miércoles, 27 de mayo de 2009

Alemanes, suizos y austriacos adoptan al 60% de los animales de la perrera de Bilbao

Policía Municipal, laceros y particulares recogen más de 800 mascotas anualmente, las mayoría canes.

bilbao. Alemania, Suiza y Austria son los países de acogida del 60% de los animales que recoge el Servicio Canino Municipal de Bilbao, dependiente del Área de Salud y Consumo del Ayuntamiento. Cada año, estas instalaciones abren sus puertas a más de 800 mascotas. La mayor parte son perros, y el resto gatos.

Buscarles un nuevo hogar es una de las funciones de los responsables del centro, y para ello trabajan con APA SOS Bilbao, una organización sin ánimo de lucro que busca padrinos a estos animales que acaban, fundamentalmente en Zurich, Wien y Helbronn. La explicación de esta acogida es, según el director del Área, Javier Orduna, "la sensibilidad que hay en aquellos países que aceptan a mascotas ciegas, sordas, cojos, con 18 años... No sólo se mandan los bonitos".

Esta ONG alquila una furgoneta para hacer el viaje en cuyo interior acomoda las cerca de 30 jaulas en las que trasladan a los animales a estos países. "No se trata de una operación comercial ni tiene ánimo de lucro", quiere dejar bien claro Alberto Mamolar, jefe de la perrera. Como curiosidad, añade que los alemanes tienen preferencia por los canes, y austriacos y suizos por los felinos.

Mamolar, alaba este trabajo "ímprobo, basado en voluntariado". Rechaza las "voces discordantes que creen que estos envíos a Europa son a centros de experimentación". El último se realizó el 24 de abril y se hacen más de diez al año, Cada transporte queda inscrito en un libro de registro en el que consta el nombre, el tamaño y la raza, además de un informe veterinario de cada ejemplar. Este trámite se realiza desde hace dos años mediante un plan de viaje en el sistema TRACES (Trade Control and Expert System), una herramienta de gestión del riesgo en materia de sanidad animal y de salud pública. Es una base de datos electrónica única para seguir los movimientos de animales y de algunos productos de origen animal dentro de la Unión Europea (UE) y desde terceros países. Además, se pone a disposición de los interesados todos los datos de relacionados con el comercio de estas mercancías. El sistema contiene la documentación de las mascotas: pasaporte, chip identificativo, vacunaciones, analíticas y sello de desparasitados que se les ha realizado en cumplimiento de la Ley de Protección Animal. Consta, también, que el traslado se realiza bajo la supervisión del Ayuntamiento de Bilbao y de APA SOS Bilbao. Todo está duplicada en alemán.

"Los animales no son maletas que se transportan, por eso hay mucho trabajo detrás de la adopción", afirma. Y gastos, por lo que la ONG pide un donativo opcional de 60 euros "y si alguien no lo quiere dar, no pasa nada", aclara Anuzita. Esta cifra cubre "mínimamente" los gastos de gestión. Es más, la ONG lleva un registro del costo por animal, un trámite que han solicitado desde Alemania. Curiosamente, las organizaciones no gubernamentales en los países de acogida ayudan con recursos y dinero a la organización bilbaina.

Pero el trámite no se acaba cuando las mascotas llegan a sus países de acogida. APA SOS realiza un seguimiento posterior, incluso reciben fotografías y vídeos de los animales. De hecho, firma un contrato con el adoptante y, en caso de incumplimiento, han llegado a denunciar al dueño por motivos como abandono.

Esta ONG dispone de una red de voluntariado que acoge temporalmente a los animales en sus casas. En ocasiones son las mismas personas que los encuentran quienes los adoptan, y otras veces las que buscan un acompañante.

Al amparo municipal Los animales llegan a las dependencias municipales a través de diferentes vías. Los laceros y la Policía Municipal los recogen en la calle cuando están abandonados o perdidos y los llevan. Si está fuera de horario de atención al público, utilizan el centro canino contratado por el Consistorio, La Encinilla. Pero también colaboran ciudadanos que encuentran a los animales en la calle.

Una vez en la perrera, son inscritos en el registro de entrada constando todos los datos: quién lo ha recogido, dónde, características del animal (edad aproximada, sexo, tipología racial), si llega identificado o no, e incidencias en su recogida si ha sido la policía. Se adjunta la fotografía y se somete a un reconocimiento veterinario al animal "para ver en qué condiciones entra", explica el jefe de la perrera.

En el caso de que tengan microchip "durante ocho días intentamos localizar al propietario para que se lo lleve". Para ello, el dueño deberá identificarse y abonar unas tasas por recogida en vía pública y estancia en la perrera de veinte euros.

En el caso de no portar microchip, permanecerá en los locales del Consistorio 30 días "a disposición de la persona que se interese por él", apunta Mamolar. Pero son muchos días para un animal que en ocasiones es muy joven, o llega herido o enfermo. Así, hay voluntarios de SOS APA que los acogen temporalmente en sus propias casas. Otras veces, es la misma persona que lo recoge quien lo tiene este tiempo, y siempre bajo el seguimiento del servicio municipal tras identificarle, desparasitarlo y vacunarlo.

Pasado el mes, si nadie lo reclama, es clasificado como "abandonado" y el Ayuntamiento pone en marcha la maquinaria para encontrar a alguien que lo adopte, bien a través de la perrera, con las personas que acuden a ella interesándose por una mascota, o bien mediante APA SOS BIlbao. Esta dispone de una página web que actualiza a diario con los nuevos animales disponibles. El abanico de posibilidades es "enorme", explica el veterinario, ya que "hay animales recién nacidos, mayores, etc.".

"Ellos (por APA SOS Bilbao) intentan que la mascota esté lo mejor encajada posible con los nuevos dueños", aunque, a veces, "hay gente que, después de llevársela, se dan cuenta de que se han equivocado y lo devuelven. Somos humanos y la vida da muchas vueltas", dice Mamolar.

Fuente: http://www.deia.com/es/impresa/2009/05/25/bizkaia/herrialdeak/562892.php
Fecha: 25.05.09

No hay comentarios: