martes, 21 de abril de 2009

Medi Ambient abrirá comederos para los buitres en la montaña

La Generalitat pide a los cazadores que aporten reses muertas y carroña a las fosas. Unió de Pagesos exigirá batidas contra las rapaces si siguen los ataques a ganado vivo.

Catalunya.- El Departament de Medi Ambient de la Generalitat aceptó ayer la propuesta de instalar comederos en distintas comarcas de montaña para que los grupos de buitres que recorren el Pirineo puedan alimentarse sin tener que atacar a animales aún vivos, como ha ocurrido en los dos últimos años. Si la medida, planteada ayer en una reunión entre el Govern y el sindicato Unió de Pagesos (UP), no se revela eficaz, los ganaderos solicitarán a la Generalitat que les autorice a "realizar batidas para reducir la población" de estas aves, adelantó el miembro de la mesa nacional de la organización agraria, Josep Cabré.

El Govern espera que la solución de los muladares sea suficiente para garantizar alimento a los buitres, especialmente a los ejemplares jóvenes, que son los que están actuando de forma más violenta contra el ganado, según los técnicos. Las fosas, cuyo número y ubicación todavía se está estudiando, se llenarán periódicamente con reses muertas y carroña. Para ello, Medi Ambient ya ha empezado a negociar con sociedades de cazadores y ayuntamientos para que se encarguen de abastecer los comederos, indicaron ayer fuentes de la conselleria.

"La intención es que cuando haya, por ejemplo, batidas de jabalís en la zona próxima a la ubicación de los muladares, los cazadores aporten una parte de los animales muertos", señaló el director de los servicios territoriales de Medi Ambient en Lleida, Joan Farré.

SOLUCIONES DRÁSTICAS

Los ganaderos, que aseguran estar atemorizados por la presencia cada vez más próxima de las bandadas de buitres, van a dar una oportunidad a Medi Ambient. "Estamos dispuestos a colaborar, pero ya hemos comunicado a la Generalitat que, si los comederos finalmente no funcionan, quizá deberá adoptar soluciones más drásticas", indicó Cabré, responsable de UP en Lleida. "Si no se pone freno, los buitres pasarán a ser una plaga y no habrá más remedio que organizar batidas", agregó.

Grupos de buitres que, según todos los indicios, recorren el Pirineo sin rumbo fijo han protagonizado, desde el 2007, un total de 54 ataques al ganado. Estas "interacciones violentas" han tenido como víctimas, hasta el momento, a vacas y yeguas parturientas y a sus crías.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=605443&idseccio_PK=1021
Fecha: 21.04.09

No hay comentarios: