sábado, 31 de enero de 2009

Islandia aumenta la cuota de caza de ballenas para los próximos cinco años


Hace más de 20 años desde que más de 70 países firmaron la Comisión Ballenera Internacional, por la que se imponía una moratoria sobre la captura comercial de ballenas. Algunos países como Japón o Islandia, se ampararon en la caza científica para seguir cazando grandes cetáceos.

El 21 de octubre de 2006, se dio el paso definitivo para saltarse la moratoria vigente cuando el Gobierno islandés dejó de escudarse en tales fines científicos y declaró abiertamente que iniciaba la caza comercial de ballenas, tal como lo hizo Noruega años atrás.

Desde entonces los permisos han contemplado diferentes cifras de capturas dependiendo de cada año. El primer año se sumaron 39 ejemplares de rorcual aliblanco, también conocido como ballena Minke ('Balaenoptera acutorostrata'), a los 30 de esa especie y 9 de rorcual común ('Balaenoptera physalus') que ya obtenía el país ártico con fines científicos. El año pasado la cuota comercial permitida fue de 9 rorcuales comunes y 40 aliblancos.

Ahora las autoridades islandesas han sorprendido a la comunidad internacional al autorizar a partir de 2009 la caza de 150 ejemplares anuales de rorcual común y otros 100 de rorcual aliblanco o ballena minke durante los próximos cinco años, según la emisora Radio de Islandia.

El Gobierno islandés de coalición entre conservadores y socialdemócratas dimitió hace dos días a causa de las protestas contra su gestión durante la crisis económica que afecta al país. El ministro saliente de Pesca, Einar Gudfinnsson, justificó la decisión apelando a las recomendaciones del Instituto de Investigaciones Marinas de Islandia. Pero los grupos conservacionistas islandeses aseguran que se trata de un acto de sabotaje al nuevo gobierno entrante.

El presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimson, ha encargado a la Alianza socialdemócrata la formación de un Gobierno de minoría con el Movimiento de Izquierda Verde hasta las elecciones anticipadas del próximo 9 de mayo.

El Movimiento de Izquierda Verde se opone a la caza de ballenas, por lo que es posible que el aumento de la cuota aprobado por Gudfinnsson sea revocado dentro de unos días por un hipotético Gobierno de izquierdas.

Las autoridades de este país nórdico apelaron entonces al escaso impacto ecológico, la necesidad de aprovechar los recursos marinos y la falta de un acuerdo internacional para justificar la medida.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/01/28/ciencia/1233146753.html
Fecha: 28.01.09

No hay comentarios: