martes, 10 de febrero de 2009

El cambio climático puede robar oxígeno a muchos animales marinos

La reducción de calcio que necesitan las algas permitiría una mayor propagación de otras especies de plancton vegetal, que por ser más ligeras que las algas calcáreas caerían más lentamente en el mar después de morir

Potsdam/Washington.- El cambio climático amenaza con robar el oxígeno indispensable para sobrevivir a muchas especies de animales marinos, según se desprende de modelos matemáticos desarrollados por científicos alemanes del Instituto de Investigación de Consecuencias del Cambio Climático.

Los expertos Matthias Hofman y Hans-Joachim Schellnhuber desarrollaron un modelo para simular lo que ocurre en el mar si las emisiones de dióxido de carbono generadas por el hombre aumentan en este siglo al ritmo actual.

De ocurrir eso, el oxígeno se volvería escaso en la zona del ecuador a una profundidad de 200 a 800 metros, sostienen los científicos en un estudio difundido en una publicación de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos.

La causa de este fenómeno la hallaron en la acidificación del Océano causado por la toma de dióxido de carbono desde la atmósfera. En la superficie, el pH de los océanos de la Tierra ha descendido en los últimos cien años de 8,2 a 8,1.

Según los cálculos de Hofman y Schellnhuber, en aguas más ácidas se producen reacciones químicas que llevan a la disminución de carbonato de calcio, lo que incide de forma desfavorable en muchos organismos calcáreos como los corales o el alga calcárea Emiliana huxleyi.

Esto, a su vez, debilitaría el mecanismo conocido como bomba biológica de carbono, es decir el transporte de CO2 hacia el fondo desde la superficie del océano mediante procesos biológicos. Con la muerte de las algas calcáreas caen al fondo del mar por año unos 10.000 millones de toneladas de carbono orgánico.

La reducción de calcio que necesitan las algas permitiría una mayor propagación de otras especies de plancton vegetal, que por ser más ligeras que las algas calcáreas caerían más lentamente en el mar después de morir.

De esta forma, las bacterias, que se nutren de los cadáveres y otros residuos orgánicos, tendrían más tiempo para descomponerlos en las capas superiores del océano y consumirían más oxígeno.

La simulación muestra que así cae el nivel de oxígeno especialmente en aguas cercanas al Ecuador, a una profundidad de entre 200 y 800 metros. La falta de oxígeno, por su parte, representa una amenaza para la vida de muchos otros animales marinos en estas regiones.

Fuente: http://www.milenio.com/node/163407
Fecha: 09.02.09

No hay comentarios: