lunes, 23 de marzo de 2009

Inquietud en el Vall d'Aran por el fin de la hibernación de la osa Hvala

Un excursionista que paseaba con raquetas de nieve por un prado de las montañas de Les, en el Vall d'Aran, localizó el pasado miércoles huellas recientes de oso. Las pisadas, que fueron después corroboradas por agentes forestales, se encontraban junto al cadáver de una yegua, muerta probablemente por desnutrición durante el invierno, que había sido en parte devorada por algún otro animal. Todo indica que podría tratarse de la osa Hvala, de la que no se tenían noticias desde el pasado octubre, después del accidente --o ataque, o encontronazo-- con un cazador aranés, que resultó malherido durante el choque.

De ser así, Hvala habría anticipado el fin de su hibernación, prevista por los expertos en torno a finales de marzo y principios de abril. A la espera de localizar nuevos indicios, los técnicos tampoco descartan que las huellas halladas pertenezcan a un oso macho que podría haber hibernado en los bosques franceses limítrofes con el Vall d'Aran.

Los agentes forestales están también pendientes de confirmar si Hvala ha dejado la osera con uno o más cachorros. El plantígrado inició la hibernación en estado de embarazo y, según los expertos, no sería esta la primera vez. El animal, que ahora tiene casi ocho años y pesa unos 100 kilos, llegó al Pirineo tras haber sido fecundada por un oso en Eslovenia. En la primavera de 2007 fue avistada junto a dos crías --dos hembras, bautizadas con los nombres de Pollen y Bambou-- que el verano pasado se independizaron de la madre.

LA RECLAMACIÓN

El despertar de la osa ha puesto en estado de alerta a muchos vecinos del Vall d'Aran, quienes todavía reclaman que Hvala sea capturada y trasladada fuera de la comarca. La medida, descartada hace ya cuatro meses por la Generalitat, ha sido acatada con objeciones por el Conselh Generau d'Aran, que insiste en que hay que poner en marcha un programa de seguimiento y un plan de compensaciones por el oso. De hecho, el Gobierno aranés está a la espera, desde el pasado noviembre, de que el Ministerio de Medio Ambiente le convoque, junto al Departament de Medi Ambient de la Generalitat, a una reunión para tratar el asunto.

Una de las prioridades de las autoridades aranesas consiste en la creación de una patrulla de agentes especiales, similar a las que ya existen en Francia, para controlar los pasos del oso. También solicitan actuaciones de apoyo a los sectores más afectados por la presencia del animal, fundamentalmente la ganadería. El Conselh quiere volver a contratar a un pastor y reagrupar a todos los rebaños de ovejas del valle para evitar posibles ataques del oso. La medida, que ya se llevó a cabo el verano pasado, permitió cerrar el 2008 con apenas una decena de reses muertas, la mitad que en 2007.

Mientras tanto, organizaciones ganaderas del sur de Francia han comenzado a alertar a sus asociados sobre la "probabilidad de que durante la segunda mitad del año se encuentren osos sin equipos emisores", al haberse agotado las baterías de los collares que les fueron colocados en el momento de su liberación, en el 2006. Este fue uno de los argumentos esgrimidos por el Conselh Generau d'Aran cuando el pasado otoño reclamó la captura de Hvala. Las autoridades aranesas advirtieron de la necesidad de renovar el collar emisor del plantígrado, que permite su seguimiento por vía telemática. El Conselh propuso sustituirlo por un chip implantado en el torso.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=597263&idseccio_PK=1021
Fecha: 22.03.09

No hay comentarios: