lunes, 19 de enero de 2009

Los ecologistas ven desproporcionadas las batidas contra el lobo en el Suroccidente

«El Principado cede a las presiones de forma lamentable y muchas veces esas presiones vienen con amenazas», afirma el biólogo Alberto Fernández

Los grupos conservacionistas representados en el comité consultivo del lobo, creado en el año 2003, califican como «la peor solución posible» la organización de batidas para eliminar ejemplares aprobada por el Principado tras los últimos ataques del lobo al ganado en el Suroccidente. El biólogo Alberto Fernández, uno de los miembros de dicho comité, considera que esa solución no hará sino enquistar el problema y enconar las posturas.

Alberto Fernández explica: «Está completamente demostrado por estudios allá donde hay grandes predadores que la solución de la convivencia -entre lobos y ganaderos- requiere una profesionalizacion en el manejo del ganado y en las prácticas ganaderas, ya que la densidad de predadores no afecta hasta el punto de hacer desaparecer los ataques, pues para eso ha de llegarse al exterminio de la especie».

Fernández puntualiza: «Nunca hemos dicho que no hacen daño; por supuesto, donde hay lobos hay daños, pero pueden rebajarse con un manejo del ganado bien planificado y eso lo saben todos los agentes implicados, incluidos los sindicatos agrarios y la Administración».

Lo que más duele a los grupos conservacionistas es la, en su opinión, absoluta desproporción entre el problema y las soluciones, y culpan de ello a los diversos agentes implicados.

«Por un lado está el hecho de que los ataques de lobo no se producen ni sobre un uno por ciento de la cabaña ganadera asturiana, No sabemos muy bien por qué los sindicatos agrarios usan este tema como chivo expiatorio cuando hay problemas infinitamente más graves que les atañen: cualquier mínimo cambio en los mercados, en los precios, alguna enfermedad... suponen cien veces más gastos o perjuicios para ellos», comenta Alberto Fernández. «Por otro lado, está la Administración, que cede a las presiones individuales de una forma lamentable cuando, además, muchas veces esas presiones vienen con unas formas espantosas y con amenazas veladas o directas tipo ese monte puede quemarse o cosas similares, como muy bien se sabe por la zona de Cangas del Narcea».

Fernández pone el acento en la desproporción del problema al citar cómo los ataques de los lobos «se pagan en forma de ayudas agroambientales, que suponemos que significan que es necesario que haya una convivencia entre ambos mundos, y sin embargo no se obliga a los ganaderos a cuidar de su negocio. Consideramos que si nos subvencionan un negocio y lo dejamos abierto por las noches y nos roban, es algo de poco sentido común exigir responsabilidades a la Administración. Máxime cuando ésta se gasta fortunas en pistas sobredimensionadas», argumenta.

El representante de los conservacionistas cree que este camino, que «es el peor posible», resulta lesivo para Asturias, «que no tendrá mucho de paraíso natural si seguimos por la senda del exterminio de animales salvajes».

Los daños, en cifras

- El valor de los daños ocasionados por los lobos a la cabaña ganadera en el año 2008 rondó el medio millón de euros.

- Según los grupos conservacionistas, los expedientes por ataques de osos quintuplican los de lobos. La conflictividad social, en cambio, se limita al lobo.

- Alberto Fernández plantea: «A nadie se le pasa por la cabeza exterminar osos, como es lógico. Los gastos que generan los ataques de los lobos equivalen a unos 150 metros de autovía. ¿Cómo es que se ha convertido esto en un problema regional? ¿De dónde procede esta desproporción y a quién beneficia?».

Fuente: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009011700_41_716877__Occidente-ecologistas-desproporcionadas-batidas-contra-lobo-Suroccidente
Fecha: 17.01.09

No hay comentarios: