domingo, 15 de febrero de 2009

Barcelona: Ciutat Vella propone ubicar en la Rambla 2 grandes pajarerías

Uno de los puestos de animales que hay actualmente en la Rambla

Nueva vuelta de tuerca a la compleja situación que viven las pajarerías tradicionales de la Rambla. El distrito de Ciutat Vella ha apostado finalmente por defender su continuidad buscando una fórmula que permita sobrevivir, ya que las actuales dimensiones y condiciones de exposición de los animales quedan fuera de la normativa. La concejala Itziar González ha encargado un proyecto que ahora analizarán los responsables de Mercados de Barcelona y de Salud Pública, entre otros, para ver su viabilidad. En esencia se plantea crear dos grandes espacios de venta de animales, de unos 40 metros cuadrados, en sustitución de los 11 pequeños puestos actuales.

El ayuntamiento lleva años de quebraderos de cabeza tratando de decidir si saca o no a los animales de la Rambla. A lo largo del anterior mandato, hubo un intento de erradicación, que finalmente evolucionó a una propuesta de reducir algunos de los puestos (que pasarían a despachar otros productos) y mantener un mínimo de pajarerías. Pero esta fórmula no cuajó, entre otras cosas porque la normativa para tiendas de animales prevé unos espacios de los que no disponen las paradas.

CONSENSO

González, que ha tenido tanto en cuenta las opiniones de quienes quieren abolir este tipo de venta de la Rambla como las de los defensores de esta "tradición que ha dado identidad al paseo", cree que la única salida viable es crear dos espacios que aúnen la totalidad de metros (unos 80) que tienen ahora los 11 puestos por separado. Las dos grandes tiendas de 40 metros cuadrados "cumplirían la normativa", indica la edil, y los paradistas decidirían el modelo de gestión. "Los animales estarían más protegidos, y el espacio se colocaría de forma proporcionada, en un punto intermedio", explica. Los comerciantes que decidieran no continuar serían indemnizados, mientras que el resto podrían trabajar, figurando como accionistas o con otra fórmula.

Mónica Trias, portavoz del colectivo, está satisfecha del paso que supone que el ayuntamiento apoye la continuidad de esta actividad, pero considera que la gestión de dos grandes pajarerías sería "muy complicada", tanto por la forma de trabajar como de participar del negocio. Espera que, en esta nueva fase de diálogo, sea posible alcanzar "el consenso", ya que los pequeños empresarios están muy cansados de barajar alternativas durante años, con su futuro en el aire. De momento, una moratoria municipal permite que los establecimientos puedan abrir hasta alcanzar un acuerdo antes del próximo 22 de diciembre.

El pasado día 5 se constituyó la mesa técnica interdepartamental, que, de momento, tratará de identificar las necesidades y problemas de la Rambla para trabajar en su dignificación y futura mejora.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=586483&idseccio_PK=1022
Fecha: 12.02.09

No hay comentarios: