jueves, 29 de enero de 2009

La muralla de Vitoria se queda sin gatos

La Agencia de Renovación Urbana cerrará la gatera porque el Casco Viejo no es «lugar adecuado» para cuidar a los felinos

Barrenkale ha recogido 7.000 firmas en contra del cierre y anuncia movilizaciones. «Los gatos deben ser atendidos en buenas condiciones, pero en otro sitio», dice Carlos Rodríguez de Diego

El refugio para gatos del Casco Viejo, situado en el número 1 de Fray Zacarías Martínez, tiene los días contados. Así lo ha acordado la Agencia de Renovación Urbana, la sociedad municipal encargada de la revitalización del barrio, por considerar que la almendra medieval «no es el lugar adecuado» para cuidar a estos animales.

Esta decisión no ha sentado nada bien en el seno de la asociación vecinal Barrenkale y de sus voluntarios, que desde hace un año y medio alimentan y cuidan a cerca de 60 felinos en la antigua nevera de la muralla, cubierta con una malla metálica. El colectivo, de hecho, ya ha recogido más de 7.000 firmas en contra del traslado del refugio a otro lugar de la ciudad, aún sin concretar.

«No entendemos por qué los gatos no pueden permanecer en el barrio, así que lo único que pedimos es que se sienten a negociar con nosotros», exigen desde la asociación. En este sentido, el economista Carlos Rodríguez de Diego, 'mano derecha' del gerente de la Agencia de Renovación Urbana, Gonzalo Arroita, aseguró a este periódico que su vocación es precisamente la de llegar a una entente con los vecinos.

«Estamos pendientes de resolver la situación y de buscar la mejor alternativa. Todos estamos de acuerdo en que los gatos deben ser atendidos en buenas condiciones, pero en otro sitio», zanjó Rodríguez de Diego.

Protesta en Correos

Y es que el refugio donde ahora habitan los felinos se encuentra dentro de un perímetro vallado situado en el lugar donde se han hallado una nevera del siglo XIX y restos de la muralla original de la ciudad del siglo XI. Un espacio que será intervenido en la tercera fase de recuperación de la fortaleza medieval, que rematará el paso de ronda desde el cantón de La Soledad hasta la plaza del Machete.

Pese a que la decisión está ya tomada, Barrenkale no está dispuesta a arrojar la toalla. Por ello, además de seguir recogiendo firmas de apoyo al refugio, los vecinos tienen intención de concentrarse en la plaza de Correos un fin de semana al mes para defender su proyecto y recoger donaciones.

Y es que, según admiten desde la asociación, la situación económica del refugio, «que no recibe ningún tipo de ayuda por parte del Ayuntamiento» es «insostenible». «En los presupuestos de 2008 y 2009, existen sendas partidas de 12.000 euros para sufragar las actuaciones con los gatos del casco medieval, pero este dinero nunca ha llegado al refugio».

Por ello, el colectivo de residentes cree que sacar la gatera del Casco Viejo no es más que una «maniobra para esconder esta situación», y un paso previo a su cierre definitivo y al sacrificio de los gatos acogidos.

Fuente: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20090129/alava/muralla-queda-gatos-20090129.html
Fecha: 29.01.09

No hay comentarios: