jueves, 1 de mayo de 2008

¿Problemas cardíacos? ¡Ponga un gato en su casa!

Tener un gato como mascota puede reducir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

De acuerdo a una reciente investigación, estas mascotas no sólo brindan afecto, compañía y diversión a quienes conviven con ellas: un gato en el hogar ayuda a proteger el corazón de su dueño y a reducir en casi un tercio el riesgo de que sufra un ataque cardiaco, en comparación con quienes no tienen felinos.

El sorprendente hallazgo proviene de un estudio de diez años con más de 4.300 estadounidenses, que sugiere que el alivio del estrés que brindan los animales de compañía es cardiosaludable, es decir, que tiene un efecto protector sobre el sistema circulatorio.

El estudio, presentado en Nueva Orleans durante la Conferencia Internacional de Derrames Cerebrales de la Asociación Norteamericana de Accidentes Cerebro-vasculares, se ha basado en el análisis de la segunda Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Estados Unidos, efectuada entre 1976 y 1980.

De acuerdo a los investigadores, 2.435 participantes de esta encuesta tenían un gato o lo habían tenido, mientras que los 2.000 restantes no convivieron con este tipo de mascotas.

Al analizar los índices de muerte por todas las causas, entre ellas las cardiacas y cerebrovasculares, se descubrió una reducción del 30 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco, en los dueños de gatos " en comparación con la gente que no tenía felinos". La magnitud de este efecto "fue algo sorprendente", según fuentes de la investigación.

Si bien los científicos no han encontrado el mismo efecto cardiosaludable en el "mejor amigo del hombre", aunque posiblemente ello obedezca a que no habían suficientes dueños de perros en el estudio para sacar conclusiones sólidas.

Un "miau" contra la ansiedad y los nervios

"El estrés y la ansiedad se relacionan con los eventos cardiovasculares, y las mascotas benefician el alivio de esos factores incitantes", según el autor principal del estudio, el Dr. Adnan Qureshi, del Instituto del Accidente Cerebro-Vascular de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos.

La magnitud del efecto protector hace aconsejable percibir a las mascotas como una intervención médica de bajo costo y riesgo que puede salvar o extender vidas, según Qureshi.

Curiosamente, los gatos parecen aliviar el estrés en los humanos, pero estos animales, a su vez, pueden ser víctimas de la tensión nerviosa.

De acuerdo a un estudio de expertos en animales de la Escuela de Estudios Veterinarios, de la Universidad de Edimburgo, en el Reino Unido, los gatos pueden sufrir de dolencias relacionadas con el estrés al igual que las personas.

La rivalidad con otro gato es la principal causa de ansiedad felina, seguida a corta distancia por el cambio de casa o la llegada de un nuevo miembro a la familia del dueño.

Los expertos británicos formaron un grupo de 55 gatos, 31 de los cuales tenían problemas de vejiga y el resto se hallaban completamente sanos, todos dentro de la misma casa, y los compararon con otros 125 gatos.

En general, los gatos enfermos padecieron más estrés debido a presencia de los otros gatos en la casa.

Según la doctora Danielle Gun-Moore, experta en medicina felina de la Universidad de Edimburgo, “los felinos con enfermedades en las partes bajas del tracto urinario suelen ser un motivo de frustración para los veterinarios y para sus dueños, ya que la mayoría de los casos no tienen una causa aparente”. En estas dolencias puede influir el estrés, según la experta.
Por: Daniel Galilea

Gran Canaria: inusual mortaldad de delfines

Algo raro pasa. La muerte y varamiento de siete delfines, todos de la misma especie, en el sur de Gran Canaria ha despertado el interés de los científicos por lo que consideran un hecho «inusual». La ULPGC ha iniciado ya el análisis de los cuerpos de cinco de los siete animales.

Al menos seis delfines de dientes rugosos (Steno bredanensis) han aparecido muertos en el sur de Gran Canaria en lo que la comunidad científica considera como un hecho «inusual», tal y como aseguró ayer el catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y responsable de la Unidad de Investigación de Cetáceos, Antonio Fernández. A los seis cetáceos podría sumarse otro que se perdió en el mar con lo que la cifra podría elevarse a siete.

«No es frecuente», explicó ayer Fernández mientras él y su equipo practicaban la necropsia de los tres últimos animales que el Cabildo de Gran Canaria llevó a la sala de necropsias de la facultad de Veterinaria.

Los cetáceos presentaban un avanzado estado de descomposición ya que se calcula que llevaban muertos en el mar unos diez días. Eso va a dificultar la investigación sobre la muerte de los animales ya que cuanto menos horas pasan desde la muerte hasta la necropsia mejores análisis pueden realizarse. «Será complicado llegar a un diagnóstico definitivo», expuso ayer Fernández.

Las causas de las muertes están por tanto muy abiertas todavía. Al cierre de esta edición, los veterinarios estaban acabando la necropsia de los tres cetáceos. Lo que se ha podido comprobar hasta el momento es que todos los animales tenían contenido alimenticio en sus estómagos. Esta es una prueba fundamental ya que significa que los animales comían con normalidad, lo que en principio puede indicar que estaban sanos en el momento de la muerte.

Así las cosas, lo que hay que buscar es una causa común que pueda explicar la muerte de varios delfines, probablemente miembros de una misma familia. Casi descartadas las enfermedades infecciosas por el aparente buen estado de los animales -no estaban famélicos-, dos opciones se perfilan como posibles causas del fallecimiento: por un lado, la influencia de algún producto o agente tóxico en el mar que haya afectado a estos delfines; y por otro, alguna interacción con pesca.

Respecto a la posibilidad de que los animales pudieran sufrir un síndrome de embolia gaseosa/grasa producido por maniobras militares, está prácticamente descartado ya que los delfines de dientes rugosos no son animales de profundidad como los zifios.

"Algo ha pasado y no es normal"

El responsable del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, Pascual Calabuig, aseguró ayer que «algo ha pasado y no ha sido normal».

Según explicó, el martes se localizaron tres delfines de dientes rugosos en la zona de Arguineguín, que pudieron ser recuperados gracias a la actuación de la Guardia Civil. Ayer, por su lado, se localizaron otros dos: uno estaba en Puerto Rico y fue remolcado por Salvamar hasta Arguineguín; el otro fue localizado en la zona de Anfi Tauro. A esta lista hay que sumar otro que no pudo ser recuperado y que se tragó el mar y un séptimo que fue localizado el pasado fin de semana. El delfín de dientes rugosos o de hocico estrecho suele medir dos metros y medio de largo y pesar unos 160 kilos, al menos en el caso de los machos.

37 cetáceos muertos en lo que va de año

El número de cetáceos muertos en las costas canarias asciende ya a 37 este año, tras el hallazgo de los cadáveres de siete delfines aparecidos a pocas millas del sur de Gran Canaria, anunció ayer el Gobierno Autónomo.

El anuncio fue hecho por el director general del Medio Natural del Gobierno canario, Francisco Martín, al visitar ayer en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria a científicos que analizan dichos cuerpos, según destaca el Ejecutivo en un comunicado. En él se señala que esos 37 cadáveres se suman a otros 87 hallados entre 2006 y 2007, la mayoría fallecidos por causas naturales, informa Efe.

http://www.canarias7.es/articulo.cfm?Id=94285
Fecha: 01.05.08

La crueldad humana es la responsable de la muerte de mamíferos y tortugas en los mares griegos

Un grupo de científicos marinos asegura que las recientes muerte de delfines, focas y tortugas en los mares griegos se debe al maltrato intencional de los seres humanos, y advirtió del riesgo de que el Mediterráneo se convierta en un 'gran hervidero' con muchos peces muertos.

'Se trata de un genocidio, de una manía de destrucción. En vez de afrontar una epidemia de una enfermedad, tenemos una epidemia de seres humanos crueles', dijo consternado a Efe el director del Instituto de Investigación Marina y Medioambiente del Egeo 'Archipiélago', Teodoros Tsimpidis. Tsimpidis, junto a científicos marinos de universidades griegas y extranjeras, lleva casi tres meses explorando las costas de los mares griegos, una extensión de unas 30.000 millas marinas, para hacer un balance de los casos de mamíferos marinos muertos.

Además, evalúan la contaminación que ocasionan los vertidos de las industrias, la agricultura y los basureros al mar. Lo hacen con la ayuda de las capitanías de las cientos de islas repartidas por el mar Jónico (occidente) y el mar Egeo (este) y 'la importante contribución de una red de voluntarios que se han comenzado a organizar para adquirir experiencia y ayudarnos'. 'Hemos localizado ya, en estos pocos meses, más de 45 mamíferos marinos muertos, el 70 por ciento por la obra intencional del ser humano', declaró Tsimpidis. 'En el mar Jónico había 400 especies de delfines que han ido disminuyendo, incluyendo la especie común 'Delphinus delphi', que aparece en los frescos de las ruinas de la isla de Santorini, mencionados en los relatos del filósofo Aristóteles', relató el científico.

Tsimpidis atribuyó el fenómeno 'a la creciente contaminación de los mares que destruye paulatinamente el ecosistema y aumenta la competición entre las especies'. Pero además, 'los pescadores ven a los cetáceos como una amenaza para la pesca debido a que algunos de ellos les rompen las redes', declaró Tsimpidis. Es 'inaudito que la Unión Europea (UE) no pague compensaciones a los pescadores cuando por otro lado impulsa la protección del Mediterráneo', añadió.

'Si la situación continúa, se avecina una catástrofe ecológica debido a que los delfines constituyen la cumbre de la pirámide alimenticia que limpia las aguas de los organismos muertos. Si desaparecen, el mar será como un hervidero con gran parte de peces muertos', explicó Tsimpidis. También responsabilizó a las explosiones que se efectúan para obras en el mar y el uso de sonares en maniobras militares, que desorientan o matan a los cetáceos y tortugas. 'Archipiélago' está colaborando con otras organizaciones de puertos europeos mediterráneos en un proyecto llamado 'Cadena Europea Náutica', para, entre otras cosas, intercambiar conocimientos sobre la protección del ecosistema marino. Una delegación del ayuntamiento de Marbella (España), ha viajado a Grecia en el marco de una gira por las ciudades de la Cadena (Marbella, Cannes, Capri, Valeta, Corfú y Larnaca), que en 2009 prevé celebrar un congreso en la citada ciudad española.

http://actualidad.terra.es/ciencia/articulo/crueldad_humana_responsable_muerte_mamiferos_2437079.htm
Fecha: 30.04.08