sábado, 3 de enero de 2009

¡Una orangutana que silba!



Nadie tuvo que enseñarle. Bonnie escuchó a un cuidador y le imitó.

Excitación en la comunidad primatológica. Se pensaba que los primates no humanos son muy emocionales a la hora de producir sonidos, poco capaces de controlarlos, y con un repertorio muy limitado y fijo. Los grandes simios en cautividad aprenden a producir algunos sonidos nuevos tras un intenso entrenamiento.

Pero esta orangutana llamada Bonnie aprendió espontáneamente a silbar*, imitando a uno de sus cuidadores. Aparentemente lo hace porque sí, porque le gusta. Y después de que ella aprendiera, otra compañera suya, ya fallecida, llamada Indah, también empezó a silbar.La evolución de la gran capacidad que tenemos los humanos para crear y aprender sonidos parece más fácil ahora. Como en tantas otras cosas, no hemos partido de cero.

Más información:
Nota de prensa en Great Ape Trust of Iowa

Escrito por PALOFREAK en Soitu.es

Fuente: http://www.soitu.es/participacion/2008/12/15/u/paleofreak_1229377811.html
Fecha: 15.12.08

No hay comentarios: