lunes, 11 de mayo de 2009

Halcones a la vista

Barcelona.- A los más de dos millones de turistas que visitan la Sagrada Família cada año hay que sumar ahora los curiosos que intentan cazar al vuelo --en sentido metafórico-- a alguno de los halcones peregrinos que habitan el templo. El revuelo mediático creado en torno a las aves y el seguimiento on line de sus quehaceres diarios gracias a una cámara web instalada en su caja nido, al nacer cuatro polluelos el 8 de abril, han despertado el interés de los ciudadanos por estas criaturas. Un mes después, la retransmisión (www.falconsbarcelona.net) ya ha registrado más de 160.000 visitas.

Los paseantes que ayer se acercaron a la plaza del templo pudieron además observarlos en vivo, en directo y bien de cerca con los cinco telescopios que los biólogos responsables de la reintroducción del halcón en la ciudad instalaron durante la mañana. Eduard Durany, impulsor del proyecto con la empresa Thalassia Estudis Ambientals, estuvo allí, en vivo y en directo. Junto a otros colegas, Durany explicó a los asistentes todos los detalles acerca de la vida de estos animales en la ciudad y atendió a las numerosas preguntas. ¿Qué comen? ¿Cuánto llevan ahí? ¿Quién los ha puesto? ¿Han venido solos?

He aquí algunas respuestas. El macho ocupó en el 2003 una de las tres cajas nido situadas en la fachada de la Passió. Antes, este ejemplar vivió en otros sitios, como el puerto o la torre de Calatrava. La hembra procede de Montjuïc, lugar donde nació. Ambos llegaron solos, nadie los puso ahí. Son rapaces y, como tales, cazan. Se hinchan a comer palomas y cotorras, aunque los biólogos también han encontrado en la caja del nido restos de otras aves migratorias que, de paso por Barcelona, hallan un sino fatal. Pueden llegar a cazar hasta cuatro pájaros al día, aunque si no tienen polluelos, con uno se conforman.

Caza nocturna

"Lo curioso es que en general, los halcones de Barcelona realizan caza nocturna", explicó Durany. "Lo normal es que lo hagan de día, pero con la luz de la ciudad no tienen problemas en cazar de noche". El biólogo también comentó los cambios de comportamiento que están observando en otras aves de la zona, sobre todo en cotorras, que pese a ser chillonas por definición, "vuelan en silencio y más bajo desde que los halcones viven en el templo".

Los biólogos prevén que los cuatro polluelos arrancarán el vuelo bien pronto, dentro de unos 10 días. Serán de hecho sus padres quienes los van a echar de casa. Será como la vida misma.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=611277&idseccio_PK=1022&h=
Fecha: 11.05.09

No hay comentarios: