viernes, 17 de abril de 2009

La Fiscalía no ve «alarmante» la existencia de 130 casos de envenenamiento con cebos

Galicia.- Un total de 130 casos de envenenamiento con cebos han sido registrados en Galicia en la última década lo que constituye una amenaza contra la fauna salvaje y los animales domésticos, una cifra que, según un informe divulgado hoy por la Fiscalía Superior de Galicia no es «numéricamente alarmante.»

El uso de estos mecanismos puede llegar a la cadena alimentaria humana mediante la intoxicación de las aguas fluviales y subterráneas, razón por lo que en octubre pasado la Fiscalía decidió abrir diligencias sobre el asunto y encargar una investigación al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), un departamento especial de la Guardia Civil.

Según las conclusiones de este trabajo, de los 130 casos de intoxicación, destacaron nueve en el municipio de Mazaricos y cinco en los de Marín y Noia.

En el primero de los casos, según el documento facilitado a la Fiscalía por el Seprona, los cebos envenenaron a perros de cazadores de sociedades limítrofes enfrentadas, con la intención de causar daños e impedir la actividad cinegética en una zona determinada.

El documento señala que el 2006 fue el año con el mayor número de casos registrados por Seprona, y se localizaron 321 cebos en el conjunto de España, de ellos 11 en Galicia.

El documento apunta la necesidad de poner en marcha un protocolo interinstitucional y un seguimiento más documentado de este problema, ya que pese a que el número no «parece alarmante», sí considera «sorprendente» el elevado número de casos en los que se desconoce el tipo de veneno empleado.

Pese a ello, teniendo en cuenta los que sí están controlados, indica que en el veneno más usado es la estricnina, sustancia prohibida desde hace años que generalmente procede de Portugal.

La mayor parte de terrenos en que se localizó el envenenamiento fueron zonas de régimen cinegético especial y los más afectados por estas trampas fueron perros.
Por todo ello, el Seprona propone una labor de concienciación sobre los efectos a largo plazo de esta actividad ilegal y la adopción de medidas más contundentes como la prohibición de la caza durante un periodo determinado en aquellos donde se detecte la existencia de estos mecanismos.

La Fiscalía recuerda que el artículo 336 do Código Penal tipifica como delito la conducta «del que, sin estar legalmente autorizado, emplee para la caza o pesca veneno, medios explosivos o otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva para la fauna», agravando la pena en el caso de que el daño fuese de notoria importancia.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2009/04/16/00031239896217372883838.htm
Fecha: 16.04.09

No hay comentarios: