sábado, 7 de febrero de 2009

El perro que fue enterrado vivo en el Camino del Molino no superó sus heridas

El perro que fue hallado el pasado jueves enterrado vivo con un disparo en la cabeza por agentes de la unidad de Medio Ambiente de la Policía Local de Alcalá tuvo que ser sacrificado en el Servicio Municipal de Protección Animal, por encontrarse irremediablemente herido. La policía continúa investigando quién provocó la herida mortal al animal, que presentaba lesiones por todo el cuerpo.

Un vecino que se encontraba paseando por el Camino del Molino encontró al perro enterrado bajo un montón de estiércol, aún vivo y, según relató el propio denunciante a los agentes, con heridas en todo el cuerpo. Entre ellas, llamaba la atención una en la cabeza, presuntamente provocada por un disparo de bala. El autor de las lesiones habría enterrado al animal pensando que ya había fallecido a consecuencia del disparo. Los agentes se hicieron cargo del animal que fue trasladado al Centro de Protección Animal, donde tuvo que ser sacrificado.

Aún no se ha realizado ninguna detención, pero el culpable de este supuesto delito de maltrato animal podría enfrentarse a una multa de hasta 15.000 euros, según recoge la Ley de Protección Animal redactada por la Comunidad de Madrid. Las asociaciones protectoras de animales han solicitado en reiteradas ocasiones el aumento en las sanciones y la pena de cárcel.

Fuente: http://www.diariodealcala.es/content/view/7859/52/
Fecha: 06.02.09

No hay comentarios: