viernes, 1 de agosto de 2008

Cerrado por Vacaciones


Querid@s amig@s y lector@s,

¡por fin han llegado las tan deseadas vacaciones!

Por este motivo, durante el mes de agosto dejaré el blog en suspenso, pero volveré a la carga a partir de septiembre. Es tan sólo un pequeño paréntesis para descansar, tanto física como mentalmente. Espero volver llena de energía y proyectos, pero no quiero marcharme sin antes agradeceros a todos vuestras visitas y comentarios.

Aunque me ausente temporalmente, en ningún momento me olvido de todos los animales que han sido y serán abandonados por estas fechas, ni tampoco de todos aquellos que serán masacrados en nombre de unas tradiciones brutales que deberían ser erradicadas de una vez por todas.

A este respecto os pongo hoy varias entradas, entre ellas unos artículos muy interesantes del veterinario José Enrique Zaldívar Laguía, autor del Blog Veterinario y fundador de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT), del eurodiputado de Los Verdes David Hammerstein y de Julio Ortega Fraile, autor del Blog Maltrato Animal: Un Crimen Legal.

Espero encontraros a todos por aquí a la vuelta ... ¡hasta pronto!

P.D. Mis gatos, Leo, Ninu, Petit, Max y Miki, dicen que ellos también van a descansar mucho (y cómo no, siendo gatos!)

Aquí los tenéis, tomando el fresco:

Este es Petit:


Este es Ninu:


Estos son Max (el rubio) y Miki:


Aquí están Leo y Max, compartiendo mesa:


y por último una foto de Leo, observando quién sabe qué ...

Esperpento hispánico

Artículo de José Enrique Zaldívar Laguía, vicepresidente de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT), publicado en publico.es

Ilustración de Mikel Jaso


El pasado día 21 de julio, este diario inició una serie de artículos con un valiente titular en su portada: Maltrato animal, arranca el vía crucis de todos los veranos. Consultado el diccionario de la Real Academia Española y trasladado el significado del texto al mundo animal, debo decir que el titular me parece sumamente acertado.

La tradición, entendida como una costumbre que se transmite de generación en generación con el único fin de preservarla, sirve de justificación a un gran número de festejos populares en los que una serie de animales pertenecientes a la familia de los bóvidos, subfamilia bovinos, subespecie lidia, de diferentes edades y por lo tanto tamaños, servirán como entretenimiento y diversión a propios y extraños en numerosas localidades de nuestra piel de toro.

Ya han pasado las fiestas de San Juan, con sus hogueras en las que, entre otros, han sido ejecutados a tiros 13 toros, los famosos acericos de Coria. Ya han pasado las fiestas de San Fermín, donde la mezcla de alcohol, bullicio ferial y solemnidad religiosa ha conducido a la tortura a 54 toros y 6 novillos que, previamente, a primeras horas de la mañana, corrían por las calles de Pamplona, adaptadas para tal fin.

Ahora, una vez llegado el verano, el calor, el ocio, el aburrimiento y las largas noches en vela, se repetirá el esperpento hispánico.

No voy a hacer distinciones, no voy a disculpar a unos y a acusar a otros. Haya santos, devoción, tradición, control o descontrol, es todo lo mismo. Al final, sufrimiento, miedo, angustia, dolor, sangre y muerte para los animales. Diversión a raudales para los ciudadanos que de forma activa o pasiva participan en estos festejos.

El toro embolado proyectará su luz y su sombra en la noche; el lento caminar a tirones del toro ensogado recorrerá las calles asfaltadas de los pueblos; el toro a la mar conocerá el sabor del agua salada y nadará desesperado hacía no se sabe dónde. Mientras, unas vaquillas, encerradas en un recinto improvisado, embestirán a ciudadanos que por unas horas jugarán a ser toreros y a los que, para demostrar su valentía, no les importará recibir un revolcón y llenar su ropa de arena. Algunas, como recientemente se ha hecho en El Escorial, serán traspasadas por el acero del estoque puesto en las manos de aprendices de matador. El colofón se producirá en Tordesillas, con la muerte del toro alanceado en honor de la Virgen de la Peña.

Pero dejemos la narrativa y pasemos a la ciencia. Supongo que serán muchos los lectores que alguna vez se habrán planteado que estos animales sufren, los habrá que lo duden y los habrá que lo nieguen. Pues bien, a los dubitativos y a los negadores les expondré de forma escueta e inteligible las razones por las que estos seres vivos son capaces de sentir, como lo puede hacer cualquiera de ustedes.

Existe, en cualquier mamífero superior, un sistema nervioso capaz de desarrollar respuestas ante situaciones que nunca ha vivido, respuestas capaces de ponerle en alerta y respuestas que le llevarán a resistir e intentar adaptarse a esas novedades por las que nunca antes había pasado. Cuando el organismo es incapaz de responder a esos estímulos o agresiones que se repiten con frecuencia o son de larga duración, se producirá lo que en fisiología se denomina fase de agotamiento. Este último es el estado en el que acaban los animales utilizados en los festejos a los que me estoy refiriendo.

Todos ustedes sabrán lo que es el estrés, incluso lo habrán padecido en alguna ocasión, pero, por si no son capaces de encontrar la relación entre él y los hechos que estoy narrando, ahí van un par de definiciones:

“Agresión contra un organismo vivo” y “situación de un individuo o de alguno de sus órganos o aparatos que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, les pone en riesgo de enfermar”. ¿De verdad creen ustedes que estos animales de manada, herbívoros, y por tanto pacíficos –si es que no ven peligrar su vida y no pueden huir ante la amenaza–, no sufren cuando son sometidos a situaciones para las que no están preparados y que no han conocido en toda su existencia? Pues sí, sufren, y mucho. Debo añadir que aquellos que son utilizados y reutilizados una y otra vez, como ocurre en muchas ocasiones, sufrirán aun más. Está científicamente demostrado que los bóvidos fijan en su cerebro las sensaciones percibidas cuando toman contacto con algo nuevo, y si esta primera experiencia les resulta negativa y se repite, les causará un sufrimiento más intenso. ¿Quién dijo que los toros no tienen memoria?

Si aplicamos como norma que, en el bienestar animal, el organismo en cuestión debería no presentar alteraciones fisiológicas, es decir, que las manifestaciones emocionales del animal no deberían diferir de las que presentan en condiciones normales, convendrán conmigo –aunque a algunos no les importe y mis comentarios les produzcan cierta hilaridad– en que en todos los festejos donde la especie humana involucra a estos animales hay sufrimiento físico y psíquico. A algunos nos bastará con observar el comportamiento que muestran, sus expresiones faciales, su ritmo respiratorio; pero a los más escépticos les diré que existen determinaciones hormonales realizadas en estos animales que lo demuestran sin ningún género de duda. El cortisol, conocido como hormona medidora del estrés, se disparará hasta valores insospechados que podemos considerar como patológicos.

Haciendo mías las palabras de dos compañeros de profesión, la preocupación por el bienestar animal es el resultado de dos elementos: el reconocimiento de que los animales experimentan dolor y sufrimiento y la convicción de que causar sufrimiento a un animal no es moralmente aceptable si no existe razón que lo justifique.

Dejaremos para otro día la lidia, y la respuesta a ese estudio tan divulgado que habla de la capacidad del toro para superar el dolor que se le provoca en un 90%. Tiempo habrá de rebatirlo.

Fecha: 27.07.08
http://blogs.publico.es/dominiopublico/672/esperpento-hispanico/

Leones enjaulados y patos torturados a la valenciana

Artículo de David Hammerstein, Eurodiputado por Los Verdes

Las tradiciones festivas basadas en la tortura y el dolor de animales son una aberración ética y cultural en cualquier sociedad y grupo humano. El atraso y la indignidad moral de nuestras sociedades llamadas modernas y desarrolladas se expresa en el tipo de trato que otorgamos a los animales más cercanos a nosotros. Pero el brutal salvajismo y la crueldad innecesaria contra los animales salen a relucir cada verano en muchos pueblos y ciudades españolas. Aún perviven muchas actividades recreativas y festivas que fomentan el dolor y la muerte cruel de los animales.

Estas formas incivilizadas de medievalismo ético y cultural contra seres vivos sintientes en nombre de la diversión y la fiesta, dan cuenta del escaso nivel ético-moral de las personas, municipios y autoridades que lo practican o lo permiten. Con este desprecio y falta de reconocimiento de las necesidades más vitales de seres con alto grado de sensibilidad y con emociones muy similares a las nuestras, también se extiende la anestesia y la insensibilidad contra el sufrimiento de cualquier ser vivo, incluidos el dolor de los humanos. Además de incitar a la violencia directa contra los individuos de otras especies erróneamente consideradas inferiores y simples objetos al servicio humano, se favorece también la indiferencia hacia las demás personas. Los adultos y la infancia que acaban acostumbrados a reír con la experiencia del trato cruel a un animal no humano, también podrán disfrutar de la violencia ejercida hacia otras personas.

Estas crueles y vergonzantes prácticas contra seres tan cercanos a nosotros vulneran normativas legales de bienestar animal a nivel autonómico, estatal y europeo, aunque incomprensiblemente se siguen promocionando o tolerando. Un reciente caso de lo más esperpéntico es el de los leones enjaulados en El Saler de Valencica para entretener a los comensales de un conocido camping-restaurant, lo que constituye una espantoso ejemplo más de tortura y maltrato animal por parte de los seres humanos y sus extravagantes formas de diversión. En el restaurante "Devesa Gardens" se mantienen a unos leones en unas condiciones miserables dominadas por el sufrimiento y la represión de sus necesidades instintivas más básicas, impidiendo que pueden ejercer minimamente sus comportamientos más comunes y naturales propios de su especie.

Otra ignominia pública contra los animales es la celebración festiva de la "suelta de patos" en Sagunt. A pesar de estar "prohibida" se sigue celebrando la aberrante "suelta de patos", y en la cual se aterroriza, tortura y mata a unos pobres patos solo por diversión.

También resultan indignantes las condiciones en que malviven miles de animales en decenas de núcleos zoológicos en España. La existencia de estas "casa de fieras" para el ocio y el disfrute humano ha obligado a la Comisión Europea abrir un expediente de infracción contra España.

Fecha: 30.07.08
http://www.davidhammerstein.com/article-21606559.html

El Toro de la Vega o Toro Alanceado de Tordesillas


Artículo de Julio Ortega Fraile

En el Boletín Oficial de Castilla y León se dice que el Patrimonio Cultural de esa Comunidad sirve como testimonio y fuente de conocimiento de la Historia y de la Civilización, que es un deber de los poderes públicos su salvaguarda y difusión para promover y tutelar el acceso a la Cultura, así como velar por su investigación y transmisión a las generaciones futuras. ¿Se refieren con esta declaración de intenciones al cuidado y difusión de su arquitectura?, no. ¿A su gastronomía o bailes?, tampoco. ¿Tal vez a la conservación de los restos de antiguos asentamientos en la zona?, ni mucho menos. La pomposa exposición gubernamental apunta simplemente a la tortura hasta la muerte. Así es, porque este Manifiesto figura bajo el Epígrafe de: La protección de la tauromaquia popular en la Normativa de Castilla y León, según la Ley 12/2008 del 11 de Julio y alude a una tradición sangrienta y repugnante existente en la Ciudad de Tordesillas conocida como El Toro de la Vega. Por cierto, que celebrada desde hace tres siglos, cuando todavía estaba vigente la Santa Inquisición, ha estado prohibida durante varios años, hasta que en 1999 la Junta de Castilla y León, mostrando un alto grado de ideas progresistas, ilustradas y avanzadas acordes con la superación de costumbres del pasado de índole salvaje, legitimó de nuevo este brutal crimen, repito, ayer prohibido y hoy legal de nuevo gracias a la decisión de unos gobernantes a los que no se les cae la cara de vergüenza cuando aseguran ser acérrimos defensores de la libertad, el derecho, la justicia y la igualdad.

Así cada año, la segunda semana de Septiembre, se celebran las Fiestas Mayores de Tordesillas en honor a la Virgen de la Peña y dentro de ellas tiene lugar este acto sanguinario, violento e irracional denominado Toro de la Vega o Toro Alanceado. Por supuesto, cuenta con el beneplácito de la Iglesia Católica, cuya condena de la tortura parece no hacerse extensiva a los animales no humanos. El edificante espectáculo consiste a grandes trazos en lo siguiente: se compra un toro de no menos de 500 Kgs., buena estampa y supuesta fiereza. Se le suelta y recorre diferentes calles de la Población hasta que atraviesa el Puente. En ese punto le espera gente a caballo y a pie, armada con lanzas, que clavarán una y otra vez en el cuerpo del animal hasta que uno de ellos, después de una sangría lenta y espantosa para el toro, le aseste el golpe mortal. Ese “valiente” mozo, como premio a su hazaña, será obsequiado por el Ayuntamiento con una insignia de oro y con una lanza de hierro forjado.

Esta tradición cuenta con todos los preparativos necesarios para poder llevarse a cabo, incluso existe en la Localidad una Escuela de Lanceros a la que también asisten niños. Podríamos denominar su objetivo como “instruir para torturar o educar para matar”, pero en su Página del Patronato del Toro de la Vega dicen al respecto textualmente lo siguiente: “Las instituciones caballerescas tordesillanas perduran desde sus orígenes en quienes hemos heredado su legado, y es deber nuestro formar a quien nos herede desde la infancia, a fin de que desempeñen dignamente las funciones por las cuales se estableció el torneo del Toro de la Vega”. Quiero resaltar la parte en la que dice: “a quien nos herede desde la infancia…”. Poco resta que añadir al hecho de que esta carnicería, se considere digna de ser enseñada y transmitida a los niños, para comprender hasta qué punto el respeto a las diferentes formas de vida y la repulsa de la tortura no forman parte del acervo cultural de los defensores del Toro Alanceado ni existe en ellos interés alguno en trasladar esos valores a sus menores.

En cierto punto de una Ponencia para el Colegio de Lanceros del Patronato del Toro de la Vega de Tordesillas y en lo que a su Defensa Jurídica se refiere, se dicen frases como las siguientes: “El patrimonio etnográfico del Toro de la Vega es el principal testigo de la contribución histórica de los españoles – y por tanto de los tordesillanos -, a la civilización universal y de su capacidad creativa contemporánea…”, o: “las costumbres, como la del Toro de la Vega, como creación espontánea de la convivencia armónica de los miembros de una comunidad, tiene la energía vivificante de lo que ha nacido natura, constituyendo la más auténtica manifestación de libertad y de poder del pueblo…”.

Leyendo tales afirmaciones y otras muchas, que pretenden ofrecer argumentos acerca de lo adecuado, sano, apto, necesario, aceptado, cultural y universal de este crimen ahora legal, yo me pregunto, ¿por qué todos los años en Tordesillas tratan por todos los medios de impedir que las imágenes de la tortura del toro sean fotografiadas o filmadas por personas que ellos consideran extrañas?. Si tan convencidos están de lo idóneo de esta tradición bárbara, ¿por qué utilizan las amenazas y llegan a la agresión con aquellos que siendo para ellos desconocidos, intentan captar un testimonio gráfico de este “entretenimiento”?.

El Toro Alanceado es una más de las tradiciones brutales que acompañan a numerosos festejos populares en nuestro País, quizás una de las más sangrientas, de las que más tratan de ocultarse a los ojos de los extraños y que más une a los que luchan contra el maltrato a los animales. Existen pretextos que quieren justificarla pero siempre desde ámbitos interesados; desde una Junta y un Ayuntamiento que obtienen sustanciosos beneficios económicos y electorales con su continuidad, hasta una Iglesia rancia que condena el uso del preservativo pero bendice que a un animal se le torture hasta la muerte por diversión, pasando por miles de ciudadanos que han “mamado” desde su infancia esta atrocidad y que algunos por ignorancia y otros por egoísmo consienten y apoyan. También hay personas en Tordesillas que consideran que esto es una costumbre abominable pero la gran mayoría tiene miedo de expresarlo así, pues qué pueden esperar de unos exaltados con los que han de convivir viendo cómo éstos no tienen el menor reparo en utilizar la violencia contra aquellos foráneos que se expresan en contra de esta locura.

Como todos los años, en Septiembre, volverá a tener lugar esta celebración que provoca nauseas, que denigra a la razón, que sacude los sentimientos y hace saltar las lágrimas, de rabia, de impotencia, de dolor, ante el sufrimiento absurdo y estúpido de un toro, ante la tortura prolongada, ante la visión de esas lanzas clavándose en su cuerpo, de las heridas sangrantes por las que poco a poco va perdiendo la fuerza, la vida, ante el ensalzamiento de quien logra asestarle la estocada mortal y todo ello, amparado por una Ley dictada por los que se suponen elegidos para sacarnos del atraso y de la incultura.

A todos los que jamás serían capaces de clavar una lanza en el cuerpo de un toro, a todos los que les revuelve las entrañas saber que esto está ocurriendo, les pido que acudan o al menos apoyen a las personas de distintos colectivos que el 31 de Agosto irán desde diferentes puntos de España a Tordesillas para expresar su rechazo a esta masacre consentida. Y a los que la justifican, les pido que lean los documentados estudios de D. José Enrique Zaldívar, Veterinario, acerca del terrible e inmenso padecimiento físico y psíquico de los toros en este tipo de actos y en las corridas, así como a meditar acerca de la reflexión del escritor D. Juan Adriansens, cuando se pregunta ¿cómo alguien puede disfrutar con la tortura y el sufrimiento de otro ser?. Ante tan contundentes razones fisiológicas y éticas para su abolición, las disculpas de los que defienden la continuidad de esta bestialidad son sólo las excusas de la horda.

Fecha_ 29.07.08
http://findelmaltratoanimal.blogspot.com/2008/07/el-toro-de-la-vega-o-toro-alanceado-de.html

Entrevista sobre la Tauromaquia a D. José Enrique Zaldivar, Veterinario


Entrevista concedida a Maltrato Animal: Un Crimen Legal por el Sr. D. José Enrique Zaldívar, perteneciente al Ilustre Colegio de veterinarios de Madrid, Vicepresidente de AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia), autor de Blogs, estudios y artículos sobre cuestiones veterinarias y de maltrato animal, así como participante en numerosas Conferencias dentro y fuera de nuestro País y en programas de televisión centrados principalmente en la tortura y muerte de toros en corridas y en diferentes festejos populares.

Me gustaría empezar pidiéndole que nos dé algunos datos personales suyos en lo que a su labor como veterinario se refiere, así como de su compromiso en la lucha contra el maltrato animal y su participación en Blogs sobre estos temas y en AVAT.

Soy veterinario clínico de pequeños animales desde hace 26 años. Cuando empecé la Carrera mi ilusión era ser veterinario de équidos y en concreto del pura sangre inglés. Por desgracia, en cuarto de carrera me enteré durante unas prácticas con estos animales que era alérgico a ellos y que con sólo tocarlos ponía mi vida en riesgo. De hecho me tuvieron que inyectar un Urbasón en vena ante el ataque de asma que padecí. Luego, mis alergias se han extendido a los roedores, así que no puedo atender ni hamsters, ni conejos, ni cobayas, ni chinchillas… Salvo unos años en que tuve experiencias con ganado ovino, caprino y porcino, enfocadas a trabajos de reproducción e investigación, mi vida como veterinario se ha movido siempre alrededor del perro y del gato.

Los blogs nacieron como una especie de desafío ante la “alergia” que tenía a los ordenadores. La verdad es que sentía una especie de desprecio por su utilidad hasta que unas navidades, mi mujer, que también es veterinaria, me regaló un portátil. Entré en el mundo de los blog, y cree uno, que tenía otro carácter informativo, enfocado a temas políticos, filosóficos y religiosos. Todavía lo mantengo, aunque lo cierto es que desde que he entrado en el mundo del abolicionismo de la tauromaquia lo tengo bastante abandonado. El blog profesional surge con la idea de escribir artículos sobre pequeños animales en tono divulgativo y permitir que la gente me haga consultas, - gratuitas, por supuesto -, cuando tiene dudas sobre cosas relacionadas con sus perros y sus gatos. Paso bastante tiempo del día contestando las inquietudes de la gente sobre sus animales de compañía. El problema surge cuando en muchas ocasiones la gente me pide tratamientos para sus animales, que no puedo, ni debo dar. Como escribo para una revista mensual de perros y una bimensual de gatos, copio y pego mis artículos en el blog, una vez que han pasado uno o dos meses de su publicación. Posteriormente, una vez que me he comprometido en la labor de acabar con la tauromaquia, he ido introduciendo artículos de opinión sobre ése mundo. Considero que la información es fundamental para evitar la manipulación de las personas y creo que Internet es una maravillosa herramienta para que la gente busque, lea y contraste pareceres sobre lo que le interesa, aunque evidentemente, no todo lo que se lee en este medio de comunicación sea cierto.

En el apartado del maltrato animal, me he centrado en los espectáculos taurinos, ya que es en lo que creo que se necesitaba una respuesta contundente de alguien perteneciente al colectivo veterinario. Fue la lectura del estudio neuroendocrino que dice que el toro de lidia no sufre tanto como pensamos lo que me llevó a involucrarme directamente en el movimiento abolicionista y a empezar a conocer gente estupenda de los colectivos animalistas. Debo decir que no comparto algunos de sus postulados, pero me encuentro muy a gusto entre ellos y siempre me han tratado maravillosamente. Del contacto con ellos surge la idea de crear AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia). Lo que pretendemos los tres socios fundadores (Marta, Lina y yo) es que “salgan del armario” los muchos compañeros de profesión que están de acuerdo en el fin que perseguimos y que por miedo o por falta de interés o de tiempo no lo han hecho todavía. Lo del miedo lo aclararé más adelante ya que puedes sonar un poco extraño. La verdad es que nunca pensé que por escribir el estudio que rebatía el del profesor Illera y mandarlo a algunas webs antitaurinas me encontraría ahora inmerso en este movimiento.

¿Cuál es su opinión acerca de las razones que esgrimen los que defienden la continuidad de la tauromaquia tales como: que es una tradición, que el toro ha nacido y ha sido criado para eso, que es el medio de vida para mucha gente, que es una lucha de 'igual a igual', que el toro no sufre, que se perdería la especie, que sin la cría del toro bravo las dehesas se deteriorarían, etc.?.

La verdad es que no me preocupan demasiado las razones que esgrimen los taurinos para defender un espectáculo que unos admiran y les produce momentos de placer y entretenimiento y que para otros no es más que un negocio, argumenten lo que argumenten. Me preocupa exclusivamente la parte técnica de la neuroendocrinología de un animal en la que ha entrado un compañero de profesión y que yo como veterinario he contestado.

Es cierto que hay gente que vive de esto, unos muy bien y otros no tanto. Supongo que habría que buscarles otro tipo de trabajo y que incluso deberían ser ellos los que se lo buscaran. Hay muchos colectivos de trabajadores que sufren el cierre de fábricas o que se quedan sin trabajo. Todos estamos expuestos a este tipo de riesgos y hay colectivos con mucha más antigüedad que han desaparecido. Me gustaría por ejemplo recordar que una actividad muy similar en cuanto a ocupación y crianza de un animal ha estado durante muchos años en nuestro país al borde al abismo. Me refiero a las carreras de caballos y la crianza del pura sangre inglés. Cuándo se cerró el hipódromo de Madrid y otros del sur de España, mozos, jinetes, aprendices, personal del recinto, y preparadores se encontraron sin puestos de trabajo, y los criadores y propietarios de cuadras sufrieron en sus carnes la crisis que atravesó el sector. Muchos de estos trabajadores han tenido que recolocarse en sectores que tienen algo que ver con el mundo del caballo o en otros que no tienen nada que ver. Que yo sepa, las fincas en donde se criaban y vivían estos animales no han desaparecido.

Si el toro bravo desaparece, no lo hará una especie, ni tan siquiera probablemente una raza, ya que existen serías dudas de que realmente lo sea. Si observamos la clasificación taxonómica de este animal veremos que pertenece a la familia de los bóvidos, subfamilia de los bovinos, especie Bos Taurus y subespecie lidia, de las que reconoce una población con varias estirpes, si nos atenemos a la definición de raza; La Real Academia de la Lengua define el concepto de raza de la siguiente manera: 'cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia'. Pues bien, lo cierto que nunca encontrarás dos toros iguales, es decir, que su fenotipo no está fijado. Su único rasgo diferenciador dicen sus defensores que es la bravura y en base a esta característica nos lo quieren vender como raza. Tampoco es cierto ya que como ellos mismos reconocen, no todos los toros de lidia lo son y no todos valen para ser lidiados en las plazas, sino que son sacrificados mucho antes de los tres o cuatro años. ¿Cuántas veces hemos oído al mundo taurino hablar de la mansedumbre de estos animales, y quejarse de ello?. En muchas ocasiones se utiliza como ganado de carne como cualquier otra raza de vacuno e incluso su carne tiene ya una denominación de origen que si no recuerdo mal es la de carne de ganado bravo. Tampoco creo que sea un debate demasiado importante. Desaparecería un bóvido o un bovino más, increíblemente bello. Desaparecerán por ejemplo algunas razas de perros en un futuro bastante inmediato, pero los perros seguirán existiendo. A mí no me preocupa en absoluto y creo que a ellos, si no resulta rentable, tampoco. Con esta última argumentación creo que te respondo a la pregunta de que si el toro de lidia nace y se cría para morir torturado en una plaza o muerto a tiros en Coria o embolado en diversos pueblos de España o lanceado en Tordesillas…

Las tradiciones que no aportan más que violencia no deben preservarse. Las buenas deben perdurar, las aberraciones culturales no. La Historia del mundo tienen múltiples ejemplos de lo que estoy contando: ablación del clítoris, lapidaciones, tirar cabras de los campanarios, cortar cuellos de aves desde un caballo al galope, la caza del zorro con perros, ejecuciones públicas… Evidentemente hay muchas más tradiciones que deben desaparecer como son por ejemplo muchas manifestaciones que se producen en Semana Santa en nuestro País y en muchos lugares del mundo. No sé a cuantos aficionados a la tauromaquia le preocuparan estos asuntos o cuantos habrán firmado en las numerosas campañas que se realizan en el mundo o habrán acudido a las manifestaciones a las que muchos de nosotros acudimos para este fin.

Resulta hilarante una pregunta que hizo Celia Villalobos el otro día en el Programa 360º en Antena 3 Televisión: ¿y por qué se puede extinguir el toro de lidia y no lo debe hacer el oso pardo?. Prefiero no comentar nada al respecto. Otro comentario que se hizo en el Programa fue comparar el sufrimiento del toro en la lidia con el de las gimnastas de gimnasia deportiva que según se dijo son programadas desde pequeñas para competir. Te preguntarás la razón de que dé importancia a un comentario semejante en esta entrevista. Te lo voy a explicar: mi hija tiene 13 años y ha sido seleccionada dentro del grupo de gimnastas que puede ir a las olimpiadas del 2012 o del 2016. Tiene desde hace un mes una beca ADO y es la niña más feliz del mundo. Nadie le ha obligado a nada y ha sido libre para elegir ese camino. Si vale o no vale, el tiempo lo dirá, pero ella quiere probar. Te aseguro que tendrá momentos buenos y malos y horas y horas de entrenamiento, pero comparar esto con el sufrimiento del toro en la plaza es inadmisible. Pensé en comentar algo al respecto durante el programa, pero no lo hice. Por eso aprovecho tu amable entrevista para contarlo y si el señor Urrusolo o la señora Villalobos la leen, seguro que les salen los colores.

En el asunto de las dehesas no estoy demasiado bien informado, aunque te puedo decir que hace poco he estado en la provincia de Cáceres y he visto muchas ocupadas por otros tipos de ganado extensivo y otras totalmente desocupadas. Ahí siguen y nadie va a levantar urbanizaciones en ellas. Supongo que si el Estado es capaz de expropiar terrenos por razones del bien común, también lo podrá hacer si es necesario en algún caso, si es que los propietarios de estos terrenos quieren especular con ellos. Te puedo decir que lo que se conoce como Síndrome de la caída del toro de lidia y que se ha estudiado ampliamente, reconoce que una de las causas que se recogen como origen de dichas caídas es la falta de espacio que tienen algunos de estos toros para ejercitarse. Se ha propuesto últimamente la creación de “taurodromos” para que los toros se ejerciten. No me creo que si desaparecen los toros de lidia se pierdan esos magníficos ecosistemas.
En cuanto a la lucha de igual a igual, creo que conforme se vaya desgranando la entrevista tendrás suficientes argumentos para saber lo que pienso al respecto.

¿Cuál es a su juicio, como profesional de la veterinaria, la validez de las teorías del D., Illera, según las cuales el toro apenas sufre y que están sirviendo de base para rebatir el hecho de su dolor físico por parte de los taurinos?.

Para mí y tras estudiar en profundidad su estudio, no tiene ninguna validez científica. Como te he comentado antes, lo que me impulsó a tomar parte activa en este movimiento que cada día cobra más fuerza, fue la lectura de sus conclusiones. El profesor Illera fue compañero mío de promoción y su padre fue el catedrático de Fisiología del que recibí una excelente formación en dicha asignatura. Era un magnífico orador y comunicador de conocimientos y sumamente justo a la hora de juzgar el saber de sus alumnos. Creo recordar que además era en aquella época, veterinario titular de la plaza de Las Ventas en Madrid.

Yo no puedo negar que las determinaciones hormonales de dicho estudio sean falsas. Tengo que aceptar que son las que se han publicado pero, el estudio tiene grandes lagunas en la metodología científica seguida y especialmente en las conclusiones que son totalmente irreales.

Me explico: cuándo se dice que el toro trasportado en un camión o que el toro que sale a la plaza y es devuelto a los corrales sin lidiar porque no vale para eso, sufre más que el toro que es sacrificado en el ruedo tras pasar por todas las suertes de la lidia, se están ocultando datos que están demostrados científicamente. Cuando me refiero a sufrimiento psíquico estoy hablando del estrés. El estrés se mide en muchas especies animales a través de una hormona que se llama cortisol. Cuando el profesor Illera dice que los toros transportados o los que son devueltos a los corrales sin lidiar, tienen más cortisol que los que van pasando por las suertes de la lidia, (unos por los picadores, otros por las varas y las banderillas y otros por los picadores, las banderillas, el estoque y el descabello), se está olvidando de algo sumamente importante y vital para sacar esas conclusiones. ¿De qué se olvida?, pues de la integridad del sistema nervioso. El toro transportado o el toro que no es lidiado tienen su sistema nervioso íntegro y los que pasaron por las diferentes suertes de la lidia no. Éstos últimos han sufrido lesiones en sus transmisiones nerviosas y precisamente son esas lesiones las que impiden que sus niveles de cortisol sean los esperados. Para que el eje hipotálamo-hipófisis-adrenales, es decir el sistema glandular que se ocupa de la respuesta al estrés pueda ser valorado, es necesaria la integridad del sistema nervioso. ¿Qué integridad de dicho sistema hay en un toro al que se le ha seccionado la médula espinal mediante el descabello o la puntilla? Evidentemente ninguna.

Tenemos que hablar también aquí del conocido como Síndrome de Adaptación que fue ampliamente estudiado por una eminencia como Selye. Cualquier organismo superior ante una situación de estrés, pasa por una fase de alarma, en la que descarga adrenalina, noradrenalina y cortisol en grandes cantidades. El fin de estas descargas es pasar a la fase siguiente que es la adaptarse al estímulo que le provoca estrés. Si lo consigue, los niveles de cortisol se normalizan, lo que significaría que nos hemos adaptado a la situación que nos estresa. Lo que pretende el estudio es hacernos creer que el toro de lidia se queda en esta fase y que por tanto se adapta a la novedosa situación que está viviendo, pero no es así. El organismo del toro o fracasa y pasa a la fase de agotamiento en la que es incapaz de responder, o bien sigue luchando para intentar adaptarse sin conseguirlo. Si el sistema nervioso del toro estuviera íntegro veríamos unas cifras de cortisol mucho más altas de las que se publican en el estudio. Los toros que han sido analizados después de seccionar su médula espinal tienen niveles de cortisol casi normales. Pues bien, una persona con la médula espinal seccionada no tiene respuesta al cortisol, es decir su valor no es que sea normal, es que es muy próximo a 0. Resulta sumamente interesante saber que conforme avanza la lidia, el toro va teniendo menos cortisol en su sangre. Resulta curioso saber que cuanto más avanza la lidia, los daños provocados en el sistema nervioso son cada vez mayores. No es que haya menos estrés, lo que hay es más estrés que no puede ser manifestado en forma de descargas de altas cantidades de cortisol porque los mecanismos nerviosos que hacen que esa respuesta se produzca están minimizados. Y evidentemente el agotamiento orgánico del animal influye también de manera considerable.

El otro gran error del estudio es dotar a unas hormonas llamadas betaendorfinas de unas propiedades que no tienen. Me explico: en el estudio se nos dice que el toro, en el momento de las puyas descarga ingentes cantidades de estas hormonas que serán capaces de neutralizar el dolor que se le está provocando. Pues bien, te puedo decir que, en ningún estudio científico de los que he consultado y en cuya recopilación he contado con la inestimable ayuda de algunos médicos españoles y franceses, en ninguno, se atribuye a las betaendorfinas la capacidad de neutralizar el dolor. En el 90% de ellos se las atribuye la capacidad contraria. Quiero decir que a mayor cantidad de betaendorfinas detectadas en personas que sufrían dolor, mayor era la cantidad de estas hormonas en su sangre. Las mujeres que manifestaron mayor dolor durante sus partos eran las que más betaendorfinas descargaban. Los niños que habían nacido de partos complicados, es decir, que habían sufrido más en ellos, eran los que más betaendorfinas tenían en su sangre. Los enfermos que más dolor manifestaron antes y después de cirugías de tipo traumático, eran los que más betaendorfinas produjeron en su organismo. No podemos por tanto creer que en el toro de lidia, estas sustancias cumplan con cometidos que nunca se han aceptado en ningún estudio científico. A lo sumo, en alguno de ellos, se habla de que son capaces de paliar el dolor, pero en la inmensa mayoría se dice que son hormonas que median y que miden la intensidad de él.

Actualmente existe la sospecha de que algunos toros salen dopados con analgésicos, tranquilizantes y antiinflamatorios. De hecho, en la última Feria de San Isidro, se ha instaurado por orden de la Comunidad de Madrid el control antidoping, si el Presidente de la corrida tenía la sospecha de que algún toro estuviera dopado. Sería absurdo dopar a toros que son capaces de controlar el dolor con estas mágicas sustancias que su propio organismo genera. ¿Para que le vamos a poner a un toro Fynadine o Feldene si queremos ocultar una cojera, si en cuanto le apliquen las puyas van a desaparecer todos sus dolores?. Debo decir que además estas sustancias que he nombrado, a determinadas dosis, son capaces de disminuir las sensaciones de estrés. Lo que no sé es si en el estudio se ha tenido en cuenta esta circunstancia y a los toros analizados se les ha hecho un control de estas sustancias. Lo dudo.

Otra cosa que me ha llamado mucho la atención según iba recopilando información para rebatir el estudio del profesor Illera es que, en el año 2002, él mismo, dirigió una tesis doctoral en que se afirmaba que la lidia suponía para el toro un gran estrés en un muy corto periodo de tiempo, con altas descargas de cortisol y de ACTH. No sé lo que habrán cambiado los toros de lidia en los últimos seis años para que ahora sea al revés. Lo tendrán que aclarar en su momento y seguramente desde AVAT se lo vamos a pedir. De ser ciertos los datos que figuran en esta tesis, estoy seguro que los valores de cortisol serían todavía más altos contando con la falta de integridad del sistema nervioso que te he comentado antes.

¿Podría detallar cuáles son los daños físicos que sufre el toro durante la lidia, qué órganos se le dañan, qué sufrimiento le producen las heridas así como también, el maltrato psicológico que padece el animal durante todo el proceso?.

Pues son muchos y estoy seguro que los grandes aficionados a la lidia los desconocen. Lo pude comprobar en el programa 360º de Antena 3 cuando pregunté cuántos de los allí presentes sabían la profundidad de penetración de una puya en el cuerpo del toro. El único que me respondió demostró su desconocimiento: dijo que 10 cm., que según él es lo que mide una puya. Erró por dos veces: la puya mide 9 cm. y en el 90% de las ocasiones se coloca fuera del lugar que los cánones taurinos dicen (morrillo) y provoca heridas de 20 o más cm. de profundidad. Habrá quién no comprenda como un instrumento cortante con un filo similar al de una cuchilla de bisturí del número 20, puede penetrar dos veces su tamaño o más, ya que han identificado puyazos de hasta 30 cm. de profundidad. La respuesta es sencilla: los picadores con el objeto de mermar lo más posible la capacidad física del toro, la utilizan como un sacacorchos, o hacen lo que se llama “mete-saca” y además, impiden la salida del toro del caballo cuando siente dolor con una maniobra ilegal que se llama “carioca”.

Las puyas lesionan apófisis espinosas de vértebras, pueden lesionar la parte alta de las costillas, provocan hemorragias que pueden llegar al 18% del volumen sanguíneo del toro, pueden traspasar la pleura provocando neumotórax y como consecuencia insuficiencia respiratoria. Seccionan y por tanto lesionan ramas dorsales de nervios, en especial los que forman parte del plexo braquiocefálico que es el encargado de inervar los miembros anteriores. Esta es una de las razones de que los toros se caigan o cojeen a la salida del caballo.

Las banderillas también hacen su trabajo, provocando lesiones de músculos, vasos sanguíneos y nervios no sólo en el momento en que son colocadas, sino durante el resto de la lidia, debido al movimiento constante que tienen sobre el dorso del animal.

La estocada casi nunca es colocada en el hoyo de las agujas, lo que permitiría la muerte rápida del toro por corte de la vena cava caudal o de la arteria aorta posterior y de algunos vasos de la entrada del pecho. En vez de eso, es capaz de lesionar el pulmón o el bronquio derecho del toro lo que provocará el paso de sangre de pulmón a bronquio, de éste a la traquea, de aquí al esófago y a las vías respiratorias altas y el toro morirá expulsando sangre por su boca. En toros brevilineos el estoque puede llegar a pinchar el corazón. Cuando vemos al toro tener hipo y dar marcha atrás es porque la estocada ha traspasado el diafragma, habiendo podido llegar incluso a pinchar la panza o el hígado. De esta manera se produce la parálisis del nervio frénico. En otras ocasiones el estoque tocará las zonas laterales de los pulmones y veremos unos hilillos de sangre que salen por sus ollares y su boca. Esto significa que el toro se está ahogando en su propia sangre. Y la mayoría de las veces la estocada cortará cordones nerviosos laterales a la médula espinal, que se ocupan de la inervación de la caja torácica, lo que provocará una parálisis con insuficiencia respiratoria que hará más agónica su muerte si es que cabe.

Para terminar la sangría, que siempre se hace por amor al toro, faltaría más, se procede al descabello que consiste en seccionar la médula espinal. No se hace casi nunca una vez, sino varias, hasta que se acierta y si no, pues se usa la puntilla, que corta la médula con un cuchillo de 10cm.

Además de las lesiones que te he descrito, no debemos olvidar el sufrimiento de diversos órganos durante la lidia. Al toro se le somete a un esfuerzo para el que no está preparado. Las analíticas sanguíneas de estos animales revelan datos que en cualquier animal serían considerados como patológicos. Tengo recopilados varios estudios al respecto y no tardaré mucho en hacerlos públicos.

¿Qué opina acerca de festejos populares en los que se tortura a animales como el Toro de Coria, el de la Vega, los Toros Embolados, etc.?.

Todos hemos podido ver las imágenes de los festejos que nombras y resultan absolutamente intolerables. El pensar que tenemos que aceptarlas porque son una tradición, a mi lo único que produce es la sensación de que la gente se cree con el derecho de martirizar a un animal con el único fin, el único real, de divertirse. Esto no tiene justificación ninguna. El Toro de Coria es un festejo absurdo que no hay por donde cogerlo. En base a una costumbre se le clavan agujas a un toro, se le ahuyenta con aguijones eléctricos cuando pone en peligro la vida de las personas y en años anteriores se le clavaban también dardos y divisas de gran tamaño. Se le tiene dos horas y media dando vueltas a un lugar desconocido sin darle la más mínima posibilidad de escapar. Se le persigue, se le cita, se le tiran petardos, se le acosa y cuando no puede más, se le disparan uno o dos tiros y se le desangra en medio del pueblo en presencia de niños de corta edad, supongo que con el único fin de perpetuar la tradición. Ésta práctica contraviene las ordenanzas sobre sanidad animal. Nadie tiene derecho a divertirse de esa manera. Existen actividades culturales muy enriquecedoras que deberían ocupar el lugar de estas manifestaciones que de culturales no tienen absolutamente nada.

Se ha buscado la disculpa de que a este animal no se le provoca ningún dolor físico. Lo dudo, aunque podemos decir que no será tan intenso como el que sufre el de Tordesillas con las lanzas que se le clavan. De cualquier modo y así se lo he hecho saber a algunos vecinos de Coria, estos animales padecen un tremendo sufrimiento psíquico, un tremendo estrés, dada la naturaleza extensiva de su crianza y su naturaleza de herbívoros. Ellos, seguramente no lo entienden, pero ahí están mis informes técnicos sobre este tipo de festejos para el que quiera consultarlos. El animal se defenderá del acoso ante la imposibilidad de huir del gentío que para él, no son más que depredadores que quieren acabar con su vida.

El toro embolado, el toro a la mar, el toro ensogado, todos, absolutamente todos estos festejos, provocan un gran desgaste físico al animal que en algún momento han provocado su muerte por el agotamiento, el miedo, el pánico y la angustia a que se ven sometidos. Casi todo el mundo ha tenido la oportunidad de ver las reacciones de estos animales cuando se les colocan bolas de fuego en los cuernos, se les ata y se les arrastra contra su voluntad por un pueblo, o se les hace caer al mar y luego se les recoge con una barca para seguir con las manifestaciones de la estupidez humana. Todavía oí el otro día en la televisión a un ciudadano al que le preguntaban sobre el toro a la mar, decir que el toro se divertía igual que ellos. No me cabe duda de que lo dijo totalmente convencido.

Creo que son expresiones populares con las que acabaremos en un corto plazo de tiempo. Un pueblo que se considere civilizado no puede tomar parte en este tipo de manifestaciones.

Muchos defensores de la tauromaquia o de cualquier otra actividad que implique maltrato a los animales, acusan a los activistas contra la tortura de no dar prioridad a problemas graves que afectan al hombre. ¿Desde el punto de vista ético se sostiene ese razonamiento o no es más que una disculpa que supone la solidaridad como un comportamiento limitado y excluyente?.

El que no tiene una ética racional o lo que yo entiendo como tal y el respeto a la vida ajena forma parte este concepto, no puede utilizar argumentos de ese tipo. Yo, cuando oigo a un taurino decirme que tengo que respetar sus gustos y que no puedo pretender que se prohíba lo que a él le gusta, sólo tengo un argumento válido. Si tu no respetas la vida de un ser vivo y encima pagas para verle morir sufriendo, o participas como espectador activo o pasivo de ese sufrimiento, no me puedes pedir que te respete en ese aspecto de tu vida. En el fondo no son más que disculpas de lo que no tiene sustento y un discurso racional. Los animales no tienen defensa por si mismos. Lo único que pueden hacer es defenderse de las agresiones con las armas que la naturaleza les ha dotado y siempre, en un enfrentamiento directo con el hombre, sucumbirán. Pero si no les vale con esto, les podemos decir que los problemas de la Humanidad nos afectan igual o más que a ellos.

Tampoco debemos disculpar nuestra lucha ante tan falaces contestaciones, pero hay mucha gente en el movimiento de protección animal que colabora y trabaja en ONGs que se dedican al tema humanitario. ¿Todos los que utilizan argumentos tan simples dedican parte de su vida a luchar contra la desigualdad en el mundo?, pues no. Conozco a muchos taurinos que me han salido con la cantinela de que por qué no ocupo mi tiempo libre con lo válido y comprometido que soy, en luchar contra la injusticia en el mundo. Y siempre les contesto lo mismo: el día que te vea mover un dedo por esas causas, igual quito algo de tiempo de mis actividades en pro de la abolición de la tauromaquia y lo dedico a esos menesteres. Tengo claro además, que las labores humanitarias a las que podíamos dedicarnos están más cerca de las políticas económicas y sociales de los Estados que de las iniciativas ciudadanas que a título individual podamos desarrollar. Entraríamos en el debate de caridad si o caridad no y si nos es mejor dotar a los pueblos de medios para subsistir, en vez de darles de comer.

Además, los animales no están dotados de derechos y si queremos ser el máximo eslabón de la evolución, el más desarrollado, los más racionales, en definitiva, si queremos poder clasificarnos como especie humana, debemos ser nosotros los que les protejamos y los dotemos de ellos. Somos los únicos que matamos por el placer de hacerlo, mientras que el resto de especies lo hace tan sólo por sobrevivir, para defender su territorio, para alimentarse y reproducirse cuando es necesario. Los acontecimientos más sangrientos que podemos ver en la naturaleza que nos rodea no tienen más fin que los nombrados. Por eso, en muchas ocasiones, mirando el comportamiento de estos animales me doy cuenta de lo mucho que podemos aprender de ellos.

¿Qué opinión le merecen los numerosos casos a los que estamos asistiendo de terribles maltratos, muchas veces con resultado de muerte, infligidos a perros y que piensa de las penas tan leves que se imponen a los causantes así como de los pocos esfuerzos dedicados a investigar la autoría?.

Cualquier tipo de maltrato animal es condenable. Enlazando con el tema de los toros, hay una cuestión que me ha llamado poderosamente la atención. Tengo muchos amigos taurinos que tienen o han tenido perro y no te puedes imaginar el amor que sentían o sienten por ellos y los cuidados que les ofrecen, incluidos los veterinarios. Sufren cuando su perro o gato está enfermo, y lloran y padecen cuando muere. Evidentemente aquí, entra el tema afectivo, la convivencia con el animal de compañía durante años, el compartir momentos de alegría y de tristeza, en definitiva el hacer del perro o del gato una parte de nuestra vida. Cuando les pregunto que opinan del sufrimiento del toro de lidia me doy cuenta de que existe un abismo en la escala de valores en función del animal de que se trate. El perro o el gato son suyos, el toro de lidia es algo lejano y “salvaje” al que no les importa que le torturen mientras ellos disfrutan de su espectáculo favorito, que siempre me aclaran que es el toreo. Para ellos lo importante no es el toro, sino el torero y su “arte” y de su capacidad de engañar al animal hasta darle muerte, hacen una liturgia cuando lo hace bien o como ellos esperan que lo haga. Pero para ser justos, debo decirte que también me he encontrado en mis muchos años como veterinario con gente que presume de un gran amor a los animales y luego, cuando tiene que gastarse el dinero en la alimentación, prevención y tratamiento de las enfermedades de sus animales de compañía no lo hacen. Esto se da especialmente cuando el veterinario propone un tratamiento quirúrgico o una medicación costosa por un tiempo largo que servirá para mantener una buena calidad de vida en el animal. Pues bien, en algunas ocasiones la respuesta es contundente: prefiero la eutanasia. Y es en este punto donde el veterinario - al que se le acusa con demasiada frivolidad de desarrollar esta práctica con poco rigor- tiene que elegir entre prolongar el sufrimiento de un animal al que no se le da la oportunidad de vivir por parte de su propietario o ayudar a ese sufrimiento acabe.

El maltrato a nivel de animales de compañía creo que ha existido siempre pero seguramente a nivel de grandes ciudades no sea tan alto como antes. A nivel rural quizás se de con demasiada frecuencia. El problema que tienen algunos maltratadotes es que antes pasaban desapercibidos y sin embargo, desde hace unos años, existe un importante movimiento ciudadano bastante organizado que denuncia sistemáticamente estos hechos. Ahora se habla en los medios de comunicación de este tipo de maltrato, cuando antes nadie sabía nada de su existencia. Pongamos como ejemplo a los asesinos de gatos de Talavera que serán juzgados en octubre o la gran lucha y éxitos que obtienen colectivos centrados en el maltrato a los galgos.

No creo que con el tiempo las penas se eleven por este tipo de delitos, pero el poner una cara y un nombre al maltratador, que luego saldrá a la calle y se paseará entre sus vecinos, ya me parece sumamente importante. En cuanto a los pocos esfuerzos que se hacen por identificar a este tipo de gente, supongo que cuantos más movimientos ciudadanos presenten las denuncias oportunas, eso sí, con pruebas contrastadas, más se preocuparan las autoridades de hacer lo que deben de hacer, es decir, obligar al cumplimiento de las leyes de protección animal que son bastante claras en estos aspectos. Hay mucho que mejorar desde luego, pero creo que de lo que hay a lo que había existe una importante diferencia. Hay que trabajar mucho más, pero si como he leído hoy, un hombre es condenado a seis meses por dar una paliza a su mujer, ¿qué condena podemos pretender por maltratar o matar a un perro o un gato?

¿Cuáles son los objetivos de AVAT y cómo está siendo su aceptación entre los profesionales de la veterinaria?.

AVAT fue registrada en el Ministerio a mediados de mayo y estamos a la espera de la contestación en cuanto a la aceptación de sus siglas y estatutos. Han pasado más de dos meses y no hemos obtenido respuesta. Según me han comentado nuestros asesores jurídicos, si en tres meses desde la fecha de la inscripción hay silencio administrativo es que estamos oficialmente inscritos como asociación.

Hasta que este hecho se produzca, no podremos darnos a conocer a nivel oficial en el colectivo veterinario (Colegios provinciales, Consejo de veterinarios, Asociaciones profesionales, etc.). De momento estamos contactando con compañeros por el boca a boca y tenemos inscritos unos veinte compañeros. Cuándo podamos proponer que las diversas webs de los colectivos anteriormente citados y las revistas profesionales, se hagan eco de nuestra existencia será cuando realmente sepamos con la fuerza que contamos. Cómo te he comentado antes, son muchos los veterinarios antitaurinos (ahora utilizamos el término abolicionista porque nos parece más adecuado), que no se manifiestan de forma pública y creo que si tienen un Colectivo que les arrope lo harán o así lo espero.

Debéis saber que el mundo del toro de lidia reporta importantes ingresos a nuestra profesión, no sólo en puestos de trabajo, sino también en tasas que revierten en los colegios profesionales. En el colegio de veterinarios de Madrid existe por ejemplo una extensión telefónica pare temas taurinos. No digo que haya una persona exclusivamente dedicada a ellos, pero el dato es sintomático de lo que te digo. Va a ser complicado pero quiero pensar que nadie de nuestro Colectivo nos va a poner zancadillas a todos aquellos veterinarios que haciendo uso de su libertad opten por unirse a nuestra Asociación.

Los objetivos son claros: vamos a ofrecer nuestro asesoramiento técnico a todos los colectivos que nos lo pidan, quedando claro que lo haremos en el campo para el que ha sido creada AVAT. Ya hay quién me ha sugerido que ampliemos nuestro campo de actuación al maltrato animal en general, pero creo que no sería una idea acertada. Todos los veterinarios tenemos nuestros trabajos y el tiempo del que disponemos es limitado. Yo por ejemplo, cada vez que tengo que salir de Madrid para alguna conferencia, tengo que abandonar mi clínica, buscar a alguien que me sustituya, en definitiva perder horas de trabajo. Si en el futuro contamos una buena respuesta, veremos si es posible entrar en otros campos aparte del de la tauromaquia.

Volviendo al tema de los objetivos, ya te he comentado que nos centraremos en asesorar y en apoyar aquellas iniciativas que nos parezcan adecuadas. Hace muy poco, en nuestra web, hemos colgado un escrito sobre un informe veterinario firmado por una compañera de la Junta de Andalucía que ha dado como respuesta a una denuncia presentada por ASANDA sobre la suelta de vaquillas en El Viso (Córdoba). Hemos dejado claro que la respuesta dada por la veterinaria no es nada convincente dados los hechos denunciados, que han sido documentados con una serie de fotos muy clarificadoras. En otro orden de cosas, yo he presentado mi respuesta al estudio del profesor Illera en diversos foros: Foro Mundial de los Animales en Barcelona (invitado por la Fundación Altarriba), Parlamento Europeo de Bruselas (invitado por el grupo europarlamentario de Los Verdes), Ginebra (invitado por la Fundación Franz Weber), Santiago de Compostela (invitado por Libera) y he aparecido en TV en un par de ocasiones. Creo que a finales de agosto estaremos en el evento que bajo el lema “Orgullo Animal” se celebrará en un pueblo de Valladolid y en octubre estaremos en Lisboa. Desde luego, a nivel de los colectivos proteccionistas, la creación de AVAT ha sido acogida con gran entusiasmo y desde aquí les doy las gracias a todos ellos.

¿Qué acciones cree que son las más idóneas para poner fin a la tauromaquia y cómo ve la proximidad de su abolición?

Las acciones son claras: en nuestro País existe un gran número de personas que están en contra de estas prácticas, pero que no militan en ningún colectivo o que ni tan siquiera se pronuncian a título individual. Luego, aparece otro gran grupo de gente que por desconocimiento ni lo apoya, ni lo reprueba. A los primeros hay que conseguir movilizarlos y a los segundos hacerles llegar la información suficiente para que sepan que como seres vivos dotados de un sistema nervioso muy similar al nuestro, esos animales sufren tanto psíquica como físicamente.

Yo creo que el dolor, como sensación que todos los seres humanos hemos experimentado alguna vez, es el argumento más potente con el que contamos. De ahí mi indignación y mi contestación al estudio del profesor Illera. La información debe ser clara y objetiva, en forma de escritos, de opiniones y fundamentalmente de imágenes. Debemos conseguir que los medios de comunicación no silencien nuestras voces, ni la emisión de esas imágenes. Las corridas de toros televisadas o los reportajes que de ellas se hacen, no muestran (evidentemente de forma interesada) el sufrimiento del toro en una plaza o en otros tipos de espectáculos taurinos. El vídeo del PACMA para su campaña electoral fue censurado y muchos vídeos que antes se podían ver libremente en youtube, ahora no pueden visionarse. Se oculta la verdad y la realidad en un ejercicio de cinismo intolerable. Podemos ver a un canadiense clavando la pica en la cabeza de una foca, pero no podemos ver la agonía de un toro en una plaza. Podemos ver la cogida de un torero con todo lujo de detalles, o la de un chaval en un encierro, pero no la cantidad de veces que un matador pincha el cuerpo de un toro o el número desmesurado de descabellos que muchas veces se le aplican al animal. Evidentemente no quiero decir con esto que esté en contra de medidas como es la no emisión de corridas por parte de la televisión pública, pero hay cosas que tienen que ser vistas para ser conscientes de la brutalidad de determinados espectáculos. Es sintomático que en Coria amenacen a los cámaras o que en Tordesillas se nieguen a que se filme su festejo.

Creo que en los colegios se puede dar a los niños información al respecto y educarlos en algo tan importante como es el respeto a los animales y a la vida en general, como sé que están haciendo algunos colectivos en algunos lugares de España. Si se produce un desapego de las nuevas generaciones a este tipo de espectáculos como está ocurriendo en muchos lugares de España, no serán capaces de subsistir.

La retirada de subvenciones públicas tanto de la UE, como del Estado, de las Comunidades y de los Ayuntamientos a los ganaderos del toro de lidia o a los organizadores de los festejos populares, creo que sería la manera definitiva de acabar con ellos. En los pueblos en los que los ayuntamientos han retirado las subvenciones para las fiestas en que hay manifestaciones populares en las que se usan bovinos y en los que se ha hecho necesaria la colaboración económica de la población para sufragar los gastos, se está viendo que poco a poco van desapareciendo. Cuando al ciudadano ya no le sale gratis la diversión, la cosa cambia.

Acciones de colectivos como Equanimal en diversos cosos taurinos, las manifestaciones a las puertas de las plazas o iniciativas como las que me llevaron a Bruselas o a Ginebra, seminarios y jornadas como el Foro Mundial de los animales o la de Galicia sin toros, son sumamente importantes y necesarias. Evidentemente se podrían hacer muchas más cosas pero los costes económicos para organizar tales eventos son sumamente altos y muy difíciles de asumir para estas organizaciones.

El tiempo que se tardará en no volver a un solo bovino sufrir en este tipo de espectáculos lo desconozco. Hay gente que habla de 10 o 15 años. De lo que estoy seguro es que esto va camino de desaparecer y los taurinos lo saben, de ahí sus continuas contraofensivas: Mesa del toro en Bruselas, pasear a José Tomás por feudos antitaurinos como Barcelona o Santander, estudio neuroendocrino que dice que el toro no sufre… El lobby taurino tiene amplios apoyos económicos y políticos pero si no pueden contar con el apoyo ciudadano en forma de público que asista a sus plazas o de gente que llene las calles de los pueblos se darán cuenta de que tienen la batalla perdida.

Julio Ortega Fraile

www.blogveterinario.com
www.jesade.wordpress.com
www.avat.org.es
www.findelmaltratoanimal.blogspot.com

Fecha: 22.07.08

Centenares de animales domésticos siguen siendo abandonados en verano

Cuando las familias se apresuran a dejar la ciudad para iniciar sus merecidas vacaciones, suelen encontrarse con que el animal de compañía es un problema. Hay quien no está dispuesto a renunciar al cariño y la fidelidad que el animal les profesa y buscan soluciones más o menos satisfactorias. Pero otros deciden arrumbar a su mascota, sin volver la vista atrás, en cualquier carretera o esquina.

Luego está el problema de animales que deambulan de un lado a otro, sin comprender la ingratitud, en busca de su subsistencia, siendo un riesgo para el tráfico y también, al enfermar por falta de cuidados, de epidemias.

Hay personas que saben de esa situación de abandono, y día tras día depositan en rincones estratégicos de la ciudad cacharros con agua y comida. Buscan animales abandonados para socorrerlos, procurarles una familia de adopción o llevarles al veterinario si su salud lo requiere.

Entre esos ángeles de la guarda de los animales está Roberto Felipe Marquina, un jubilado que ha recogido varios gatitos abandonados. Como el veterinario ha recomendado vida sana al aire libre para los mininos, Roberto quiere vender su piso para comprar una casita en el campo, con parcela, donde sus gatos puedan tomar el sol y jugar libremente.

Mari Ángeles Roda Ortín es profesora y dedica mucho tiempo y dinero a recoger, cuidar y mantener animales abandonados. Vive en una casa con una amplia parcela de terreno en Balsicas y en sus terrenos ha construido dependencias apropiadas para perros y gatos abandonados. Más de 40 tiene en la actualidad. A través de internet les busca familias de adopción en el extranjero. Los adoptantes pagan el billete de avión, pero exigen que los animales les lleguen desparasitados, con los correspondientes certificados veterinarios y, en muchos casos, castrados.

Mari Ángeles paga de su bolsillo los gastos que supone poner cada animal en condiciones para ser adoptado y en su propio vehículo los traslada hasta el aeropuerto para embarcarlos. Luego su mayor satisfacción es ver las fotos que las familias de adopción mandan de los perros y gatos que les envía. Verlos felices, sanos, y contentos la compensa de tanto esfuerzo.

Miguel Bernal es un jubilado que se ocupa de los gatos abandonados en una zona de Murcia. Además les hace bellos poemas y siente que los mininos le agradecen su labor.

Manuel Ayala es profesora. Cuida los gatos abandonados de Archena. Más de 40 la esperan regularmente, donde ella suele aparcar el coche, cuando les lleva comida. Incluso las gatas, recién paridas le llevan a sus crías, para que las vea y las acaricie.

Fecha: 27.07.08
http://www.laverdad.es/murcia/20080727/murcia/centenares-animales-domesticos-siguen-20080727.html

El delfín mular Gaspar, ahora en Baiona, podría tener adiestramiento militar

El delfín Gaspar

El delfín Gaspar, también conocido como Jean Floch, que hace las delicias de aquellas personas que lo observan tanto desde el mar como de tierra en la costa gallega, podría ser un mamífero con adiestramiento militar o en algún delfinario civil desconocido.

Antonio Rodríguez Folgar, del Grupo de Rescate y Estudio de los Mamíferos Marinos (GREMMG), declaró hoy a EFE que Gaspar continua en la zona de Baiona a la que llegó hace cuatro días y apuntó que su comportamiento "nos está dando un índice bastante grande de entrenamiento militar".

"Nosotros sabemos que se entrena a los delfines para la protección de unas zonas de costa muy amplias desde hace muchísimos años, por esta razón estamos intentando por todos los medios que se nos facilite información, pero sabemos que es bastante delicado y difícil que podamos obtenerla", agregó.

Rodríguez Folgar declaró que en el GREMMG llevan muchos años trabajando con las poblaciones de mamíferos que son frecuentes en la costa gallega y apuntó que suelen intercambiar información e investigaciones con otros grupos de trabajo, por lo que sabemos que los "delfines solitarios o embajadores" los hay en todo el mundo.

Recordó también que el huracán "Mitch" que azotó la base naval de Florida, en los Estados Unidos, hizo que la casi totalidad de las "unidades navales de defensa" (delfines) quedaran en libertad, con lo que este podría ser uno de ellos.

Considera que el delfín mular, que en Galicia se conoce como arroaz o golfiño, es el más estudiado desde los años 40 del siglo pasado, "hay veintitantos mil estudios" sobre este inteligente mamífero.

"Lo bueno es que Gaspar nos está enseñando a conocer cosas aunque no todas se pueden extrapolar al conjunto de los delfines mulares", declaró por su peculiar forma de comportarse.

Del caso concreto del delfín que se encuentra esta temporada en Baiona, dijo que llegó a situarse detrás de una embarcación del Servicio de Vigilancia Aduanera que navegaba entre Vilagarcía y Santa Uxía de Ribeira y alcanzó una velocidad de navegación de entre 42 y 60 nudos "sin despegarse" de la patrullera.

Los delfines militares, que emplea Estados Unidos y antes la Unión Soviética, se entrenan en colosales piscinas y se utilizan, preferentemente, para resguardar una instalación naval, y les permiten controlar áreas en las que haya barcos de guerra.

Pueden proteger una gran ensenada o atacar a buzos de combate enemigos y para ello suelen llevar un dispositivo de aire comprimido y un gas venenoso con el fin de impactar en estos, con lo que puede aniquilar hasta seis buzos enemigos.

También se utilizan para detectar objetivos navales y su adiestramiento se produce por coacción con alimento, aunque el mamífero suele mostrar un cariño extremo hacia el entrenador, apuntó Antonio Rodríguez.

Desde primeros de año, Gaspar recorre el litoral gallego aunque acaba de regresar de otros puertos como el de Leixoes, en Portugal, en donde coincidió con unidades navales de la OTAN, y entre sus curiosidades cabe destacar que en ocasiones participa en las labores que realizan los marineros, especialmente juega con los cabos o hace saltos acrobáticos entre las embarcaciones.

Gaspar es un macho adulto de más de tres metros y con un peso de unos 400 kilos, y es reconocido por los navegantes porque suele nadar muy cerca de los motores de las embarcaciones, buscando el contacto y la cercanía.

Fecha: 31.07.08
http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008073100_18_162442__Ciencia-y-Tecnologia-delfin-mular-Gaspar-ahora-Baiona-podria-tener-adiestramiento-militar

Los animales más afectados por la contaminación


En la actualidad, los océanos del mundo están altamente contaminados. Los desechos producidos por la actividad industrial durante las últimas décadas han sido vertidos irracional y descontroladamente en el mar, llevando los niveles de contaminación más allá de cualquier cálculo estimado.

Los mamíferos marinos son los más afectados por estos contaminantes debido a su capacidad para almacenarlos en la grasa corporal a lo largo de su vida, utilizando estas reservas contaminadas durante ayunos prolongados, preñez o lactación.

Los niveles de éstos contaminantes varían según la especie y la población de donde provengan, lo que indica una relación directa entre el nivel de intoxicación de estos animales y la contaminación presente en el medio ambiente que los rodea.

Vertidas en el mar se encuentran sustancias tales como el cobre, mercurio y plomo, además de radicales químicos derivados del petróleo como hidrocarburos halogenados (HCH) y bifeniles policlorinados (PCBs), los cuales han sido encontrados en los tejidos de diferentes animales.

Asimismo, la exposición permanente de los mamíferos marinos a contaminantes en el mar está produciendo una nueva generación de animales con cuadros de inmunodeficiencia, alteraciones hormonales, síndromes reproductivos, intoxicaciones y neoplasias.

Las especies de mamíferos marinos más contaminadas (por PCBs) alrededor del mundo incluyen a la orca (Orcinus orca) cuyos niveles de concentración son los más altos jamás reportados en un animal vivo.

Estos se registraron en una orca hembra varada en la costa oeste de Estados Unidos, se reveló que contenía más de 1000 ppm. de PCBs en sus tejidos, más de cuatro veces los niveles tóxicos encontrados en la misma especie y otros mamíferos marinos.

Delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) registran en sus cuerpos una concentración promedio de 296 ppm, la foca de la bahía o común (Phoca vitulina) cuyos individuos en el Atlántico Norte presentaban concentraciones de 205 ppm, las ballenas blancas (Delphinapterus leucas) cuyos restos han sido declarados desechos tóxicos por el gobierno canadiense por contener mas de 80 y 200 ppm de PCBs además de otras toxinas.

Lista de las especies más afectadas

1. ORCA (Orcinus orca): Más de 1000 partes por millón de contaminantes en sus tejidos, muchos animales están tan contaminados que quedan fuera de la escala
2. Delfín nariz de botella (Tursiops truncatus): 290 ppm
3. Foca de la bahía (Phoca vitulina): 205 ppm
4. Foca monje mediterránea (Monachus monachus): 107 ppm
5. Oso Polar (Ursus maritimus): 90 ppm (en la actualidad este es el animal con mayor peligro de extinción sobre la tierra)
6. Ballena blanca o beluga (Delphinapterus leucas): 86 ppm
7. Delfín común (Delphinus delphis): 86 ppm
8. Foca gris (Halichoerus grypus): 82 ppm
9. Salmón coho (Oncorhynchus kisutch): 46 ppm
10. Águila de Steller (Haliaeetus pelagicus): 39 ppm

Fecha: 31.07.08
http://www.info7.com.mx/noticia.php?id=45586&secc=5

Cinco asociaciones protectoras de animales exigen el cierre del centro de acogida de Proaniplant


La asociaciones protectoras de animales Sálvanos, Maskotas, S.O.S. Pa Wapo Yo, Ayuda Animal y El Portalico reclamaron ayer en rueda de prensa celebrada en la entidad urbanística de Altorreal, el cierre de las instalaciones que Proaniplant tiene en Sangonera la Verde, pero con un plazo suficiente para que los animales allí albergados puedan ser realojados.

La portavoz de estos colectivos, Rosa María Espín, solicita que la Administración ceda terrenos e infraestructuras adecuadas para que se construya un nuevo refugio donde trasladar a los animales.

Su reivindicación les llevó a manifestarse ayer frente a las instalaciones que Proaniplant tiene en la pedanía murciana de Sangonera la Verde. Las asociaciones denunciantes consideran que el dinero público debe destinarse a la auténtica protección y defensa de los animales, así como campañas de sensibilización contra el abandono, esterilización y adopción promovidas por las diversas administraciones.

Espín explicó que las administraciones públicas de la Región son «corresponsables de la existencia de Proaniplant en circunstancias no legales desde hace 18 años», con especial mención al Ayuntamiento de Murcia que, tras un informe del Seprona en el que se hacía constar la total ausencia de permisos administrativos del referido lugar (licencia de apertura, núcleo zoológico, registro de entrada y salida de animales ), continuó su colaboración con Proaniplant, aumentando su ayuda anual en 3.000 euros en 2008, de 24.000 a 27.000 euros.

Albergue en Molina

Las asociaciones denunciantes piensan que ni las instalaciones de Sangonera la Verde ni el modo en que gestiona Proaniplant benefician a los animales por el hacinamiento, falta de control y mínimas condiciones higiénico sanitarias. «De todos es conocido el hermetismo de este lugar, donde no dejan entrar a voluntarios, adoptantes ni a las personas que buscan a su animal perdido», señala Rosa María Espín.

El Grupo Socialista presentará al Pleno municipal una moción en la que solicitará la construcción en Molina de Segura de un albergue de animales en condiciones, campañas de sensibilización y concienciación contra el abandono de animales y contra el maltrato animal, así como colaboración con las asociaciones de animales del municipio.

La concejal del PSOE Esther Clavero explica que las instalaciones del Centro Zoosanitario son antiguas e insuficientes para un municipio como Molina de Segura con más de 60.000 habitantes.

Clavero ya adelantó la semana pasada que «si no existe hacinamiento y saturación es porque se trasladan animales mensualmente al albergue de animales de Sangonera la Verde, gestionado por Proaniplant, donde sí hay hacinamiento y saturación». Añade que no existe un equilibrio real entre entradas y salidas por adopciones, «lo que hace el Partido Popular es trasladar el problema a otro centro».

La concejal de Sanidad de Molina, María Dolores Vicente, ha señalado que el Centro Zoosanitario está preparado para acoger 200 animales y nunca está ocupado al 100%, siendo los picos más altos de unos 80 animales. Considera que el Ayuntamiento presta correctamente un servicio municipal con este centro y entiende que la creación y gestión de un albergue correspondería a una sociedad protectora, sin que hasta la fecha ninguna haya presentado proyecto alguno.

Fecha: 30.07.08
http://www.laverdad.es/murcia/20080731/murcia/cinco-asociaciones-protectoras-animales-20080731.html

Chile: la Corte de Apelaciones confirmó prohibición de animales en circos

El tribunal falló contra el dueño del circo "Los Tachuelas". Mantuvo a firme la resolución de la Municipalidad de Santiago. El tribunal de alzada ratificó la negativa de las autoridades a que se presenten animales en los espectáculos circenses.

Santiago de Chile.- La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago declaró inadmisible el recurso de protección interpuesto por el propietario del circo "Los Tachuelas", Juan Maluenda, el que buscaba dejar sin efecto la ordenanza municipal que prohibió la inclusión de animales en los espectáculos circenses que se presenten en la comuna céntrica.

El tribunal señaló en su fallo que los hechos descritos en la presentación del documento judicial y las peticiones que contiene "son ajenas a las materias que debe conocer un recurso de protección".

Maluenda presentó el recurso el pasado lunes, tras ingresar al Palacio de Tribunales en compañía de payasos, equilibristas y otros artistas y plantear que "la ley dice que existe fomento y protección al circo chileno y eso no se está cumpliendo con la normativa que está haciendo el alcalde (Raúl) Alcaíno. Y en el artículo dos dice que el circo es con animales amaestrados".

Fecha: 01.08.08
http://www.cooperativa.cl/prontus_nots/site/artic/20080731/pags/20080731173051.html

Mueren centenares de aves en el parque natural de El Hondo por botulismo

La comunidad de regantes Riegos de Levante ha encontrado centenares de cadáveres de aves, entre ellos seis ejemplares de la malvasía cabeciblanca, en los embalses del parque natural de El Hondo (Elche), una mortandad que se atribuye a un posible brote de botulismo.

Así lo ha asegurado hoy el portavoz de Riegos de Levante, Ángel Urbina, quien ha detallado que ayer se encontraron más de cien aves muertas, al igual que anteayer, que localizaron un número similar de cadáveres, por lo que se habrán podido recoger más de 700 cadáveres desde que la semana pasada se detectó esta situación.

Por su parte, fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente han indicado que los técnicos de ese departamento ya han inspeccionado El Hondo y han explicado que están a la espera de que emitan su informe, tal y como marca la legislación, para determinar las medidas que se adoptarán en la zona.

Desecar los embalses

Según fuentes de Riegos de Levante, el posible brote de botulismo ya ha sido apuntado por la Universidad de Murcia a través de un informe elaborado por toxicología animal de la Facultad de Veterinaria. Ese documento ha sido remitido por Riegos de Levante a la Conselleria de Medio Ambiente para que tome medidas y permita desecar los embalses para erradicar ese brote, como recomienda el informe de la Universidad de Murcia.

Al mediodía de hoy, el portavoz de Riegos de Levante seguía sin tener ninguna notificación al respecto, a pesar de que la semana pasada se denunció el caso, por lo que ha calificado esta situación de "triste y deplorable". Según Urbina, hay gente que se "juega la vida cada día cogiendo prácticamente un centenar diario de aves muertas" que luego se queman para evitar una propagación del brote.

Fecha: 31.07.08
http://www.20minutos.es/noticia/403563/0/aves/muertas/botulismo/