lunes, 21 de julio de 2008

Al calor de la Barbarie

Los toros embolaos o de fuego son una
costumbre muy arraigada en Levante y Andalucía.


Por Javier Rada, publico. es

Pese a las leyes de protección animal, los toros siguen siendo víctimas de la tradición en miles de festejos populares

Cuentan que sufren, que padecen estrés, que sienten en una maraña de confusión, abducidos, secuestrados de su medio, perdidos en una verbena de adrenalina. Dicen que es tradición, que se vela por su integridad, que hablamos de la raíz, del ser español, valenciano, castellano...

Llega el verano, y España explota en fiestas, patrocinio y vírgenes de devoción. Charangas y litros de alcohol. Y todo, vertebrado con el uso de animales como fuente de diversión y atracción turística. Animales usados en variopintos espectáculos. Seres, toros y becerros, a los que se les llena las astas de fuego, se les cubre el cuerpo de dardos, se los lancea hasta la muerte o se los tira al agua.

Si bien es cierto que los eventos con animales domésticos (gansos, cabras, gallos, carneros...) están siendo erradicados por las leyes de protección animal autonómicas, el toro sigue siendo el gran damnificado por la excepción histórica de la Fiesta Nacional. Unos 60.000 bovinos sufren nuestra diversión al año, según la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA).Los festejos populares que incluyen algún toro en su cartel crecen en agosto y septiembre, según el Ministerio del Interior. En 2007, se contabilizaron hasta 4.111.

Repunte de fiestas

Ecologistas y promotores taurinos coinciden en que hay un repunte de actos taurinos, sobre todo de los encierros. Este año hay previstos unos 22.000, cuando en 2006 sumaban 18.000, según la Asociación de Corredores, Aficionados y Recortadores de Toros de España. Ello se debe a las subvenciones que reciben de las administraciones ­-unos 500 millones de euros, según la Fundación Altarriba-, el bajo precio de las reses y la admiración que generan toreros como José Tomás.

La cabra de Manganeses de la Polvorosa (Zamora) se libró de ser arrojada desde el campanario. También tiene más derechos la pava de Cazalilla (Jaén) que el toro. "Si es sancionable tirar a una pava desde un campanario, pero no una "becerrada" en la que pueden matar al becerrito clavándole espadas, se debe a que en el primer caso existen leyes específicas prohibitorias. El segundo, al ser un espectáculo taurino, está regulado por sus propias normativas, nacionales y autonómicas, que lo convierten en legal, aunque sea éticamente reprobable", explican en ANPBA.

17 reglamentaciones

Cada comunidad tiene su reglamentación. En total, 17 reinos de taifas para el designio animal. "Los festejos con toros están muy intervenidos. Por ley, debe haber un delegado gubernativo, miembro de la Policía, y un delegado taurino, director de lidia, para comprobarlo. Además, se piden informes del veterinario", explican en la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET).

Para los grupos animalistas ningún ser debería ser usado para la diversión humana. Pero la tradición responde alzando muros, diciendo aquí nos quedamos. Un ejemplo fue la manifestación del PACMA (Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal) en Amposta (Tarragona) el pasado 12 de julio, y la reacción contraria de algunos ampostinos. Los primeros querían presionar para que se prohibieran las fiestas de los bous (toros) en una Catalunya que se autoproclama antitaurina.

"El año pasado presentamos tres denuncias, pero las archivaron", explica Alejandra García, miembro de PACMA. Dos mundos enfrentados. Sólo en Levante se celebra más de un centener de toros de fuego (embolados), un espectáculo que en la Comunidad de Madrid y el País Vasco está prohibido.

Las bestias negras

En Castilla y León se encuentran tres de las bestias negras: El Toro de la Vega de Tordesillas (Valladolid), el Enmaromado de Benavente (Zamora) y el Toro de Júbilo de Medinaceli (Soria). En Coria (Cáceres) está el Toro de San Juan. Son algunos de los ritos más ancestrales.

El resto de espectáculos atípicos sangrientos de Castilla y León, por ejemplo, están siendo erradicados, "porque no cumplían con el requisito de una tradición continuada de 200 años", explica Gustavo Antich, portavoz de ANPBA. En estos festejos (exceptuando aquellos en que se agrede directamente al animal), el sufrimiento es sobre todo psíquico.

"El toro es un animal herbívoro, pacífico, no depredador, acostumbrado a estar con su manada. Pero es arrancado hacia un ambiente desconocido, no puede adaptarse, las mediciones de cortisol (hormona utilizada para medir el estrés) pueden sobrepasar 12 ó 15 veces su valor normal", explica el veterinario José Enrique Zaldívar. Existen casos documentados de infartos y paradas cardiorrespiratorias.

Pero hay otros estudios, como el de Juan Carlos Illera, director del departamento de Fisiología animal de la Universidad Complutense de Madrid, en los que se afirma que el toro tiene una gran capacidad para superar el dolor en un 90% de los casos. "Los espectáculos con toros están datados desde el siglo XVI, son los que dieron origen a las corridas", explica el portavoz de la Mesa del Toro, Eduardo Martín-Peñato.

Un toro que se muerde la cola. Los festejos ancestrales dieron paso a la corrida moderna. Y la corrida moderna protege a las tradiciones. Aunque, como alega Arturo Pérez, de ACTYMA (Asociación Contra la Tortura y el Maltrato Animal): "¿Qué más me da morir en una plaza o lleno de dardos?".

Fecha: 20.07.08
http://www.publico.es/espana/actualidad/136096/calor/barbarie/toros/fiestas

La Generalitat Valenciana autoriza 2.193 festejos de "Bous al carrer", 837 más que en 2007


Unos cuarenta activistas protestaron ayer en la Plaza de Toros de Valencia para exigir el fin de «este espectáculo para psicópatas que camufla la tortura mortal de una criatura con la palabra arte», según el presidente de la Asociación Contra la Tortura y el Maltrato Animal (Actyma), Arturo Pérez. Pedían la abolición de la tauromaquia. (foto: juan navarro)

La Conselleria de Gobernación ha autorizado entre enero y junio de este año 2.193 festejos de Bous al Carrer en los municipios de la Comunitat Valenciana que lo solicitaron, lo que supone 837 concesiones más que las que se produjeron el año pasado, que fueron 1.356. En la Comunitat Valenciana existen 542 municipios por lo que, con la improbable posibilidad de que cada municipio celebrara uno de estos festejos, una simple división revela que en la Comunitat Valenciana cada municipio ha celebrado una media de cuatro festejos por municipio en lo que va de año.

Por provincias, la que más solicitudes cursó fue la de Valencia con 1.128, seguida de la de Castelló, con 900 autorizaciones y la de Alicante, con 165 permisos, según fuentes del Consell.

El secretario autonómico de Gobernación, Luis Ibáñez, explicó que el decreto de Bous al Carrer "profundiza en materias tan importantes como la seguridad de los participantes, tanto espectadores como los aficionados que participan y corren delante de los toros y vaquillas", así como "las condiciones y requisitos para la autorización de estos festejos sin olvidar que entrañan un riesgo", aseguró. El pasado mes de junio fallecieron tres personas en apenas quince días en los Bous al Carrer de Bétera y la Vall d'Uixó. De hecho, tras las dos muertes consecutivas, la población de Bétera se planteó la posibilidad de suspender este tipo de festejos, aunque al parecer continuarán el próximo año. Luis Ibáñez insiste en que se trata de un reglamento "modelo, pionero y muy estricto en materia de seguridad que no permite la participación a menores de 16 años" y que "distingue por primera vez entre público, asistente y participante", al tiempo que añadió que "también garantiza al máximo la integridad de personas", así como "el respeto hacia el animal para evitar su maltrato".

Inspecciones de la policía

Asimismo, el secretario autonómico recordó que "con el objetivo de informar sobre este decreto y de aclarar ciertas dudas", la Conselleria de Gobernación "ha puesto en marcha once Jornadas de Bous al Carrer repartidas por las tres provincias". Luis Ibáñez recuerda, por último, el "incremento de las inspecciones que realizará la Policía de la Generalitat" para confirmar que se cumplen las condiciones de las concesiones.

Fecha: 21.07.08
http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008072100_12_474914__Comarcas-Generalitat-autoriza-2193-festejos-Bous-carrer-2007

«El hombre prehistórico amaba y respetaba mucho a los animales»

«He comprobado que es posible para los humanos comunicarse telepáticamente con los animales, incluso con las avispas y abejas»

A Manuela Ayala Juan, profesora de Prehistoria de la Universidad de Murcia, le encantan los animales, especialmente los gatos. Ha participado en numerosas excavaciones arqueológicas en los distintos yacimientos de la Región y en la actualidad está preparando un interesante libro sobre perros y gatos, en colaboración con la profesora de Historia Sacra Jiménez Lorente. En el libro aportarán interesantes investigaciones realizadas sobre los animales domésticos desde la arqueología hasta la actualidad. Incluirán un estudio, a través de biografías y obras, sobre el amor que grandes artistas y literatos de todos los tiempos han sentido por sus perros y gatos.

- ¿El hombre prehistórico tenía perros y gatos domesticados?

- A través de la arqueología sabemos que hace catorce mil años ya existían perros domesticados. El primer esqueleto completo de gato doméstico del que tenemos noticia apareció en Chipre. Su antigüedad se remonta a nueve mil trescientos años. Pero en la Sierra del Segura existe un panel de pintura rupestre, que es un canto al ciclo vital de la vida del gato. Curiosamente son siete, número mágico, los gatos pintados, y junto a ellos está representado un búho real. Todo indica que el hombre prehistórico conocía perfectamente la costumbre de los gatos y la vinculación de mutua ayuda y protección existente entre ambos animales, al complementarse en sus hábitos y necesidades.

- ¿Cree que el hombre prehistórico amaba a los animales?

- Sí. Los amaba y respetaba mucho más que el hombre actual. Se han encontrado restos de egipcios prehistóricos que llevaban la cabeza de un perro tallada en silex al cuello, como amuleto de protección personal. Durante la prehistoria el hombre tenía un gran respeto por la naturaleza. Mataban solo por necesidad y adoraban a sus animales domésticos. Los gatos tuvieron un carácter sagrado para egipcios y romanos. En Egipto momificaban a los animales, queriendo preservarlos para la eternidad como a los humanos. Incluso tenían una gata como deidad. Lo inconcebible es lo que se hace con los animales en España. A mi me duele y me sorprende ver animales abandonados, ahorcados y maltratados por sus dueños, cuando son criaturas que se vuelcan en darnos cariño, y prestarnos grandes servicios.

-¿Cuándo se despertó en usted ese cariño por los animales?

- Especialmente a raíz de una operación que sufrí y que me tuvo postrada mucho tiempo en la cama. Una gata venía todos los días y se quedaba conmigo haciéndome compañía el tiempo que estaba sola. Sentí que el animal me comprendía. Después he comprobado que es posible comunicarnos telepáticamente con los animales. Incluso con avispas y abejas. Un día encontré en el suelo una abeja medio moribunda. Le acerqué mi dedo y le dije: vente, que te voy a llevar a un jardín lleno de flores. Se posó en mi mano y así la trasladé varias calles hasta poder cumplir mi promesa. Muchas veces he cogido insectos con las manos y nunca me han picado porque existe una comunicación telepática de afectividad que entienden bien.

-¿Qué hace con los bichos que suelen aparecer en las excavaciones?

-Habitualmente encontramos tarántulas, serpientes y escorpiones. Nunca matamos ninguno. Únicamente los trasladamos de sitio con todo respeto. El hombre es el rey del Universo y estamos aquí para ayudarnos y ayudar a todo ser viviente, no para matar por placer o por dinero.

Fecha: 20.07.08
http://www.laverdad.es/murcia/20080720/region/hombre-prehistorico-amaba-respetaba-20080720.html