viernes, 29 de mayo de 2009

Al juzgado para alimentar unos gatos

Un grupo de voluntarias de la Protectora en Ruzafa denuncia al Ayuntamiento al no poder dar de comer a una colonia de felinos por unas obras municipales

CON UNA CAÑA. Una voluntaria acerca con una caña un plato de pienso para los gatos, ayer. /LP

Al juzgado para alimentar unos gatos. Tan inusual camino es el que han tomado unas voluntarias de Ruzafa de la Protectora de Animales ante la imposibilidad de dar de comer y beber a una colonia callejera felina desde el pasado marzo debido a unas obras del Ayuntamiento en la calle Chella.

Virginia atendió ayer a LAS PROVINCIAS a pie de comedero, junto a una verja metálica que cierra las obras. «Nos vuelcan los platos de comida y no dejan que nos llevemos los animales a otro sitio».

Las relaciones con los obreros no son buenas, según este relato, desde el mismo día que empezaron los derribos en el callejón. Las casas ruinosas ya han pasado a la historia y ahora se trabaja en un muro. Desde la calle se puede ver la pila de bloques preparada.

La Protectora tiene repartidos por toda la ciudad comederos para gatos. El beneficio es indudable porque se controla la población de estos animales con la esterilización de las hembras, además de que el pienso y el agua fresca es el mejor sistema para evitar la proliferación de enfermedades. Los voluntarios no dejan jamás comida blanda excepto cuando se trata de añadirle algún medicamento. En el caso de la colonia de la calle Chella, la idea de las voluntarias era trasladar todos los felinos (unos catorce ejemplares) a otro lugar, tras la captura de los ejemplares con jaulas-trampa.

«Sólo dejaron poner una jaula y no entró ningún animal. Desde entonces no ha habido más colaboración con la empresa que hace estas obras, a pesar de que en otros sitios sí que nos han ayudado».

Lo normal es que los animales sean llevados cuando se ejecuta una obra que puede entorpecer los comederos. Las voluntarias renuevan a diario la comida y bebida. Tras las sucesivas negativas de los responsables municipales (les dijeron que no podían acceder por razones de seguridad), la única opción que les quedaba por emprender era la judicial. Una denuncia en el juzgado de instrucción número 12 el viernes rubricó la petición de entrar para rescatar los felinos, además de acusar de malos tratos a los operarios de la contrata municipal, extremo que no ha sido probado.

«Una vecina, voluntaria, vio como dos obreros tiraban al contenedor dos gatos muertos», dijo Virginia, quien subrayó que no existen otras colonias cerca. La concejala de Sanidad, Lurdes Bernal, comentó tras saber lo sucedido que se pondrán en contacto con la Protectora para permitir el acceso y que los animales sean trasladados. El Ayuntamiento tiene un acuerdo con la entidad para la gestión de la perrera.

Fuente: http://www.lasprovincias.es/valencia/20090528/valencia/juzgado-para-alimentar-unos-20090528.html
Fecha: 28.05.09

No hay comentarios: