sábado, 13 de junio de 2009

Asesinatos en serie de gatos crea estupor en el Sur de la Florida

Vanesa Bravo abraza a su gato en un área del Palmeto Bay donde fueron encontrados ayer cinco felinos muertos. ALEXIA FODERE / The Miami Herald

Era una gatica blanca junto con otra media docena de gaticos huérfanos metidos dentro de una caja frente a un supermercado Publix.

Joylene Ceballos, que estaba en tercer grado, sacó el animalito de ojos castaños de la caja y le puso Chloe. Iba a estar con ella durante los siguientes 12 años, a través de la primaria, la secundaria y luego el college. Aunque otros gatos se iban a sumar a la familia Ceballos, Chloe siempre fue la más cariñosa y la más curiosa.

En la noche del miércoles o la madrugada del jueves, Chloe fue descubiera muerta y mutilada en el jardín de un vecino en la cuadra 8500 de la SE 162 St. en Palmetto Bay. "Yo crecí con esa gata. ¿Cómo pueden hacerle eso a un animalito?", dijo Joylene, de 21 años, que está en su casa de vacaciones proveniente del Fashion Institute of Technology.

Chloe fue descubierta sobre las 7:00 a.m. Era una más en una serie de matanzas de gatos que han afectado a Palmetto Bay y Cutler Bay desde principios de mayo. El jueves también se hallaron otros dos gatos mutilados.

La policía dice haber recibido más de 60 denuncias y haber recogido pruebas de crueldad animal en 18 casos. Dicen tener posibles sospechosos.

La crueldad con los animales es un delito sancionado con hasta cinco años de cárcel por cada conteo. "Tenemos varias personas de interés", dijo la detective Rebeca Pérez, una vocera de la policía de Miami-Dade. "Son cobardes acciones de los mismos individuos''.

Al igual que en la mayoría de los otros casos, a Chloe le abrieron el vientre y le sacaron las entrañas. Al igual que en los otros casos, misteriosamente, no había sangre. Esto ha hecho especular que los animalitos son asesinados en otra parte y luego depositados en los jardines.

Un día antes, se habían descubierto cuatro gatos muertos en el mismo vecindario. De esos, la policía descartó dos casos y está esperando los resultados de las necropsias para confirmar si los otros dos fueron el trabajo de los mismos asesinos.

El criminal o los criminales siguen atacando felinos casi diariamente y algunos nerviosos residentes tienen hasta miedo de salir. "Tengo tres niños y dos perros", dijo un residente del acaudalado barrio de Palmetto Bay que no quiso dar su nombre.

José, el padre de Joylene Ceballos, dijo haber estado trabajando en su computadora sobre la 1:00 a.m. cuando su perro empezó a ladrar en el garaje. Ceballos dijo que deja la puerta del garaje entreabierta para que los gatos entren y salgan. Se asomó a la ventana para ver de qué se trataba. "Me dio miedo. No vi nada por los árboles y no quise salir", dijo.

Joylene dijo que la última vez que vio a Chloe fue sobre las 8 p.m. del miércoles. "Es una cosa tan torcida y tan enferma de hacer, no sólo a mi gata sino a todos los demás", dijo, admitiendo sentirse todavía impactada.

Las autoridades les están advirtiendo a los residentes que mantengan sus gatos dentro de la casa por la noche, cuando parecen producirse las matanzas. El jueves, Vanessa Bravo pasó 15 minutos persuadiendo a su gato de quedarse dentro de la casa en Palmetto Bay.

"Alguien que hace eso muestra una mente depravada", dijo. "Nadie querría vivir al lado de alguien así". Las investigaciones en psiquiatría y criminología han mostrado que los que cometen esos actos de crueldad con los animales pueden pasar a atacar seres humanos.

El psiquiatra Ewald Horwath dice que es probable que el responsable sea un joven perturbado, alienado de la sociedad. "Es alguien dispuesto a la violencia", dijo Horwath, jefe de psiquiatría de la Escuela Miller de Medicina de la Universidad de Miami. "Implica un grado de crueldad y sadismo muy perturbador".

Al observar que el dueño de uno de los gatos muertos era un policía que tenía su patrullero en la casa, Horwath dijo que el criminal era temerario. "Tiene un ansia de buscar atención que es muy preocupante", dijo Horwath.

Los vecinos se dieron cuenta de los asesinatos seriales de los gatos el 13 de mayo, cuando se encontraron cinco de ellos muertos en Palmetto Bay. Barbara Wisinger había visto cuatro casos aquel día y temía lo peor. Su gatica, Cami, nunca salía de la casa. Pero en esta ocasión había estado ausente todo el día. Bárbara estaba caminando por su cuadra cuando, al mirar hacia el patio de un vecino, observó un montoncito de pelo castaño y anaranjado. Al gato le faltaba la mitad del rostro, cortado hasta el mismo hueso. Le habían sacado los ojos, cortado el hocico y aplastado el cráneo. Wisinger recuerda que no había sangre.

La Dra. Sara Pizano, directora de Servicios Animales de Miami-Dade, dijo que su oficina tenía a varios investigadores trabajando con la policía en el caso. "Estoy devastada y muy preocupada, y no sólo por los animalitos sino por todos los vecinos".

Hay una recompensa de $10,000 por cualquier información que conduzca a un arresto. Llame a Miami-Dade Crime Stoppers al 305-471-8477 (TIPS).

Para hacer una donación, envíe su cheque a Miami-Dade Crime Stoppers y escriba Donation-Cats en la línea del tema. Envíelo a la siguiente dirección: 1030 NW 111 Ave., Miami, FL 33172.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/ultimas-noticias/v-fullstory/story/473137.html
Fecha: 12.06.09

No hay comentarios: