domingo, 12 de octubre de 2008

Es necesario educar a los niños a respetar el reino animal


Caracas, 04 Oct. ABN.- Esta semana se cumplen 30 años de la declaración universal de los derechos de los animales, y en el documento firmado por los países que integran la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se establece que los animales tienen los mismos derechos que los seres humanos.

En ese sentido, el coordinador de campañas de la organización no gubernamental (ONG) que defiende los derechos de los animales, Anima Naturalis Internacional, Roger Pacheco, afirmó que para crear conciencia en los ciudadanos sobre el cuidado de los animales, es necesario educar a los niños y niñas en el respeto al reino animal, que valoren su derecho a la vida en su hábitat natural.

“Cuando una persona lleva a un niño al zoológico, está acostumbrándolo a ver que está bien que un animal esté encerrado en una reja, o cuando lo lleva a un circo, se enseña al niño a que está bien que el animal sea para diversión, igual que cuando se usa una cartera de cuero, se le enseña que está bien que al animal se le quite la piel simplemente por vanidad”, aseveró.

Por el contrario, explicó que mientras se imparta una educación basada en el respeto al animal y su entorno natural, se estará dando un paso importante para alcanzar el planeta idóneo para todos los seres vivos.

De igual modo, Pacheco destacó que en Venezuela existe un avance sobre el tema de los derechos animales, debido a que en el poder ejecutivo están conformadas diversas instituciones trabajando en el tema, pero que aún es imperioso modificar algunas tradiciones y pensamientos en la población.

Anima Naturalis es una Ong que se conformó en el año 2002 en España, bajo cuatro principios básicos sobre el respeto al reino animal, los cuales refieren que los animales no deben ser convertidos en alimentos, en prendas de vestir, utilizados en experimentos científicos o para la diversión humana.

“Sobre la base de esos 4 principios se creó esta red de protección animal”, informó.

En Venezuela se establecieron, desde el año 2006, 6 núcleos de la organización, ubicados en Caracas, Maracay (estado Carabobo), Maracaibo (Zulia), Valencia (Carabobo), San Cristóbal (Mérida), y Barquisimeto (Lara).

Fuente: http://www.abn.info.ve/noticia.php?articulo=151908&lee=10
Fecha: 12.10.08

"ADIÓS, TOBY. Cuando muere tu mascota" de Gary Kowalski

Esencial para todos los que tenemos animales y somos conscientes de que su ciclo de vida es menor que el nuestro, con lo que tarde o temprano tenemos que enfrentarnos a su pérdida. Trata temas difíciles como la eutanasia, como tratar el tema de la muerte con los niños, explica los profundos lazos emocionales que creamos con los animales, ayuda a aceptar el dolor y el sentimiento de pérdida, conocer las fases del duelo, comprender el ciclo de vida de la naturaleza, cómo despedirse, valorar la importancia de las ceremonias y los entierros para nuestros amigos, etc.

Este es el bello poema "Four-Feet" (Cuatro-Patas) de Rudyard Kipling que encabeza uno de los capítulos:

He hecho casi todo lo que hacen los hombres,
Y me lo he quitado de la cabeza:
Pero no podría olvidar, aunque quisiera,
a Cuatro-Patas trotando detrás de mí.

Un día tras otro, a lo largo de toda la jornada
-donde fuera que mi camino me llevara-
Cuatro-Patas decía: "¡Vengo contigo!"
Y trotaba conmigo, detrás de mí.


Autor: Kowalski, Gary

Plataforma Editorial
ISBN: 978-84-96981-23-2
169 páginas
Año de edición: 2008

Para los amantes de los animales, la pérdida de un animal doméstico supone un pesar tan profundo casi como la pérdida de un ser querido.

En este libro, encontrarán consuelo y consejos prácticos sobre cómo superar el dolor y a la vez rendir homenaje al que fue su compañero de vida durante tanto tiempo. El autor aborda todas las cuestiones que se plantean quienes han perdido una mascota, como por ejemplo, qué decirles a los niños y qué hacer con los restos del animal. Un libro reconfortante tanto para adultos como para niños.

"La muerte de un animal querido es una de las cosas más difíciles de soportar. Este libro, profundo y compasivo, ayudará a los lectores a aceptar el dolor y seguir adelante" Philip González, autor de The Dog Who Rescues Cat

"Si tienes un animal de compañía mayor o enfermo, por favor lee este libro" Alex Pacheco, presidente y cofundador de People for the Ethical Treatment of Animal

Las narices incorruptibles


Por Elizabeth Reyes Le Paliscot

Colombia.- A finales de mayo de 2002, según un informe de inteligencia del Ejército, las Farc ofrecían una recompensa de diez millones de pesos por cada militar experto en destruir explosivos que fuera asesinado y un millón por los perros que son entrenados para este trabajo.

Un perro que aprende a detectar explosivos frustra de tajo la desgarradora posibilidad de que un soldado, un niño o un campesino quede mutilado o sea víctima de esquirlas tan destructivas como el alambre de púas, tornillos, puntillas, grapas y hasta heces humanas que al incrustarse en el cuerpo pueden causar una muerte muy dolorosa.

En esta guerra despiadada no es difícil entender que un perro antiexplosivos es también un ‘blanco’ para la guerrilla. Y uno importante.

De acuerdo con el reporte de 2002, el plan quedó evidenciado en una conversación de radio entre guerrilleros de dos frentes que operaban en Cundinamarca y Arauca. “Dígale a las escuadras que reciben buena promoción por cada chandoso (perro) y cada tumbaminas (técnico). Un paquete (un millón de pesos), y otros diez por cada uno”, dice la grabación.

Ese mismo año, poco antes de que se conocieran estas grabaciones, en el norte del país, cuando un grupo Exde del Ejército, cuya función es encontrar y destruir minas, inspeccionaba el camino de acceso a unas torres de energía, un pedazo de carne hizo que ‘Max’, un labrador dorado entrenado para encontrar explosivos, se distrajera y se dirigiera hacia el alimento.

En esa ocasión, una mina acabó con la vida del animal y con la de su guía.

En 2007, “la guerrilla mató a un perro a tiros, era antiexplosivos y pertenecía al Batallón García Rovira. La guerrilla busca la manera de masacrarnos los perros. Son un blanco más”, afirma el sargento segundo Luis Enrique Flórez, Director del Centro Canino del Batallón de Ingenieros Caldas, de la II División del Ejército.

En este lugar, que parece una pequeña ciudad canina con capacidad para albergar a 58 perros que son entrenados para convertirse en verdaderos sabuesos, hay un cementerio para los perros caídos en combate.

Está en toda la entrada. Una placa de honor lleva el nombre de ‘Patty’. Murió el 9 de abril de 2005 en San José de Tarra, Norte de Santander y salvó a su guía, el soldado Maldonado.

Según Flórez, el explosivo está esperando a que llegue la víctima. Y ‘Patty’ cayó. “En el momento en que el perro detectó la mina, el guía estaba parado al lado de otra y cuando se iba a mover, el animal se le puso de frente al guía, activó la mina y ésta lo mató. El guía recibió algunas esquirlas pero se salvó. El perro lo salvó”.

Por una recompensa

Los perros que recibe el Ejército vienen de criaderos privados. Y en su mayoría son de tres razas: Labrador, Pastor Alemán o Golden Retriever.

Llegan desde los cinco meses, cuando casi han terminado de mudar dientes, y la máxima edad permitida para recibir entrenamiento en el trabajo de reconocer explosivos, es el año y medio.

Estas razas son resistentes a los cambios de temperatura y no son agresivas; por el contrario, son muy dóciles y aprenden con rapidez.

“El labrador es el que más trabaja. El Pastor alemán tiene problemas de displasia de cadera (un defecto de esta raza que le produce dolor por el desplazamiento permanente), y por eso ya no se utiliza tanto”, explica Diana Roa, veterinaria del Centro Canino del Batallón Caldas desde hace siete años.

De las tres razas, los labradores son los príncipes por una razón adicional que asegura el éxito de estos rastreadores profesionales: el juego. Un perro antiexplosivos trabaja motivado por un juego aparentemente elemental: busca emocionado un juguete y cuando lo encuentra, espera impaciente la recompensa de su amo.

Así funciona: En el juguete, que en este caso es un retazo de toalla blanca enrollada, el instructor coloca una muestra de explosivo.

“Cuando él inhala, retiene los olores y en el momento de la búsqueda, los localiza. En una segunda etapa le enseñamos a buscar de una forma ordenada y también en diferentes lugares como carreteras, caminos, trochas, bosques y campo abierto”, explica el director del Centro Canino.

No se utiliza ningún objeto que le cause dolor al perro, traumas o maltrato. Y hasta ahora, según Flórez, los olores de los explosivos no han causado ningún tipo de intoxicación. “El perro no tiene contacto directo con el explosivo, porque para eso se utiliza la toalla o bolsas de dril. Al perro solo le llega el olor”, dice Flórez.

Con una palmada en el lomo, el guía lo anima: “Vamos a trabajar niño… a buscar explosivos…”. Y emprende la carrera. Va pendiente del olor, pero cuando lo encuentra no actúa desesperado buscando un hueso que quiere desenterrar.

Esa es otra de sus características. El perro huele el explosivo y mira inmediatamente al guía, es una mirada ansiosa porque sabe que encontró ‘su juguete’ y espera que lo premien. Es su felicidad. Pero lograr que lo haga es un trabajo de todos los días.

“Se le enseña a realizar una señal pasiva para que cuando él encuentre el explosivo, no lo coja. Entonces, sencillamente se aleja un poco del lugar y se sienta. Esa es la señal”, explica el soldado profesional Ortiz, unos de los instructores del Centro Canino.

Por sus manos han pasado cerca de 500 perros y no sólo entrena a perros antiexplosivos, también a los que se especializan en narcóticos, protección y asistencia (para niños especiales).

Antes de ser instructor, Ortiz fue durante tres años guía canino en los límites de Arauca y Boyacá, en el sur de Bolívar y Ocaña.

“En Arauca tuve a ‘Rufo’, un labrador dorado que tenía un record de 350 minas encontradas. Aún vive pero ya está pensionado”, cuenta.

Y es que a los perros también se les da ‘la baja’ en el Ejército. Esa es la recompensa final de los sabuesos que han salvado con su nariz, la vida de muchos.

Los pensionados

‘Tato’, un labrador dorado, es el más viejo de la manada del Batallón Caldas. Tiene seis años y aunque ya está pensionado, permanece en el Centro Canino porque su guía, el soldado profesional Barajas, trabaja en el lugar.

Duró activo cuatro años y hace dos se le dio ‘la baja’. Barajas lo recibió de año y medio y dice que todavía, cuando ve la toalla blanca, se pone todo piloso. “Él escucha sonidos imperceptibles para nosotros y mueve sus orejas. Al perro, como dicen, lo único que le hace falta es hablar. Con él, estuve en el Catatumbo y encontró una caleta con 25 equipos de campaña de la guerrilla. También minas, unas diez”.

Pero los perros también se pensionan, si sufren, por ejemplo, lesiones en los huesos. “Se operan, se les da de ‘baja’ y se les consigue un hogar sustituto. Hay algunos a los que se les quema la nariz y otros que por edad empiezan a cansarse demasiado y a volverse mentirosos”, explica Diana Roa, la médica veterinaria del Centro Canino.

La Leishmaniasis es otro de los problemas. “Estamos manejando el mismo Glucantime que se utiliza para humanos (30 ampollas), pero el problema es conseguir los medicamentos. Llegan de Bogotá pero se demoran”.

Horas de trabajo

Los perros trabajan de acuerdo a la temperatura. Si se está en clima cálido, el perro puede trabajar 10 minutos y tiene que descansar el doble de tiempo. Si el clima está muy bajo, trabajan 30 minutos y descansan otros 30.

El calor hace que los olores que se encuentren en el medio se dispersen con mayor facilidad. Y eso dificulta la labor del perro. Por eso es importante hidratar al animal.

Fuente: http://www.vanguardia.com/informes/septimodia/10051
Fecha: 11.10.08

Investigación de PETA sobre las pieles de conejo de Armani

Cuando vayas a comprarte ropa y dudes ante una pieza que lleve piel o te vayas a comer una pieza de conejo, piensa si quieres seguir participando en esto:

Un nuevo e inquietante VIDEO secreto sobre la granjas de piel de conejo de dos continentes diferentes, muestra que la matanza de los conejos es siempre cruel.

El vídeo, relatado por la actriz Gillian Anderson (Expediente X), muestra cómo dan patadas y gritan los conejos. Después, la piel se arranca de los cuerpos y se vende a diseñadores como Giorgio Armani, quien usa la piel de conejo en sus nuevos diseños.

Las investigaciones secretas de la granjas de piel de conejo en China y Francia, dos países en los que Armani compra las pieles, revelan las condiciones lamentables de vida, en jaulas diminutas de alambre, antes de ser asesinados.

En el vídeo de la investigación, los trabajadores en la granja china sacan a los conejos de las jaulas por sus orejas y les disparan con armas de perno cautivo en la cabeza, a menudo múltiples veces. Se puede ver cómo los conejos, con las gargantas rajadas y desangrándose, tiran y se sacuden, con los ojos abiertos de par en par antes de morir.

Armani ahora vende piel, incluyendo abrigos de piel de conejo para bebés y niños. Los nuevos diseños significan que ha roto la promesa que hizo justo el año pasado cuando dijo, "hablé con la gente de PETA, y ellos me mostraron algunos materiales que me convencieron de no usar la piel"
Por favor póngase en contacto con Giorgio Armani y pídale mantener la promesa que hizo de eliminar permanentemente la piel de sus colecciones.

Puedes escribirle:
Giorgio Armani Corporation
114 Fifth Ave., 17th Fl.
New York, NY 10011
212-366-9720

O bien enviarle una protesta electrónica entrando aquí:
http://getactive.peta.org/campaign/armani_fur_investigation?c=weekly_enews

ENLACE VÍDEO: http://www.petatv.com/swf/video.swf?v=armani_fur_shame-gillian_anderson-10-08_web-peta_high

Los agentes rurales interceptan a tres cazadores furtivos de ciervos en la reserva de Boumort de Lleida

Los agentes rurales de Lleida interceptaron a tres cazadores furtivos durante el periodo de apareamiento del ciervo en la Reserva Nacional de Caza de Boumort de Lleida, que abarca las comarcas del Alt Urgell, el Pallars Sobirà y el Pallars Jussà, informó hoy la Conselleria de Medio Ambiente y Vivienda, que trasladó la denuncia a la Fiscalía.

El jefe regional del cuerpo, Llorens Ricou, aseguró, en declaraciones a Europa Press, que este año los agentes han hecho un gran esfuerzo porque sospechaban la actividad furtiva. Los tres cazadores fueron atrapados entre la última semana de septiembre y la primera de octubre en el Valle de Cabó, en Boixols y Taus.

El primer furtivo fue interceptado por los agentes de noche, con un arma prohibida que llevaba silenciador para no levantar sospechas por el ruido de los tiros. Luego, identificaron a los otros dos. Uno de ellos iba acompañado de un grupo de personas y había participado en la cacería de un ciervo. Los agentes decomisaron el arma y la pieza abatida, un ciervo macho.

El tercer cazador fue interceptado también por la noche. Además de llevar un arma y munición prohibida, cargada y a punto de ser utilizada, no llevaba la documentación necesaria para cazar ni ningún tipo de seguro. En el registro de su coche, los agentes rurales localizaron trampas que ya habían sido utilizadas.

Fuente: http://www.europapress.es/catalunya/noticia-agentes-rurales-interceptan-tres-cazadores-furtivos-ciervos-reserva-boumort-lleida-20081010172540.html
Fecha: 10.10.08