lunes, 16 de febrero de 2009

Halladas 235 especies que son iguales en los dos polos

Caracol peterópodo de ambos océanos.
Foto: REUTERS / HO


El hallazgo es desconcertante: al menos 235 especies idénticas habitan en los océanos Ártico y Antártico. ¿Cómo es posible? ¿No se suponía que las aguas cálidas del trópico actuaban como barrera, y que por esa razón, por ejemplo, pingüinos hay solo en el sur y osos polares solo en el norte? Hay más preguntas que respuestas, y quizá por eso el descubrimiento --hecho público ayer-- excita tanto a los científicos; los responsables son los integrantes del Censo de la Vida Marina, un proyecto de 10 años que, a ocho meses de entregar conclusiones, empieza a desgranar una parte de la información recabada. "El Ártico y el Antártico son más parecidos de lo que se creía", dijo el director del censo, el canadiense Ron O'Dor.

BALLENAS, CARACOLES, GUSANOS

Entre las especies que tienen su hábitat en los dos extremos del planeta hay algunas aves, ballenas, caracoles pterópodos, crustáceos y gusanos. Los responsables del proyecto han puesto en marcha el proceso de verificación genética para confirmar cuáles son idénticas y cuáles similares, y se espera que en octubre, cuando hagan público el informe definitivo, divulguen nueva información. Pero, de momento, preguntas: "No estamos seguros de lo que todo esto significa", declaró ayer Bodil Bluhm, de la Universidad de Fairfax, una de las científicas que formó parte de las expediciones al Ártico. "Me parece que tendremos que estudiar los mecanismos de distribución de las especies y otros mecanismos", agregó.

Los responsables del censo hicieron público un comunicado en el que señalan que este hallazgo, sumado a la confirmación de que los océanos helados están repletos de vida (mucho más de lo que se pensaba), genera interrogantes sobre "cómo se originaron las especies polares y cómo acabaron a ambos extremos del planeta". De momento, una de las teorías que más entusiasma a los científicos es esta: en algún momento, las larvas de algunas especies fueron arrastradas por las corrientes frías hacia el norte, siempre cerca de los suelos helados del Atlántico y nunca por la superficie, donde el calor las habría matado. "Los animales pueden dispersarse a lo largo de grandes distancias por los fondos helados", explicó Julian Gutt, un integrante del censo. Eso sí, nunca han sido halladas especies de estas en el fondo de los mares ecuatoriales, lo que ayudaría a abonar la teoría.

No se descarta, por otro lado, que las glaciaciones tuvieran algo que ver: fueron épocas de expansión de los casquetes polares, y de sofocamiento de los mares circundantes. Entonces surgieron nuevas corrientes marinas, que pudieron llevar lejos, muy lejos, a las especies nativas.

VACÍO DE CONOCIMIENTO

Con 17 subproyectos en marcha en todo el mundo, el Censo de la Vida Marina ha registrado la existencia de entre 230.000 y 250.000 especies en los océanos, de las cuales 5.500 se encuentran en el Ártico y 7.500 en el Antártico. Sin embargo, la investigación arroja conclusiones que hablan más del vacío de conocimiento que del propio conocimiento. Al parecer, entre las conclusiones que se harán públicas en octubre figura esta: allá abajo hay un millón de especies que no conocemos.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=587522&idseccio_PK=1021&h=
Fecha: 16.02.09

No hay comentarios: