miércoles, 28 de enero de 2009

Deportistas de cuatro patas

Los perros de Jaime Pou

No dudo que Jaime Pou y en general todos los mushers amen sinceramente a sus animales, pero lo que sí que pongo en duda, es que a los perros les guste, cito literalmente "correr bajo cero y ... a entrenar durante 24 kilómetros llevando 400 kilos de peso"

No fue sencillo juntar a los 12 protagonistas de esta historia. No les esperaba una prestigiosa marca para rodar un anuncio sideral, ni la última fiesta de moda repleta de paparazzi.

Simplemente, a los 12 perros que corren en la Pirena 2009 bajo el mando de su musher, Jaime Pou, les daba miedo la cámara. La familia de Jaime -mallorquín pero afincado en las Pedrosas, un pequeño pueblo aragonés-, se mire por donde se mire, es numerosa: mujer, cuatro hijos y 12 perros. Todos a una. "Amo a los animales y ya quise tener un lobo desde los cuatro años", cuenta Jaime.

A su primera Pirena, la carrera de trineos más importante de Europa y que crece en fama cada año, Jaime se ha llevado al equipo titular: 11 huskies y un groenlandés. "Los huskies son la raza más abandonada, por las p... modas de la gente, que no se da cuenta de que también son seres vivos".

Fidelidad canina

Mientras la jefa Sena, autoritaria y cariñosa, pone orden en la manada a ladrido partido, el musher Jaime Pou certifica el tópico: "Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mis perros. Si a un perro le tratas bien, te será leal hasta la muerte".

Jaime, con la ayuda de la familia, alimenta, cuida, mima y entrena cada día a su otra prole. "A ellos les gusta, sobre todo, correr bajo cero y hemos llegado a entrenar durante 24 kilómetros llevando 400 kilos de peso. Estos perros han nacido para correr y, si no les paras, revientan".

Termina la etapa de la Pirena y el equipo de Jaime recibe trato profesional: les quitan las botitas de las patas, masaje reparador, control antidopaje -"hay desalmados que les daban burradas a sus perros"- y suculenta prima: una caricia y un trozo de carne. Eso sí, la primera palabra y el primer bocado es para Sena, que por algo manda. Cuando le toca expresar con palabras sus sentimientos por sus perros, Jaime se emociona y no las encuentra, pero allí está Sena, siempre atenta: "Guau".

Está prohibido insultar

La Pirena es una prueba deportiva en la que existe un único protagonista: el perro, al que se mima y quiere. Comenzó el pasado 18 de enero y consta de 14 etapas, en las que se recorren distancias que van desde los 17km hasta los 44. La primera y más importante norma es la prohibición de maltratar o insultar al perro de ninguna forma posible, porque se corre el riesgo de ser expulsado. "Al perro nunca se le debe gritar ni por supuesto pegar", dice Jaime, que antes de correr en trineo ya entrenaba a perros para detectar explosivos o realizar labores de rescate.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/446000/0/deportistas/cuatro/patas/
Fecha: 27.01.09

No hay comentarios: