lunes, 2 de febrero de 2009

30 vidas (perras) en el filo

La Protectora de Animales Patitas busca hogares de acogida para sus canes al verse obligada a cerrar ante la falta de socios y ayudas públicas

La Protectora de Animales Abandonados Patitas de Torre Pacheco se ve obligada a cerrar y necesita urgentemente hogares que recojan los 30 perros que aún están con ellos. «Estamos luchando por algo para lo que nadie nos ayuda», explicaba Cristina Andreu, la presidenta de la Protectora. Y es que, Cristina y Marina, tienen que dejar su sueño porque se han quedado sin socios, no reciben subvenciones, no tienen a voluntarios que les ayuden y necesitan un edificio nuevo para albergar a los perros.

Todo empezó hace dos años cuando Cristina se encontró a su perro atropellado por un vehículo. Fueron momentos duros porque ese animal era muy importante para ella. Entró en una depresión, hasta que conoció a Marina Sánchez, una mujer que llevaba 14 años salvando perros abandonados, acogiéndolos en su casa y aportándoles todo lo que necesitaban.

«Me sirvió de terapia», comentaba Cristina «iba todos los días a casa de Marina, estaba con los perros y me daban la vida, me ayudaron a sobreponerme». De hecho, Cristina decidió adoptar a dos de esos perros, a Popeye y a Pinki, que todavía están con ella. Después de muchas conversaciones, decidieron unir sus fuerzas y montar una protectora de animales en Torre Pacheco, ya que era una asignatura pendiente en el municipio. Sin embargo, no ha sido camino de rosas.

«Cuando comenzamos, conseguimos que la Asociación de Perros Abandonados El Portalico nos cediera una casa de campo en Torre Pacheco donde tenemos a nueve perros», explica la presidenta de Patitas, «pero la casa está muy vieja; cuando llueve se llena de barro y necesitaríamos un lugar adecuado para los perros», añade Cristina.

En este sentido, debido a que no hay espacio suficiente ni las condiciones apropiadas en la citada casa, no han tenido más remedio que albergar al resto de los animales en una parcela anexa a la propia casa de Marina, donde ha habilitado un espacio para que los animales tengan un lugar adecuado dónde permanecer. Todos los días limpian la parcela y la casa, los alimentan y les dan los cuidados que necesitan, incluido el trato afectivo.

Desde sus inicios, han dedicado enormes esfuerzos por los animales. El ayuntamiento no ha podido ayudarles, pero contaban con la colaboración de los socios que aportaban 5 euros, una cantidad suficiente para comprar la comida. «El problema es que se fueron borrando y nos hemos quedado solas y no podemos asumir esta responsabilidad, son muchos perros, hace falta dinero para darles de comer, vacunarles, y hace falta tiempo para limpiar la nave, lavarles... y para darles cariño», argumenta Marina. Ahora son ellas dos las que tienen que asumir con los gastos de comida, veterinario «Todo lo estamos poniendo de nuestro bolsillo», se lamenta Marina.

«Palicos y cañicas»

«Si el ayuntamiento aportase algún sitio mejor, podríamos seguir con esta labor. Necesitamos más gente para ayudarnos, no podemos continuar así, estamos sobreviviendo con palicos y cañicas» manifestaba la presidenta de Patitas. Y es que llevan mucho tiempo pidiendo ayuda al consistorio, a las autoridades pero no han conseguido respuesta. «Siento que se han reído de mi», comenta Cristina, «en el ayuntamiento nos decían que sí, que nos iban a ayudar, que nos iban a poner un sitio en El Jimenado para la protectora y no hemos visto nada de nada».

La presidenta de Patitas aseguraba, además, que han tardado dos años en conseguir que les dieran de alta como asociación porque se han encontrado con varias trabas, y «cuando lo logramos tenemos que cerrar porque no podemos atender a todos los perros como se merecen».

Ahora sólo piden familias dispuestas a cuidar a un perro, que decidan tener esta mascota como un miembro más en su hogar. La alternativa es que los canes vayan muriendo de inanición o que se maten entre ellos al ponerse agresivos ante la escasez de comida que llevarse a la boca.

En total tienen, actualmente, 30 perros de diferentes tamaños y razas, que necesitan un hogar responsable en el que quedarse, por eso Marina y Cristina explicaban que los interesados en adoptar un perro sólo tienen que llamar a los teléfonos 645922890 o 650795293.

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/20090201/comarcas/vidas-perras-filo-20090201.html
Fecha: 01.02.09

No hay comentarios: