miércoles, 13 de mayo de 2009

Gacelas 'españolas' recuperan la libertad en Senegal

El proyecto de reintroducción en Senegal de un grupo de gacelas dorca nacidas en cautividad en España ha cosechado un enorme éxito en sus dos primeros años de funcionamiento y ha permitido liberar a los primeros ejemplares. Las 20 gacelas que un equipo del CSIC trasladó en abril del 2007 a Senegal se han reproducido y ya son 38, según ha informado la institución científica.

Las gacelas dorca, especie típica de ambientes semisaharianos, fueron llevadas en un primer momento a la reserva de Guembeul, un centro de aclimatación situado cerca de la ciudad de San Luis, aunque los primeros 23 ejemplares ya han sido liberados parcialmente en Ferlo Nord, un gran parque natural donde podrán vivir en libertad.

La presión cinegética y la deforestación habían situado a la gacela dorca saharaui en grave peligro de extinción en sus hábitats naturales, especialmente el Sahara occidental, Mauritania y el norte de Senegal. La dorca saharaui es una gacela de tamaño pequeño (los machos pesan alrededor de 17 kilos, y las hembras, unos 15) y color marrón claro.

Descolonización del Sáhara

Las gacelas reintroducidas son herencia de un grupo de animales que los españoles se trajeron del Sahara occidental, justo antes de que el antiguo territorio fuera ocupado por Marruecos, y que luego criaron con éxito en España, especialmente en el parque de rescate de fauna sahariana de Almería, del CSIC. Diversas instituciones, como el zoo de Barcelona, también han participado en el programa de cría.

Teresa Abáigar, investigadora del CSIC y coordinadora del proyecto, comenta: “Las gacelas se han adaptado muy bien a las nuevas condiciones de vida, manejo y alimentación, y se han reproducido por encima de las expectativas que albergábamos los propios investigadores”.

El traslado del primer grupo de gacelas desde Guembeul hasta Ferlo Nord se realizó en camión, con las gacelas alojadas en cajas individuales. El equipo tardó unas nueve horas en cubrir el trayecto de 400 kilómetros. “Las gacelas llegaron en muy buenas condiciones a su nuevo hábitat y fueron liberadas inmediatamente. La población local, ganaderos nómadas de la etnia peul, estaba muy contenta con la operación y participaron muy activamente en la suelta de las gacelas”, relata Abáigar.

Buscarse la vida

Una vez en Ferlo Nord, prosigue Abáigar, “tendrán que buscarse la comida y convivir con otras especies de ungulados allí reintroducidos, como el órix de cuernos de cimitarra y la gacela mohor, y con otras especies de la fauna autóctona, como los facóqueros, los zorros, la gran tortuga terrestre y las gallinas pintadas de Guinea”.

Además de las investigadoras Teresa Abáigar y Mar Cano, investigadoras del CSIC en Almería, en esta nueva expedición participó también el veterinario y conservador de mamíferos del zoo de Barcelona, Conrad Ensenyat.



Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=611751&idseccio_PK=1021&h=
Fecha: 12.05.09

No hay comentarios: