viernes, 6 de marzo de 2009

La perrera de O Carballiño perdió 88 animales en solo dos meses

Los ecologistas denunciaron la desaparición de decenas de canes de la perrera de O Carballiño
Foto: Santi M. Amil


El Ayuntamiento niega el uso de una fosa para enterrar canes desde que asumió la gestión del servicio

En la perrera municipal de O Carballiño quedan en la actualidad 130 perros frente a los 218 que había el pasado 31 de diciembre, cuando la gestión del servicio pasó de manos del grupo ecologista Outeiro a depender del Concello, que gobierna en solitario el PSOE. Ayer se constató la desaparición de 88 canes tras la denuncia presentada por la asociación Amigos da Terra al detectar un drástico descenso en el número de animales y al descubrir, como ayer informó La Voz, una fosa llena de perros muertos, cubiertos de cal, que los ecologistas fotografiaron y grabaron para documentar su denuncia.

El Concello de O Carballiño negó ayer los hechos a través de una nota. La concejala de Medio Ambiente, María José Pérez, esposa del conselleiro en funciones de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, rehusó atender a los medios de comunicación. A través de un escrito, la concejala acusó a los grupos ecologistas Adega, Matar por Matar, Non, y Amigos da Terra de liderar una campaña de desinformación con todo lo relacionado con la perrera municipal. «Esa fosa non se usa dende hai varios meses, xa que agora os cans que morren métense en bolsas de plástico e logo se almacenan nun conxelador, onde os recolle unha empresa especializada neste tipo de tarefas», dice la nota oficial, sin concretar qué empresa se encarga de la recogida ni el destino de los cuerpos.

Pero tanto Amigos da Terra como otros testigos consultados por La Voz aseguran haber visto la fosa dentro de las instalaciones hace días y que ayer estaba tapada no solo con tierra, sino también con unas ramas. Hay, además, cinco jaulas totalmente vacías, motivo por el que los ecologistas reclaman una investigación «seria e rigorosa», además de una comprobación del estado de la tierra donde descubrieron la fosa e incluso la posibilidad de hacer una necropsia de alguno de los perros para comprobar las causas de su muerte y poder depurar responsabilidades, incluso penales.

En este asunto existen más contradicciones, ya que, aunque desde el Concello se asegura que cinco operarios atienden las instalaciones de ocho de la mañana a siete de la tarde de forma ininterrumpida, en dos turnos y durante los siete días de la semana, La Voz pudo comprobar hasta en tres ocasiones diferentes en los dos últimos días que dicho horario de funcionamiento no se cumple. Medio Ambiente invita a todas las personas a ver la perrera para verificar sus afirmaciones, aunque deberán hacerlo previa cita.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2009/03/05/0003_7569904.htm
Fecha: 05.03.09

No hay comentarios: