta particular comunidad con la que se quiere garantizar la supervivencia genética de la especie.

Si bien puede sorprender el que cada uno de estos gatos de pelaje moteado tenga su nombre, lo cierto es que esto resulta imprescindible para llevar el control preciso de los individuos cuando se trabaja con especies tan amenazadas. La elección de cada apelativo ha seguido diferentes criterios, pero desde 2004 los científicos del PCE adoptaron un curioso sistema: Los nombres de los animales que se incorporan nuevos cada año deben comenzar por la misma letra del abecedario. De esta forma, pueden saber la edad de cada uno a partir de su nombre. 'Brisa' y 'Brezo' fueron los dos linces ibéricos nacidos por primera vez en cautividad en marzo de 2005. Se había conseguido con otras especies, pero nunca con los ibéricos. Después se fueron uniendo 'Castañuela', 'Camarina', 'Cynara', en 2006, y 'Domo, 'Drago', 'Duna', 'Dama', 'Dalai' y 'Dátil', en 2007. Ahora, para los que acaban de nacer, habrá que buscar nombres que empiecen con la 'E'.

Según Vargas, aunque lo ideal sería mantener en esta población cautiva el 90% de la variabilidad genética de estos animales durante un periodo de cien años, en el caso del lince ibérico esto resulta ya inalcanzable. El objetivo es conservar un 85% de la variabilidad actual durante 30 años. Con un porcentaje menor, una población en cautividad se considera ya "peligrosamente endogámica".

Para conseguirlo estos objetivos genéticos, los científicos estiman necesario reunir un grupo de 60 linces reproductores (30 hembras y 30 machos). Para la investigadora vargas, una vez alcanzado este número, podría comenzar la fase de reintroducción. las proyecciones realizadas calculan que la suelta de ejemplares de nuevo a la naturaleza podría comenzar a partir del año 2010. A partir de 2011, cada año se podrían contar con una media de 12 linces para programas de reintroducción.

Resulta esencial para evitar el empobrecimiento genético de esta comunidad el emparejamiento de animales originarios de los dos poblaciones más importantes que quedan en la Península, y en el mundo: Doñana y Sierra Morena. El cruce entre 'Jub' y 'Esperanza' hizo posible el nacimiento en 2006 de 'Cynara', que representó la unión de estos grupos poblaciones tras más de seis décadas de aislamiento.

Sin embargo, emparejar a los linces en función de sus genes no resulta tan sencillo, pues los animales también deben ser compatibles desde un punto de vista etológico. Es decir, tienen sus preferencias. Es el caso de 'Jub', que muestra predilección por 'Saliega', la madre número uno del programa. Así se ha quedado patente por los fuertes maullidos de este macho esta temporada al ser separados tras 62 cópulas para pasar a otro campeo con 'Esperanza'.

Cada nuevo nacimiento es una buena noticia para esta especie. Sin embargo, también son muchas las voces que reclaman que no se deje de lado la protección de los ejemplares que viven en libertad y la conservación de su hábitat natural. Otra pregunta es: ¿Serán capaces de adaptarse a la libertad?

Fuente: www.soitu.es
Fecha: 26.03.08
http://www.soitu.es/soitu/2008/03/25/medioambiente/1206472581_252123.html

El regreso del rinoceronte africano


Por PABLO FRANCESCUTTI


MADRID.- Los amantes de la naturaleza se quejan siempre de que los medios únicamente publican noticias calamitosas. La verdad, la realidad no da para muchas alegrías. Pero, de vez en cuando aparece una perla informativa como la siguiente: el éxito de la política de conservación del rinoceronte africano ha permitido que, en el transcurso de una década, las poblaciones de este icono de la vida salvaje en este continente hayan aumentado en un 65%.

Informa la prensa surafricana que los rinocerontes negros han pasado de 2.600 a 4.000 ejemplares en los últimos diez años. Los blancos, por su parte, han subido de 8.400 cabezas a unas 14.500. Con todo, se trata de cifras muy alejadas del millón de animales existentes al inicio de la colonización del continente por el hombre blanco.

Antaño, las manadas de rinocerontes negros superaban en cantidad a la de sus primos blancos (en rigor, de color grisáceo). Su actual inferioridad numérica es la consecuencia de una cacería implacable; sólo en el periodo que va desde 1950 a principios de los años noventa, los cazadores abatieron unos 62.000 ejemplares. Sus cuernos son muy valorados por la medicina tradicional china para curar fiebres y recuperar a los comatosos; y por los fabricantes de dagas ceremoniales de Medio Oriente. Pese a la prohibición del tráfico de cuernos, el furtivismo persiste, aunque ha dejado de representar una amenaza mortal para estos animales, actualmente en plena recuperación.
¿Demasiado bonito para ser verdad? Pues sí, alguna pega tenía que haber: dos subespecies de la familia del mamífero cornudo se han extinguido. Una es el rinoceronte blanco norteño, del cual quedaban 25 ejemplares en un parque nacional de la República Democrática del Congo; hace dos años apenas sobrevivían cuatro animales, muy por debajo del mínimo que necesita una población viable. La otra víctima ha sido el rinoceronte negro occidental: desde hace dos años, ninguna de las pesquisas realizadas ha podido encontrar el rastro de la última población conocida, localizada en Camerún.

Comunidades locales

En fin, consolémonos pensando en los que se han salvado y saquemos enseñanza del espectacular éxito obtenido con las demás subespecies. Aquí el mérito le corresponde al Programa Rinoceronte Africano, lanzado en 1997 en Sudáfrica, Namibia, Kenya y Zimbabwe con financiación de la organización conservacionista WWF. La iniciativa supuso un cambio drástico respecto del enfoque seguido en los años setenta y ochenta, que consistía básicamente en mantener a raya a los furtivos, a los tiros si era necesario. Pero la continua reducción del tamaño de las manadas llevó a la conclusión de que no bastaba con una estrategia defensiva. Taye Teferi, director de conservación del WWF en África oriental, lo explicó con una metáfora futbolística: "Puedes tener los mejores defensas, pero a menos que pases al ataque, nunca marcarás goles".

Como ha ocurrido con otras experiencias conservacionistas, ayudar a las comunidades locales a que se beneficien del cuidado de la naturaleza resulta fundamental. En concreto, se han entregado rinocerontes a algunas de ellas para que los cuiden a cambio del derecho a explotarlos como reclamo ecoturístico. Otra medida eficaz pasa por extender el territorio donde se encuentran confinados, pues se ha visto que donde hay poco espacio, las hembras tienen pocas crías. Por eso, en la próxima década se intentará incorporar al programa a los gobiernos y comunidades de Botswana, Malawi, Mozambique, Tanzania y Zambia.

En resumidas cuentas: una prueba más de que cuando hay voluntad política, recursos y medidas apropiadas, se logran avances impresionantes en protección del medio ambiente.

Fuente: www.soitu.es
Fecha: 28.03.08

El inesperado linaje del oso cantábrico

Por CLEMENTE ÁLVAREZ


MADRID.- Hasta ahora se pensaba que los osos pardos de la Cordillera Cantábrica eran muy diferentes de los del resto de Europa por haber quedado aislados en tiempos muy remotos. Se creía que podían tener un linaje único y esto era utilizado como argumento para no introducir osos foráneos en estas montañas. Sin embargo, un estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS) concluye todo lo contrario. ¿Es el momento de fortalecer las poblaciones cantábricas con osos de fuera?

"Otros estudios en base a la genética de los osos actuales afirmaban que las poblaciones cantábricas habían quedado aisladas desde la última glaciación y por eso eran muy distintas", detalla la investigadora Cristina Valdiosera, del equipo de paleontología molecular del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, dirigido por Juan Luis Arsuaga. "Lo que hemos hecho nosotros es recomponer su historia evolutiva a través de los datos del pasado, de los fósiles de los yacimientos antiguos del norte del país".

La conclusión del trabajo es que los osos pardos cantábricos, más pequeños que otras variedades del mundo, están aislados, pero no por factores ambientales, sino humanos, y desde una época mucho más reciente de lo que se pensaba. Como explica Valdiosera, este equipo de paleontólogos ha analizado muestras fósiles que cubren un rango aproximado de 80.000 años hasta la actualidad y se han encontrado con algunos resultados sorprendentes. Es el caso de un oso del yacimiento de Arlanpe, en el País Vasco, con marcas genéticas originarias de Rusia.

¿Qué importancia tiene esto? Hasta ahora, muchos investigadores consideraban que el oso pardo cantábrico conservaba un linaje puro, que le diferenciaba del resto de poblaciones europeas, y que había que preservar evitando que se mezclara con otros plantígrados europeos. Se ha llegado a defender incluso que estos osos cantábricos formaban una subespecie distinta. Y esto mismo era utilizado como argumento para no introducir osos foráneos en estas montañas del norte del país.

"El linaje ibérico nunca ha existido", asegura de forma categórica la investigadora española, que explica que sus resultados genéticos sugieren que los osos cantábricos quedaron en verdad aislados del resto hace sólo unos mil años, lo que es muy poco en términos evolutivos.
Esta conclusión replantea algunas cuestiones en el manejo y conservación de estas poblaciones cantábricas. Lo cierto es que, como incide Valdiosera, los niveles de endogamia y emprobrecimiento genético detectados en estos osos representan una grave amenaza para su supervivencia. La forma de incrementar su diversidad genética pasa por introducir plantígrados procedentes de otros puntos de Europa.

Si como afirma el estudio publicado ahora en PNAS, los osos cantábricos no tienen un linaje diferentes que pueda perderse, esto abriría la puerta a estas reintroducciones, tal y como se ha hecho ya en Pirineros con ejemplares de Eslovenia. Claro que, esta no deja de ser una medida a veces muy contestada.


Fuente: www.soitu.es
Fecha: 26.03.08
http://www.soitu.es/soitu/2008/03/17/medioambiente/1205767441_013725.html