viernes, 13 de marzo de 2009

PSC e ICV deciden tramitar en minoría la nueva perrera

La presunta luna de miel entre el bipartito de gobierno de Barcelona y su socio preferente de la oposición, ERC, se ha ido al traste en pleno viaje de novios. Ha sido suficiente un proyecto tan inocuo y de fácil consenso, en apariencia, como el de la construcción de la nueva perrera en el parque de la Oreneta para ir generando una bola de nieve que ayer se convirtió en alud.

El PSC e ICV-EUiA decidieron aprobar el plan en comisión de gobierno, lo que significa iniciar su tramitación política y, tal y como ya se avanzaba el martes, someterlo a votación en la comisión plenaria de Urbanismo del jueves de la semana que viene. Una votación que tienen perdida de antemano si ERC mantiene su rechazo y forma un frente común con CiU y el PP, que también se oponen al documento. La estrategia del equipo de gobierno busca dejar en evidencia el bloqueo de los republicanos a la construcción de la perrera, reclamada por las asociaciones de defensa de animales de la ciudad, pero deja su futuro en el limbo.

"Es un magnífico y necesario proyecto de ciudad, pero si no logramos aprobarlo no se podrá hacer", reconoció Hereu, pasándole ahora la patata caliente al presidente del grupo municipal de ERC, Jordi Portabella. Este insistió en responsabilizar al bipartito del fracaso de las negociaciones, alegando la inconveniencia del emplazamiento por estar junto a Collserola y por el coste de la obra (nueve millones de euros).

SITUACIÓN VICIADA

En ello coincide con los otros dos partidos de la oposición y con algunos vecinos y usuarios de un centro educativo de la zona, lo que podría conducir a la presentación y votación de un plan alternativo que, si los tres consensuasen, se aprobaría por mayoría, pero sin contar con el gobierno. Una situación que aún viciaría más la situación, ya que el bipartito considera "no vinculantes" estas acciones.

En la rueda de prensa posterior a la comisión de gobierno se escenificó la nueva crisis entre los antiguos socios del tripartito municipal y sus repercusiones políticas a corto plazo. Tanto Hereu como Gomà, segundo teniente de alcalde y líder de ICV-EUiA en Barcelona, fueron inflexibles en la defensa de su propuesta y no contemplaron ninguna alternativa. Eso sí, ya avanzaron que esta no pasará por llevarse la perrera a otro distrito que no sea el de Sarrià-Sant Gervasi, ya que ello iría en contra de sus "principios ideológicos".

Llegados a ese punto, se aventuran unos meses animados en el ayuntamiento, ya que la estrategia de enfrentamiento frontal con ERC le ha dado más de un disgusto al bipartito en este mandato, en forma de planes tumbados. Fuentes municipales indicaron ayer que Portabella ha ido esta vez, "demasiado lejos", lo que no les ha dejado más opción que recoger el guante. El presupuesto del 2010 ya tiembla.

Los animalistas apoyan el plan

Todas las entidades que asistieron ayer al consejo municipal de protección de los animales que presidió la teniente de alcalde Imma Mayol, mostraron de nuevo su apoyo a la perrera que el ayuntamiento prevé situar en el parque de la Oreneta. Entre otras, asociaciones como Libera!, Altarriba o Gatera Ja!, así como la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona, dijeron sentirse "decepcionadas" con los partidos de la oposición, en concreto con ERC, a quien acusaron de electoralismo.

LAS ALEGACIONES

Imma Mayol contestó a las 622 alegaciones en contra del plan y concretó que ninguna se opone al proyecto urbanístico, sino que cuestionan su ubicación. Según Mayol, esto solo demuestra que la perrera "genera rechazo en un entorno social que tiene prejuicios" y que "no muestra pudor en proponer otras zonas como Vallbona". Reiteró que el centro no causará molestias en el entorno y expresó su intención de llegar a un consenso antes de la comisión plenaria que votará el plan.

Fuente:
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=594426
Fecha: 12.03.09

No hay comentarios: